Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Julio 2014
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Opinando
  • lenin en Cine del Güeno. Hoy con ustedes: Las 36 cámaras de Shaolín
  • Bo-chan en Esta semana en Docencia en Derecho Civil (XXXIX)
  • Bo-Chan en Feliz 2014 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Manifiesto "No sin evidencia"
  • Bo-chan en Manifiesto "No sin evidencia"
  • Luis Javier Capote Pérez en Clásicos Populares. Hoy presentamos: "Moskau"
  • ELVIO en Clásicos Populares. Hoy presentamos: "Moskau"
  • ELVIO en Clásicos Populares. Hoy presentamos: "Moskau"
  • Luis Javier Capote Pérez en Esta semana en Docencia en Derecho Civil (XXVIII)
  • Bo-chan en Esta semana en Docencia en Derecho Civil (XXVIII)

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us


    IV Memorial Benito Reverón Palenzuela 2014-05-05

    IV Memorial Benito Reverón Palenzuela-Concierto de intérpretes, autores y cantautores


    Mireia Pérez Fumero nace en San Cristóbal de La Laguna el 1 de febrero de 1989.
    De raíz francesa, la escritora y pianista muestra desde niña un destacado potencial por las Artes, reconocido desde sus inicios.
    Pasa de sus años como columnista semanal de El Mundo-La Gaceta de Canarias desde 2005 a 2007, a iniciar su etapa universitaria publicando 'Bacteria del Corazón', con Edición Ka. Mientras, pisa los escenarios del Paraninfo de la ULL y toca en la Cité Universitaire de París.
    En su papel cultural en la Universidad de La Laguna, la escritora y pianista recibe el reconocimiento de la Institución mientras, a día de hoy, se halla en la recta final de sus Estudios de Licenciatura en Derecho entre Tenerife y Barcelona, los cuales complementa con distintos proyectos culturales a nivel nacional.

    Juan Carlos Martín, licenciado en Psicología realiza sus estudios de guitarra, solfeo y armonía en el Conservatorio Superior de Música de Santa Cruz de Tenerife y con formación complementaria en música popular, jazz, piano y composición.
    Como músico ha realizado actuaciones y giras por todo el Archipiélago, Península y países como Venezuela, Argentina, Holanda y Alemania.
    Entre los últimos trabajos, la composición y grabación de la música para diversos audiovisuales, entre ellos, Campaña del Gobierno de Canarias sobre Infraestructuras Ambientales, La Gomera, una isla viviendo con el monte, etc.
    En enero de 2014 presentó junto a su grupo su espectáculo en el Teatro Leal de La Laguna (Tenerife).

    Anastasia Stepanova
    nace en Moscú en 1982. Compatibiliza sus estudios en Económicas, Contabilidad y Administración financiera con su formación en piano y guitarra en la Escuela Superior de Música de Moscú. Entre sus destacadas actuaciones, en las que ha quedado como finalista, se halla el Festival de Creatividad Estudiantil de Moscú “FESTOS”, el Festival de Creatividad  Estudiantil de Moscú “Parusa Nadejdy”, entre 2000-2003 y en el Festival de las Canciones de Cantautores “Vremya Pet’ ”, con la nominación de intérprete.
    Tras asentarse en España es conocida en las Islas por la especialidad de su voz y la calidad de su guitarra.


    Aitor Acosta, trompetista profesional que comienza sus estudios musicales a los 8 años con el profesor Don Amílcar González Díaz en la Agrupación Musical “La Candelaria” de Arafo. Prosigue los mismos accediendo al Conservatorio Profesional de Música de Tenerife y, posteriormente, al Conservatorio Superior de Música de Canarias. Simultáneamente amplía sus estudios en la Academia de Estudios orquestales de la Orquesta Sinfónica de Tenerife con la solista Ingrid Resbock. Ha realizado estudios de perfeccionamiento con los profesores José María Ortí, Vicente Campos, Rubén Márquez, Marcus Stockhausen, Piere Dutot, John Miller, entre otros. A día de hoy ejerce como Profesor y es miembro del quinteto de Metales Alter Brass, así como fliscorno solista de la Banda sinfónica La Fe de La Laguna y colaborador habitual de la Banda municipal de Santa Cruz de Tenerife y de la Orquesta Sinfónica de Tenerife. 


    Adrían Martín,
    estudiante de la Licenciatura en Derecho y miembro del grupo tinerfeño El Sastre de Bremen. A la edad de 13 años se centran sus inicios como músico, y desde entonces ha formado parte de diversos proyectos en la isla, pasando por escenarios como el salón de actos del Edificio Central de Caja Canarias, el Aguere Espacio Cultural, el Cine Víctor o el Paraninfo de la ULL. Ha participado en festivales de música como el Teide Rock, el Goymar Fest y el Día de la Música. Su estilo está basado en el Rock, aunque en su repertorio se da con géneros de lo más variado. Actualmente se encuentra a punto de dar el salto a Península con su grupo, del que es vocal y guitarrista.

    Daniel Bello
    , tinerfeño que nace en 1992 y estudia el Grado en Derecho.  A los 15 años se encuentra con la música gracias a la percusión, en especial, con la batería. Inaugura su andadura dando conciertos con el grupo 014. Con apenas formación académica musical se percibe la diferencia notable entre sus compañeros. En 2012 entra a formar parte del grupo El Sastre de Bremen, con el que estuvo cerca de un año. Tras el mismo conoce otro estilo musical con Royalcolor, un grupo con el que está comprometido actualmente.

    Entrada: 5 euros
    Puntos de venta:

    • Vicerrectorado de Relaciones Universidad y Sociedad (Viana, 50. La Laguna) en horario de oficina de lunes a viernes.
    • Cafetería del Edificio Central de lunes a viernes de 8 a 20 h.
    • Taquilla, el mismo día de la actuación una hora antes de su comienzo
    • Venta online 

    Enviado por lcapote a las 11:14 | 0 Comentarios | Enlace


    El Escéptico Digital nº 264 2014-04-14

    EL ESCÉPTICO DIGITAL

    Edición 2014 - Número 264
    Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
    Nº anteriores al 4/2009 consultar en: http://digital.el-esceptico.org/
    © 2000-2013 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
    http://www.escepticos.es/
    ISSN 2172-7619

     


    SUMARIO

    EDITORIAL

    ARTÍCULOS

    1.- DANIEL MIGUEL MÉNDEZ RODRÍGUEZ: "LA ELIMINACIÓN DE LAS PARTIDAS DE INVESTIGACIÓN ES UN EJEMPLO MÁS DE LA FALTA DE INTERÉS DE NUESTRA CLASE POLÍTICA POR FOMENTAR EL DESARROLLO DE NUESTRA SOCIEDAD".

    Aula Cultural "Radio Campus" de la Universidad de La Laguna

    2.- IZQUIERDA UNIDA APRUEBA UNA RESOLUCIÓN CONTRA LAS TERAPIAS PSEUDOCIENTÍFICAS EN SU X ASAMBLEA FEDERAL

    Andrés Carmona Campo

    3.- LA ULL VS. LA PSEUDOCIENCIA

    Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna

    DOSSIER DE PRENSA

    A. EN LA PRENSA

    1.- UNA TEORIA DE LA CLASE POLÍTICA ESPAÑOLA

    César Molinas

    2.- TEL ESPEJISMO DEL FIN DE LA HISTORIA

    Javier Sampedro

    3.- CUANDO EL SUICIDIO SALTA A PRIMERA PLANA

    María Valerio

    4.- EL PENSAMIENTO CRÍTICO HAY QUE CULTIVARLO

    Helena Matute

    5.- GEORGE CHURCH: "SE NECESITA UNA MUJER EXTREMADAMENTE VALIENTE" PARA DAR A LUZ AL PRIMER BEBÉ NEANDERTAL

    José Manuel Nieves

    B. BITÁCORA DE BITÁCORAS

    1.- AMELIA SAUNDERS: OTRO TRISTE FINAL

    Fernando L. Frías

    2.- LO QUE LA PELÍCULA "LINCOLN" NO DICE SOBRE LINCOLN

    Vicenç Navarro

    3.- PSEUDOCIENCIA Y DEMAGOGIA

    Mauricio José Schwarz

    4.- LA TIERRA SE MUEVE

    Javier Armentia Fructuoso

    5.- CENTRO DE LAS CARAS DE BÉLMEZ: DESMENTIDOS

    Juan Antonio Aguilera Mochón

    C. MUNDO UNIVERSITARIO

    1.- EL AULA CULTURAL DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA DE LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA CUMPLE SUS PRIMEROS DIEZ AÑOS DE ACTIVIDAD

    2.- CONTRATOS DE FORMACIÓN DE PERSONAL UNIVERSITARIO: MÁXIMA EXIGENCIA Y MÍNIMO SUELDO

    Federación de Jóvenes Investigadores / Precarios

    3.- LA UNED PRESENTA LOS RESULTADOS DE LAS EXCAVACIONES REALIZADAS DURANTE CINCO AÑOS EN LA CUEVA DE COIMBRE (ASTURIAS)

    BUZÓN DE LOS LECTORES

    ENLACES

    FE DE ERRORES

    Descarga el txt (255 KB)

    Descarga el pdf (286 KB)

    Descarga el doc (255 KB) 


    Enviado por lcapote a las 23:57 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Hacer para el desarrollo (XVII) 2014-03-23

    Noticias y actividades de la semana del 17 al  23 de marzo de 2014:

     

    Noticias:

     

    Semanario "Hacer para el desarrollo": edición del 17 de marzo de 2014

    Enviado por lcapote a las 20:23 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Docencia en Derecho Civil (XLV) 2014-03-23

    Noticias de las semanas del 17 al 23 de marzo de 2014:

     

    Requisitos para la pensión de viudedad en casos de separación o divorcio

     

    II Congreso de Turismo Activo

     

    Compraventa de vivienda libre por parte de extranjeros

     

    El curioso “síndrome de Robin Hood”, por Álvaro Delgado Truyols

    Enviado por lcapote a las 20:18 | 0 Comentarios | Enlace


    Príncipe del Poder 2014-03-21

    Título: Príncipe del Poder

    Formato: Miniserie recopilada en tomo en tapa blanda

    Autores: (G) Greg Pak, Fred Van Lente (L) Reilly Brown, Zack Howard, Adam Archer (T) Terry Pallot, Jason Paz, Zack Howard (C) Val Staples (P) Humberto Ramos

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 8,75 €

    Comentario:

     

    Una de las colecciones más divertidas de la atribulada Marvel de los últimos tiempos ha sido la que, en sustitución de un capturado Hulk, asumió el semidiós olímpico Hércules, apodado el Príncipe del Poder. El campeón de la mitología griega solamente había afrontado el protagonismo en solitario de la mano de Bob Layton (con dos amenas miniseries, una novela gráfica y un relato corto donde el habitualmente denostado autor dio lo mejor de sí como creativo completo) y posteriormente de las de Tom DeFalco y Ron Frenz (en pleno Heroes Reborn y dándose la circunstancia de que guionista y dibujante habían convertido al paladín heleno en una suerte de escudero de Thor en la colección de este último). Serían los escritores Greg Pak y Fred Van Lente los que lograrían, casi contra todo pronóstico, mantener durante varios años a Herc al frente de su propia cabecera, lidiando con las consecuencias de la caída del Olimpo y con los distintos macroeventos que, año tras año, ejecutaba con mayor o menor fortuna la casa de las ideas, arrancando con Hulk Guerra Mundial, la aventura de la que arrancaban las andanzas del león del Olimpo, secundado por el superdotado Amadeus Cho, que unía sus fuerzas a él después de la captura de Banner. Hércules seguía siendo el pendenciero de corazón de oro que siempre estaba de juerga, pero la adición de un personaje que, en muchos aspectos, estaba en sus antípodas, resultó ser un magnífico descubrimiento del que Pak y Van Lente se valieron para contar historias siempre amenas, a veces épicas y a veces desternillantes, como la saga Thor sustituto. La colección y, en teoría, las aventuras de Hércules tocaron a su fin durante el asalto a Nuevo Olimpo, donde Atenea revelaba sus auténticos planes y su intención de convertir a Amadeus Cho en el nuevo Príncipe del Poder. Sin embargo, conscientes de lo devaluado que está el concepto de lo luctuoso en el universo marveliano, don Greg y don Fred dejaron abierta de par en par la puerta para que el simpático vengador (que ya había hecho desapariciones tanto o más espectaculares en sagas como La Guerra de la Evolución) volviera al mundo de los vivos. La posibilidad, convertida en obsesión para un Amadeus que no se resigna al puesto que le ha tocado, se convierte en el hilo conductor de esta miniserie.

     

    Príncipe del Poder se podría definir perfectamente como una parte o continuación de la serie de Hércules, pero sin que éste esté presente. El joven Cho, convertido en cabeza visible y pensante de la corporación que vela por los intereses de los dioses olímpicos, destina todos sus esfuerzos a ocupar (siempre temporalmente, en su opinión) el puesto de su antiguo camarada, al tiempo que dedica no pocos de los recursos de la entidad a la investigación en torno al destino de aquél. En su camino se cruzará un viejo conocido de la afición de la Masa: Vali Halfling, más conocido por los lectores del Hulk de Peter David como Agamenón, líder de El Panteón. Técnicamente fallecido al final de la historia conocida como La caída del Panteón (léase lo advertido previamente sobre el poder de la parca en Marvelandia) su retorno coincide con el del resto de las deidades nórdicas con las que está emparentado, aunque las circunstancias de que vuelva a estar al frente de un grupo cuyos componentes eran víctimas de sus manejos están aún por conocer. Vali y Cho competirán en una trepidante carrera contra el tiempo para alcanzar el mayor de los premios: la divinidad suprema.

     

    Así como en uno de los tomos de Agentes de ATLAS se exploran las consecuencias de la marcha de Hércules y su significación para el mundo en el que vivía, aquí se cuenta cómo asume el bueno de Amadeus Cho la china que le ha tocado. Sus aventuras provienen directamente de la última etapa de El Increíble Hércules y permiten recuperar personajes, situaciones y cabos sueltos derivados de dicha colección. Nuevamente hay espacio para la épica, la intriga y, sobre todo, el humor, al tiempo que los co-guionistas demuestran su sobrada capacidad para adaptar a los tiempos modernos una fuente tan socorrida pero tan problemática de manejar como la cosmogonía mitológica. Particularmente lograda está la interacción con Thor, que se convierte aquí en circunstancial compañero del incansable Cho. En la parte gráfica hay que advertir que el trabajo desarrollado principalmente por Reb Brown es pasable, en el sentido de que no matará del susto pero tampoco del gusto. El final de la historia anuncia la llegada de otro nuevo evento, La Guerra del Caos.

     

    Príncipe del Poder es, en definitiva, una historia recomendada para quienes disfrutaran de la serie de Hércules, gusten del trabajo de Greg Pak y / o Fred Van Lente y estén dispuestos a pasar un rato distendido, en lo que llega el nuevo festejo mitológico-cósmico-marveliano. 

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.  

    Enviado por lcapote a las 02:32 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Zona Negativa (III) 2014-03-18

    Artículos y reseñas de la semana del 17 de marzo de 2014:

     

    ZN – Cine: crítica de El poder del dinero, de Robert Luketic

    Enviado por lcapote a las 20:00 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Hacer para el desarrollo (XVI) 2014-03-16

    Noticias y actividades de la semana del 9 al 16 de marzo de 2014:

     

    Noticias:

     

    Semanario "Hacer para el desarrollo": edición del 10 de marzo de 2014

    Enviado por lcapote a las 22:39 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Docencia en Derecho Civil (XLIV) 2014-03-16

    Noticias de las semanas del 9 al 16 de marzo de 2014:

     

    El Gobierno fija la prueba para el acceso a Abogacía y Procura

     

    El TC ratifica en una segunda sentencia la licitud de las pruebas de ADN

     

    Interrumpida la negociación para entregar el Registro Civil a los registradores

    Enviado por lcapote a las 22:29 | 0 Comentarios | Enlace


    Patrulla-X oscura 2014-03-14

    Título: Patrulla-X oscura

    Formato: Serie recopilada en un tomo en tapa blanda

    Autores: (G) Paul Cornell (L) (T) Leonard Kirk (C) Brian Reber (P) Mike Choi, Sonia Oback

    Editorial: Marvel Comics / Panini Cómics

    Precio: 9,50 €

    Comentario:

     

    Antes de partir en pos de los verdes pastos deceeros, Paul Cornell tuvo tiempo de dejar un par de miniseries con las que despedirse de la afición marveliana. Una fue la decepcionante Origen mortal protagonizada por la Viuda Negra. Otra es ésta, centrada en el grupo mutante que Norman Osborn montó para intentar controlar a los mutantes como se había hecho con los Vengadores y que demuestra que, muchas veces, un personaje olvidable puede brillar si cuenta con un autor adecuado.

     

    La historia está encuadrada dentro de Reinado Oscuro y ahonda en el concepto de equipo que se presentara durante la saga Utopía, en la que el viejo Norman y sus Vengadores de pega le echaron un pulso a Cíclope y a la Patrulla-X en San Francisco. Osborn pretende tener a un grupo-x a su servicio para lo que él guste mandar en lo que a asuntos mutantes se refiere, pero después del fiasco californiano y de la defección de dos teóricos aliados como Namor y Emma Frost, solamente cuenta con un puñado de operativos que no está para tirar cohetes. Mística no necesita presentación, pero precisamente por eso tampoco resulta de fiar. McCoy, la Bestia oscura, sigue haciendo de las suyas en el laboratorio. Por último, Mímico y Arma Omega están más cerca del frenopático que del trabajo de campo. Con tales mimbres pretende el dueño del chiringuito montar una Patrulla-X. El punto de partida no es para nada prometedor, ni en la ficción ni desde la perspectiva de unos lectores que ven como unos personajes que hasta el momento han aportado poco o nada son los teóricos protagonistas de una serie que viene a sumarse a la sobreexplotada franquicia mutante, o eso parece.

     

    Repasemos el elenco de protagonistas. Mística es una viejísima conocida de la afición que, en parte por su capacidad metamórfica y en parte por ser manejada por demasiados autores, ha cambiado más de chaqueta que ciertos políticos ante la cercanía de unos comicios. De heroína un tanto a su pesar a villana sin escrúpulos, saltando a un lado y otro de la ley como si jugara a la rayuela. Atrás quedan los días en los que Claremont jugaba con la idea de una relación amorosa con destino y con la hipótesis de que Raven Darkholme fuera el padre de Rondador Nocturno (inciso: algún día habría que entrar a valorar el daño que Chuck Austen hizo como guionista patullero). Mímico puede remontar su historia, que nada tiene de ilustre, a los días de la Patrulla-X original, siendo testimonio de ello el hecho de que conserve los poderes de los cinco miembros fundadores. Sin embargo, solamente ha suscitado cierto interés en la versión que Judd Winnick creara para la serie Exiliados. La Bestia oscura es una reminiscencia heredada de aquella curiosa saga que respondió al nombre de La Era de Apocalipsis y lleva desde entonces dando tumbos como la versión maligna y sin escrúpulos del McCoy original. Por último, Michael Pointer, Arma Omega, es el recordatorio de las monumentales chapuzas que puede perpetrar Brian Bendis cuando desbarra cosa mala y, como en este caso, se cepilla por toda la patilla a Alpha Flight. ¿Con esto se puede hacer que sirva para algo más que para envolver el género en la pescadería? Sorprendentemente, sí.

     

    Paul Cornell y Leonard Kirk ya venían de hacer una colección tan injustamente poco seguida como fue Capitán Britania y el MI13 y con esta Patrulla-X oscura han vuelto a dar en el clavo haciendo atractivos a unos personajes por los que a día de hoy nadie daría un duro. Además, hacen que la historia encaje en la continuidad prevista de Reinado Oscuro y, sorprendentemente, dan una explicación bastante maja acerca de las motivaciones de Norman Osborn y de su alterego, el Duende Verde. En apenas cinco números introduce don Paul conceptos que bien merecerían una nueva visita en el futuro, aunque –eso ya es más difícil a corto plazo- siempre de la mano de su creador. Pero aún hay más, y es que Cornell se atreve a añadir al cuarteto protagonista original nada más y nada menos que a Nate Grey, X-Man, otro exiliado de La Era de Apocalipsis que tiene el singular honor de haber protagonizado una de las colecciones más prescindibles de la historia de la franquicia mutante. Su presencia evoca nuevamente aquellos días en los que escritores del talante y el talento de Scott Lobdell, Terry Kavanagh o Ben Raab se paseaban por las colecciones-x. Probablemente sea la primera vez que el personaje muestra un potencial interesante.

     

    En resumidas cuentas, a quienes gustaron publicaciones como Wisdom o la ya mentada Capitán Britania y el MI13 solamente queda recomendarles esta miniserie en la que Cornell vuelve a dar lo mejor de sí. Un tebeo que está por encima de la mayor parte de los títulos vinculados a Reinado Oscuro y / o  a la franquicia-X.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 17:26 | 0 Comentarios | Enlace


    Ojo de Halcón y Pájaro Burlón 2014-03-13

    Título: Ojo de Halcón y Pájaro Burlón

    Formato: Tomo recopilatorio en tapa blanda

    Autores: (G) Jim McCann (L) David López (T) Álvaro López (C) Nathan Fairbairn (P) Paul Renaud

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 12 €

    Comentario:

     

    Cuando al final de la saga Invasión Secreta hizo su reaparición el personaje de Pájaro Burlón, más de una persona tuvo que echar mano de la socorrida Red para poder averiguar quién era ese personaje que parecía importarle tanto a Clint Barton. Brian Michael Bendis había traído de vuelta a un personaje fallecido en acto de servicio quince años atrás, cuando los Vengadores Costa Oeste (Los Nuevos Vengadores de la difunta Comics Forum)  pasaron a convertirse por obra y gracia de la Marvelución en la aburrida Fuerza de Choque. Barbara “Bobbi” Morse había sido una de las vengadoras cuya pertenencia al grupo estaba definida únicamente por su estancia en la división californiana del equipo. La causa había sido su matrimonio con Clint Barton, Ojo de Halcón, en la serie limitada que sobre este último realizara Mark Gruenwald. El enciclopedista de guardia de Marvel unía así los destinos del arquero (uno de los vengadores más populares) y de una científica metida a espía en la socorrida organización SHIELD (configurado el personaje como un posible interés sentimental de Ka-Zar hasta que llegó Shanna la diablesa). Después, la serie limitada Vengadores Costa Oeste (editada aquí en la mítica colección “Extra Superhéroes”) realizada por Roger Stern y Bob Hall convertiría a Halcón y Burlona en la primera adición a la nueva rama del grupo, creada bajo los auspicios de la Visión. Después vendrían el Hombre de Hierro (cuando la armadura estaba ocupada por Jim Rhodes, durante la segunda crisis alcohólica de Tony Stark), el Hombre Maravilla y Tigra, debutando como grupo en un bautismo de fuego que habría de enfrentarles a Gravitón, uno de los mayores adversarios del equipo de Nueva York. De ahí a la serie regular solamente hubo un paso, el cual sería dado por Steve Englehart y Allen Milgrom, que durante tres años y poco se encargaron de hacer una de las colecciones más entrañablemente delirantes, casposas y entretenidas de aquellos años ochenta.

     

    La relación entre Ojo de Halcón y Pájaro Burlón fue uno de los hilos conductores de aquella colección donde aparecían demonios, viajeros temporales, justicieros del lejano oeste o villanos cactáceos. Bobbi empezó siendo el apoyo ideal para Clint, pero poco a poco empezaron a surgir diferencias derivadas de sus respectivos pasados como justicieros. El arquero, que pese a ser el culo de mal asiento en el cuarteto loco del Capi había tomado buena nota de las lecciones de éste, se convirtió en un breviario con patas de lo que significaba ser vengador, empezando por la premisa de no arrebatar vidas. La antigua espia, precisamente por su condición de tal, venía de un mundo mucho más despiadado y el asunto pasó a mayores –y a peores- cuando ella dejó morir a un hombre que había abusado de ella. La inflexibilidad e incomprensión de Clint determinaron una ruptura de la pareja y del grupo, gravitando siempre el problema en torno a la regla referente a la fuerza letal. Después llegó John Byrne y la pareja inició un proceso de reconciliación que, con tiras y aflojas, terminaría por consolidarse bajo la dirección de Roy y Dann Thomas, teniendo un abrupto y trágico final en el centésimo y antepenúltimo número de la colección. Pájaro Burlón moría durante un enfrentamiento con Mefisto y Satannish, dejando a Ojo de Halcón destrozado.

     

    Burlona aparecería puntualmente pocos años después, durante los tiempos en los que Kurt Busiek trabajaba con el arquero en Los Vengadores y en Thunderbolts. Respondería a la llamada del Segador junto con otros ilustres caídos en batalla y lanzaría un críptico mensaje a su marido que desembocaría en el rescate de otra difunta, la Gata Infernal. Sin embargo, Invasión Secreta y un Brian Bendis al que la coherencia con la historia preferente suele traérsela un tanto al pairo recuperaron al personaje, después de un juego de engaños y medias verdades que terminaba revelándose al final de la miniserie. En Los Nuevos Vengadores: Reunión, Bobbi y Clint se veían las caras para intentar aclarar el estado de su relación y recuperar los años perdidos, al tiempo que cada uno intentaba aclarar sus propias ideas, porque durante el tiempo de separación las cosas no habían ido nada bien para ninguno de los dos. La miniserie terminaba con un nuevo punto de partida plagado de guiños al pasado de los personajes y con un futuro donde ambos compartían equipo (los Vengadores fugitivos de Luke Cage) y trabajo (WCA, la agencia antiterrorista de Morse, que compartía siglas con la denominación anglosajona de los Vengadores Costa Oeste). Son los autores de ese trabajo los que ahora repiten, configurando un equipo al que habrá que seguir la pista, ya sea en trabajos futuros en comandita como por separado.

     

    Ojo de Halcón y Pájaro Burlón se encuadra plenamente dentro de La edad heroica. Halcón es miembro de los Vengadores “clásicos” en tanto que Burlona lo es de los Nuevos Vengadores. Ambos comparten esas ocupaciones con la pertenencia a la WCA, al tiempo que intentan construir una vida juntos, sin saber exactamente si eso es lo mejor pero siendo incapaces de resistirse a los sentimientos que, después de todo, siguen estando presentes. Jim McCann, el guionista, aprovecha para echar mano de cuantos elementos han sido definitorios de la historia en común de ambos personajes, empezando por sus enemigos arquetípicos. Fuego Cruzado, que ha pasado los últimos tiempos siendo un villano genérico más de la panda del Encapuchado, vuelve a recuperar su viejísima inquina por el arquero (ya presente en la serie limitada en la que Gruenwald unía a la parejita). Por su parte, el Jinete Fantasma, el espectro justiciero del salvaje oeste, vuelve para vengarse de Pájaro Burlón, por la que siente ese odio que solamente pueden albergar quienes han sido despechados. Juntos conformarán una alianza circunstancial, con el objetivo y fin de ayudarse mutuamente en el objetivo de eliminar a sus antiguos adversarios. El escritor aprovecha para hacer una reflexión sobre los tumbos que han dado las vidas de los protagonistas desde aquellos días más despreocupados y ligeros en los que estos enemigos daban más risa que otra cosa. Para don Jim, los cambios de actitud de Halcón son justificables debido al calvario por el que ha pasado desde los días de Desunidos. Su apego al ideal de no matar se ha visto sustituido por la idea de que el fin justifica los medios, llegando a ejecutar un complot para asesinar a Norman Osborn. McCann juega con la idea de que Burlona, venida de un mundo mucho más cruel que Clint, está influyendo indirectamente en él y encontrando un caldo de cultivo bien sazonado por sus dos “muertes”.

     

    En la parte gráfica hay que quitarse la gorra una vez más, ante el trabajo realizado por David López, que ya apuntaba muy buenas maneras en Reunión. Es una auténtica pena que la serie no haya contado con el favor del público, porque podía haber hecho las delicias, tanto de la afición veterana como de la novata, borrando de paso cualquier conato de semejanza con Green Arrow y Canario Negro, la que, según muchos, fue su inspiración en la distinguida concurrencia. No nos engañemos: más allá del hecho de que tengamos dos arqueros y dos justicieras rubias con nombre de avechucho, la cosa tiene las suficientes diferencias como para que se pueda leer cada colección sin tener clavada en la mente la sensación de que algo se ha visto ya. Nos queda, pues, este tomo cuyos argumentos continuarán en la serie de la Viuda Negra.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 20:05 | 0 Comentarios | Enlace


    Los Vengadores: Las guerras asgardianas 2014-03-12

    Título: Los Vengadores: Las Guerras Asgardianas

    Formato: Serie limitada de cinco números en grapa

    Autores: (G) Brian Michael Bendis (L) Alan Davis (T) Mark Farmer (C) Javier González (P) Alan Davis

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 2,50 €

    Comentario:

     

    La franquicia vengadora es, hoy por hoy, una de las más rentables y prolíficas de cuantas conforman la marveliana casa de las ideas. Tres series regulares, una serie de animación y una película que viene precedida a su vez por tres franquicias. Los vengadores han ido comiendo el terreno a los mutantes y eso es un hecho que queda patente en detalles que van desde el negocio propiamente dicho (no hay más que ver dónde se ha cortado el bacalao en los últimos años) hasta territorios vecinos como los ya mencionados del cine y la animación o el de los videojuegos (donde tenemos el ejemplo de Marvel versus Capcom 3, donde el número de vengadores seleccionables ha crecido en detrimento de los patrulleros y sus aledaños, con la notable excepción de Masacre, pero ésa es otra historia). Esta hegemonía viene unida al nombre un autor sobre el que se ha dicho de todo desde que alrededor de 2004 tomara las riendas literarias de la colección: Brian Michael Bendis. Si algo hay que reconocerle al caballero es que su trabajo en la franquicia no ha dejado indiferente a nadie, encontrándonos con el reconocimiento a la labor de un autor que ya lleva sus buenos siete años en la misma (lo que lo pone en influencia al nivel de guionistas como Roy Thomas, Steve Englehart o Roger Stern)  pero también con la crítica de que el éxito se ha hecho al coste de eliminar muchas de las señas de identidad de los Vengadores. “Éstos no son los Vengadores” y “éstos no son los Vengadores que tú recuerdas” son afirmaciones que se han cruzado en toda suerte de foros y que a día de hoy se siguen poniendo sobre el tapete, habida cuenta de que micer Bendis aún lleva las riendas de la carreta vengativa y muestra poco interés en soltarlas.

     

    Desde la polémica pero descafeinada saga Desunidos, don Brian ha llevado a los Vengadores de crisis en crisis, pasando del rango de destacados comparsas -como en Dinastía de M, donde los mutantes aún llevaban la batuta- al de protagonistas principales. Así, Guerra Civil puso al frente de los bandos en conflicto al Hombre de Hierro y al Capitán América (en una reedición de sus anteriores enfrentamientos, que se remontaban a la época de Jim Shooter). La Iniciativa puso a Tony Stark y a su brillante armadura al frente de la seguridad nacional, ocupando el puesto de Nick Furia y forzando una ubicuidad que hasta ese entonces solamente estaba al alcance de Lobezno. Hulk: Guerra Mundial puso a prueba el nuevo orden cuando un colérico gigante esmeralda volvía sediento de venganza a la Tierra, pero todo saltó en pedazos cuando la Iniciativa, carcomida por la silenciosa infiltración de los skrulls, se vino abajo en Invasión Secreta. Cuando Norman Osborn se convirtió en el nuevo mandamás, decidió montar su propio equipo de Vengadores y asumir el puesto del Hombre de Hierro, pugnando con otros dos grupos, de carácter clandestino, por el legado que el nombre suponía. Durante estos años, Marvel ha ido empalmando acontecimiento tras acontecimiento, sin dejar demasiado tiempo para que el polvo se asentara de uno a otro. Ahora, como resultado, tenemos cuatro cabeceras que vienen a explotar lo que supone ser un vengador: una, de corte clásico, que reúne a los pesos pesados (a los que suma personajes que son del gusto de Bendis); otra, que mantiene el adjetivo de “nuevos” donde el guionista mantiene a los miembros con los que ha demostrado estar más cómodo; otra más, donde Ed Brubaker da rienda suelta a las aventuras de Steve Rogers ahora que, de momento, no viste el manto del Capitán América; y por último, la academia donde se mantiene vivo el espíritu de Los Vengadores: La Iniciativa, una de las series más interesantes de los últimos años. Tenemos, o eso parece, series para todos los gustos, colores y sabores, pero, sin entrar a valorar la predisposición de unas y otras (porque fue un tema que se trató en las respectivas reseñas) hay que hacer hincapié en el hecho de que, antes de que todo cambiara para quedar más o menos como estaba, había que arreglar algunos desencuentros entre los que volvían a ser camaradas de armas.

     

    Avengers Prime (traducida aquí como Los Vengadores: Las guerras asgardianas, en una de esas maniobras interpretativas que convertían Suburban Commando en La guerra de un vecino de otra galaxia) viene a cumplir esa función de reparar la maltrecha relación existente entre los tres miembros principales del equipo: Thor, el Hombre de Hierro y Steve Rogers. Llamados a ser el equivalente a la trinidad deceera compuesta por Superman, Batman y la Mujer Maravilla, los acontecimientos de los últimos años los habían situado sucesivamente en posiciones antagónicas. En Guerra Civil, el Hombre de Hierro había derrotado al entonces Capitán América, traspasando para ello los límites de la ética al utilizar un remedo de Thor. Esta ofensa hacia el asgardiano fue oportunamente vindicada por éste al poco de su regreso al mundo de los vivos y determinó la distancia y hostilidad con la que el dios del trueno trató desde ese momento a quien antaño había sido su amigo de confianza, a quien también responsabilizaba de la caída de su camarada. Encuentros puntuales como la batalla final de Invasión Secreta no sirvieron para acercamiento alguno, teniendo que ser Asedio la historia en la que confluyeran las historias que se estaban desarrollando en sus respectivas colecciones para que de nuevo el supersoldado, el blindado y el peludo del martillo lucharan codo con codo. Las guerras asgardianas se sitúa cronológicamente al poco de la caída de la ciudad de los dioses, cuando Rogers y Stark acuden para ayudar a su compañero de armas y acaban saliendo a la luz las recriminaciones. La trifulca es momentáneamente aparcada ya que, por obra y gracia de la socorrida magia asgardiana, los tres acaban repartidos por otros tantos reinos de la mitología nórdica.

     

    La miniserie parece concebida como una forma de poner en claro todo lo que separa a los tres personajes y dejar patente que es más lo que les une, aunque a la vista del desfase con las series regulares, ya sabemos mal que bien cuál va a ser el resultado, de modo que solamente queda sentarse y disfrutar del paseo por los espectaculares dibujos con los que Alan Davis da imagen a una historia realizada por el propio Bendis. La presencia del autor británico y la ambientación asgardiana evoca recuerdos casi automáticos, como los relativos a Calma tensa, una aventura radicada en los días en los que Thor decidió tomar una posición más activa en la resolución de los problemas de la Tierra, lo que le llevó a enfrentarse a sus dos camaradas a lo largo de tres episodios escritos por Dan Jurgens (responsable de la colección del dios del trueno), Mike Grell (guionista de una olvidable etapa de Iron Man) y Geoff Johns (en su breve período de tiempo en Los Vengadores) y dibujados todos ellos por el citado Davis. Sin embargo, más vívidos resultan los referentes a la aventura fundacional con la que Kurt Busiek y George Pérez reunieron nuevamente al grupo, justo después de Heroes Return. Ahora como entonces, una Asgard destrozada constituye la llamada para reunir un equipo disuelto, pero resulta cuando menos curioso comparar las distintas formas de abordar la historia que tienen uno  y otro guionista. En la aventura de finales de los noventa, todos los vengadores son presentados mientras tienen que enfrentarse a distintas amenazas provenientes de los reinos mitológicos nórdicos, haciendo Busiek uso de ese conocimiento del pasado marveliano, la sacrosanta continuidad. En esta ocasión, Bendis comienza empleando su inimitable estilo narrativo donde los personajes dialogan como solamente él consigue que lo hagan, contradiciendo de paso lo que se ha visto en las colecciones regulares de los tres protagonistas. Con ello está haciendo buena la crítica habitual que se le hace de que supedita personajes y colecciones a la historia que quiere contar, sin importar mucho caer en contradicciones. Quizá a estas alturas no sea menester ponerse muy puntillosos con el tema de la continuidad, pero cuando se trata de cuestiones cuya antigüedad se remonta a pocos meses, la cosa resulta más difícil de justificar. Pasando por alto aspectos como éste, la serie está llamada a gustar a quienes quieran pasar un rato distendido disfrutando del trabajo de un Alan Davis que en sus días malos sigue estando por encima de la media. Su labor se ve rematada por el entintado de Mark Farmer, uno de sus fieles colaboradores y del color aplicado por Javier González. Uno y otro van al pelo de una historia que promete restaurar la vigencia de la trinidad vengadora y dejarla preparada para unas series regulares que ya han arrancado.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.       

    Enviado por lcapote a las 21:02 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Hacer para el desarrollo (XV) 2014-03-09

    Noticias y actividades de las semanas del 25 de enero al 8 de marzo de 2014:

     

    Noticias:

     

    Semanario "Hacer para el desarrollo": edición del 27 de enero de 2014

     

    HACER PARA EL DESARROLLO colabora en la difusión el curso 'Cómo hacerse presente en Internet y en las redes sociales' (segunda edición)

     

    Semanario "Hacer para el desarrollo": edición del 3 de marzo de 2014

     

    Actividades:

     

    HACER PARA EL DESARROLLO en Radio Campus: entrevista a Xiomara Méndez García

     

    Escépticos en el pub en Tenerife: febrero 2014

     

    HACER PARA EL DESARROLLO en Radio Campus: nueva entrevista a Pablo Johnson

    Enviado por lcapote a las 15:19 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Docencia en Derecho Civil (XLIII) 2014-03-08

    Noticias de las semanas del 25 de enero al 8 de marzo de 2014:

     

    “No creamos medicamentos para indios, sino para los que pueden pagarlo”

     

    La recepción del Derecho romano en Europa, por Antonio Fernández de Buján

     

    Nacionalidad española para los sefardíes

     

    E-cigarette : bataille de lobbys autour d’une directive européenne

     

    Privatizaciónd el Registro Civil y empleo público, por Marcelino Ollé

     

    JpD reclama respeto a la independencia judicial

     

    España apoya la creación de una Fiscalía Europea para los delitos financieros

     

    Seis de cada diez nuevos jueces son mujeres

     

    Revista Anales de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Laguna

     

    La primera Directiva "antidesahucios" ya es una realidad

    Enviado por lcapote a las 14:28 | 0 Comentarios | Enlace


    Los Vengadores: La saga de Korvac 2014-03-07

    Título: Los Vengadores: La Saga de Korvac

    Formato: Tomo en tapa blanda de la serie Marvel Gold

    Autores: (G) Jim Shooter, Len Wein, Roger Stern, George Pérez, David Michelinie, Bill Mantlo, Mark Gruenwald (L) George Pérez, Sal Buscema, Dave Wenzel, Tom Morgan (T) Klaus Janson, Pablo Marcos, Ricardo Villamonte (C) Glynis Wein, Phil Rachelson, Nel Yomtov, Bob Sharen (P) George Pérez

    Editorial: Marvel Comics / Panini Cómics

    Precio: 21.95 €

    Comentario:

     

    La Saga de Korvac es una de las historias más recordadas, alabadas y reverenciadas de cuantas se han publicado en las distintas cabeceras vengativas. Una parte de la afición la sitúa a la cabeza de sus aventuras preferidas, en tanto que otra la coloca en ese podio donde solamente tienen cabida La Guerra Kree-Skrull, La Saga de la Madonna Celestial, El asalto a la mansión, Siempre Vengadores o (coloque usted aquí su historia vengadora favorita). En España se ha editado al menos en cinco ocasiones, siendo esta última, basada en un recopilatorio marveliano que ya tiene la friolera de dos décadas, la más completa, ya que incluye un número anual de la colección de Thor que constituye el prólogo de una historia que, aún hoy, deja sentir su influencia en la franquicia vengadora. A ello que sumar hay unas páginas inéditas donde Mark Gruenwald y un Tom Morgan en un día no demasiado bueno hacían epílogo de la saga. El conjunto es un producto atractivo para quienes quieran conocer algo mejor uno de los mejores momentos de la historia de los Vengadores o para quienes deseen hacer repaso con una publicación decente, aunque un tanto cara para los tiempos que corren. El equipo creativo, donde los autores principales son Jim Shooter y George Pérez, está compuesto además por un conjunto de nombres ilustres en la historia de la casa de las ideas: David Michelinie, Bill Mantlo, Sal Buscema, Dave Wenzel, Klaus Janson…

     

    ¿Qué es lo que tiene esta aventura para que, más de tres décadas después de su publicación, siga estando en boca de la audiencia? El propio título parece indicar que Korvac, llamado el Enemigo, es el punto central. Su presencia en cada una de las páginas en las que asoma la patita deja patente su condición como la mayor amenaza a la que, hasta entonces, habían hecho frente los Vengadores. Poderoso y carismático, no cae en el histrionismo habitual de villano de folletín. Al contrario, sus maneras, sus modales, sus expresiones facial y verbal revelan a un individuo tranquilo que mantiene la calma que solo dan la convicción total del éxito del plan trazado y la fe absoluta en sí mismo. Su presencia y la propia trama que representa, sin embargo, aparecen diluidas entre una sucesión de trepidantes aventuras: Ultrón, Tyrak el Traicionero, el Coleccionista… ponen sucesivamente a prueba a un equipo donde menudean los roces y las tensiones y que, como remate, habrá de enfrentarse a una de sus pesadillas recurrentes: el enlace gubernamental Henry Peter Gyrich. El antipático burócrata demostrará ser, en la práctica, un adversario mucho más efectivo que cualquiera de los empijamados habituales. Su presencia será la excusa para que sobre el grupo y la colección caigan una serie de características que ya no desaparecerían hasta fechas bien recientes, tómese como ejemplo la limitación a un número de miembros relativamente manejable. Las palabras que Gyrich dirige a la asamblea vengadora más adelante son reflejo del sentir del entonces guionista principal de la colección, Jim Shooter: son condenadamente demasiados y nadie puede estar al tanto de sus idas y venidas. Para dejar patente esa realidad ha habido que reunir a todos los que podían responder a la llamada. La presencia de tanto personal junto es indicativa de que se va a armar una buena, pero eso es algo que la audiencia va tomando en consideración conforme los autores van dejando aquí y allá muestras del nivel de poder de este nuevo y formidable adversario.

     

    La relectura de La saga de Korvac permite al lector veterano reencontrarse, como se ha dicho, con un clásico de la historia vengativa, pero además permite refrescar la memoria y adquirir la conciencia de que muchos argumentos actuales o recientes ya habían sido empleados previamente. Así, asistimos al conflicto entre un Capitán América un poco obsesionado y un Hombre de Hierro que se veía asaltado en su colección por los contratiempos que le llevarían a su primera crisis alcohólica. Sus choques serán algo periódico a partir de entonces, hasta desembocar en Guerra Civil. Por otro lado, se comprueba que antes ser miembro de los Vengadores era algo más sencillo: ahí aparecen, después de su experiencia en solitario, los Guardianes de la Galaxia; ahí aparece, después de haber sido creada por Ultrón, la androide Yocasta; ahí se incorpora a la panda una Ms. Marvel que ocupará un papel central en el número 200 de la colección. Si lo comparamos con el tiempo que tarda Brian Bendis en desarrollar un argumento, podemos ver lo mucho que los trabajos de este último han cambiado la franquicia vengadora. Cuando los críticos de la etapa actual comentan eso tan leído de “esto no son los Vengadores” dejan patente que los profundos cambios operados desde Desunidos volvieron del revés una serie cuyas bases llevaban levantadas desde estos tiempos. Hubo intentos, cierto es, de cambiar la estructura del equipo, como la idea de que que no hubiera una alineación fija sino variable en función de la misión, o la de que el equipo titular contara con una alineación suplente, al más puro estilo futbolero. Sin embargo, siempre se volvía al esquema básico que Jim Shooter impusiera a través de Henry Gyrich.

     

    Si hay un adjetivo que le siente como anillo al dedo a la historia es el de épica. Sin embargo, hay también momentos muy divertidos, como el primer encuentro entre Ojo de Halcón y el recién impuesto enlace gubernamental o las consecuencias de la presencia de éste, entre las que se encuentra la necesidad de que los Vengadores tengan que acudir a la batalla en una guagua. Los lectores veteranos esbozarán una sonrisa al ver el ya mencionado epílogo elaborado por Mark Gruenwald, ya que es un buen ejemplo de lo que el desaparecido autor hacía mejor: dar cohesión al universo marveliano. Su visión del papel de Korvac cambia un poco el sentido de la historia, al tiempo que profundiza sobre las motivaciones que, en el futuro, marcarán las decisiones que tome uno de los vengadores más denostados, la arrogante Dragón Lunar. Con todo ello sentaba además las bases de la secuela que ese mismo año -1991- iba a traer de vuelta al villano de la historia. Sin embargo, si bien esta saga ha quedado grabada en la memoria colectiva de la afición marveliana, su continuación ha sumado la larga lista de aventuras prescindibles. Para bien o para mal, las andanzas del Enemigo terminan aquí.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 18:59 | 0 Comentarios | Enlace


    Las extrañas aventuras de Solomon Kane 2014-03-06

    Título: Las extrañas aventuras de Solomon Kane

    Formato: Recopilación de relatos cortos en rústica. 359 páginas

    Autores: Robert E. Howard

    Editorial: Valdemar. Colección El Club Diógenes

    Precio: 9,5 € (19,95 € la edición en tapa dura)

    Comentario:

     

    Robert E. Howard es sobradamente conocido por haber sido el creador de Conan de Cimmeria, arquetipo del héroe bárbaro y representante destacado de un género literario conocido como “espada y brujería”. Sin embargo, no sería este personaje el único en surgir del prolífico cacumen de don Robert. Junto al mentado cimmerio –o cimmeriano, que para gustos colores y traductores- podemos mencionar a Kull de Valusia o a Sonya la Roja. Los tres conforman una buena muestra de los motivos por los que Howard es uno de los nombres más populares de la literatura pulp o, como se dice por estos barrios, de las novelas de a duro. Don Robert tuvo una vida breve pero, desde el punto de vista de la creatividad, dio en el clavo a la hora de diseñar personajes que, sin ser un dechado de profundidad ni de originalidad, estaban dotados del carisma necesario para enganchar a varias generaciones, saltando de las bastas páginas de las revistas a los tebeos y posteriormente al cine, la televisión y los videojuegos. A los nombres anteriores se unió hace unos meses el de otro hijo literario de Howard: Solomon Kane.

     

    A diferencia de los ejemplos mencionados, Kane se sitúa en un tiempo mucho más reciente, como es la Edad Moderna. Inglés y puritano, Solomon se ha consagrado al exterminio del mal allá donde se encuentre, para lo cual va siempre bien pertrechado con una buena colección de armas blancas y de fuego. Sus aventuras le llevan desde la Europa azotada por las guerras de religión a lo más recóndito del África subsahariana, donde encontrará restos de civilizaciones de tiempos remotos. Gobernantes decadentes, fantasmas ávidos de venganza, vampiros… nada parece arredrar al estoico y determinado Kane, que protagonizaría una quincena de relatos más o menos cortos, buena parte de los cuales se encuentra recopilada en la edición publicada por Valdemar, primero en tapa dura y luego en el más asequible formato rústico.  El tomo, que recoge las ocho historias que vieron la luz en la revista Weird Tales en vida del escritor, viene además acompañado por el relato La sombra del buitre, protagonizado por Sonya la Roja.  Además, los responsables de esta edición en castellano advierten que se ha intentado hacer una publicación lo más cercana al original, lo que incluye mantener la mala posición en la que Howard deja a los negros, a los que presentaba como una humanidad entre animalesca y degenerada. La medida es muy de agradecer, ya que por un lado permite dejar de lado ese gilipolleo de lo políticamente correcto que de unos años para acá parece inundarlo todo, en tanto que por otro, permite tomar conciencia acerca de los prejuicios que existían en torno al caduco concepto de raza.

     

    Cualquiera que se haya acercado a los relatos hiborios que escribiera Howard, reconocerá rápidamente su estilo en las andanzas de Solomon Kane. Se trata de historias que enganchan lo suficiente para irlas consumiendo en cortos períodos de lectura y que, afortunadamente, tienen en casi todos los casos la extensión necesaria como para que los defectos literarios del caballero sean demasiado ostensibles. Curiosamente, es en la historia final, que como se ha dicho, no pertenece al ciclo de Kane sino que es la única andanza netamente howardiana de Sonya la Roja, donde don Robert despliega una riqueza en la descripciones y en las coordenadas históricas que previamente había brillado casi por su ausencia, al narrar con cierto detalle el asedio al que Solimán el Magnífico, Sultán del Imperio Otomano, sometió a Viena en el siglo XVI. Quienes conozcan a la pelirroja por los tebeos o por la memorable película magistralmente protagonizada por esa actriz del método que era Brigitte Nielsen, se llevarán una pequeña sorpresa al comprobar que Sonya no era, en la mente de su creador, coetánea de Conan.

     

    En definitiva, esta recopilación presenta la inmejorable oportunidad de acercarse a otra de las creaciones de Robert E. Howard. Ahora que James Purefoy ha dado la visión cinematográfica del personaje (sumándose a una lista en la que se encuentran nombres tan ilustres como los de Arnold Schwarzenegger o Quebien Sobo) y con una nueva película de Conan a las puertas, quizá nos encontremos con nuevas ediciones como ésta de Valdemar. Quienes no hayan pululado gran cosa por el género de las novelas de a duro habrán de asumir que su calidad puede ser, cuando menos, variable y que algunas historias han pasado muy mal el transcurso del tiempo.  

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 22:13 | 0 Comentarios | Enlace


    La Liga de la Justicia de George Pérez 2014-03-06

    Título: La Liga de la Justicia de George Pérez

    Formato: Tomo en tapa dura de 386 páginas

    Autores: (G) Gerry Conway (L) George Pérez, Dick Dillin, Patrick Broderick, Jim Aparo, Dick Giordano, Gil Kane, Carmine Infantino, Brian Bolland, Joe Kubert (T) Frank McLaughlin, John Beatty, Brett Breeding, Romeo Thangal, Terry Austin, Frank Giacoia (C) Gene d´Angelo, Carl Gafford, Tatjana Wood, Adrienne Roy, Anthony Tollin (P) George Pérez

    Editorial: DC Comics / Planeta DeAgostini Cómics

    Precio: 35 €

    Comentario:

     

    La relativa estabilidad –y viva el eufemismo- de la que ha gozado la publicación del material de DC Comics con Planeta DeAgostini ha permitido la recuperación de una serie de tebeos que o bien no se habían editado nunca en nuestro país, o bien lo habían sido en tiempos tan remotos que su consecución era más bien cosa de expedición arqueológica. Echando una mirada al panorama deceero en España en la última década, llama la atención el hecho de que, habiendo pasado tres editoriales distintas por los quioscos y librerías, haya obras reeditadas hasta más allá de la saciedad –Watchmen, V de Vendetta, El regreso del Señor de la Noche, Kingdom Come o Crisis en Tierras Infinitas- y otras que se han asomado por primera vez a un público que, en el mejor de los casos, las conocía por referencias. Desde que los tebeos estadounidenses desembarcaran nuevamente por estos barrios, hay que reconocer que los marvelianos tuvieron más suerte que los deceeros, y eso se nota en el relativo desconocimiento que el común de la afición tiene respecto de etapas clásicas de la historia de la casa de Superman, Batman y compañía y, consecuentemente, de un apartado básico en los trabajos de autores de la talla del que nos ocupa aquí, George Pérez.

     

    George Pérez no necesita presentación. Estadounidense de origen portorriqueño, es considerado, hoy por hoy, el mayor de los dibujantes de superhéroes en activo. Su dilatada carrera le ha permitido trabajar con los principales personajes de Marvel y de DC, amén de picoteos varios por otras editoriales. Además, se ha atrevido a asumir las funciones de autor completo, con ejemplos tan destacados como el relanzamiento post-Crisis de Wonder Woman, dejando como legado una etapa que aún está por ser superada. Su nombre está unido al de clásicos como Los Nuevos Titanes o Crisis en las Tierras Infinitas y sus habilidades como dibujante de masas le han convertido en el dibujante imprescindible para títulos como Los Vengadores, El Guantelete del Infinito (donde hubo de ser sustituido por Ron Lim) o Ultraforce, así como para cruces inolvidables como el Vengadores / Liga de la Justicia u olvidables por lo prescindible como Ultraforce / Vengadores. Para muchos, es el dibujante definitivo de los Vengadores marvelianos y sus números en la colección vengativa han sido reeditados en varias ocasiones. Sin embargo, don George tiene méritos sobrados para optar a tal posición en la historia de la Liga de la Justicia. Así como sus lápices estuvieron en el decepcionante número doscientos de Los Vengadores, también participaron cuando La Liga de la Justicia de América alcanzó esa numeración, narrando una aventura en la que participaron nombres tan legendarios como los de Gil Kane o Brian Bolland. La Liga de la Justicia de George Pérez es un homenaje a la labor de un autor que, pese a seguir en activo, ha entrado por la puerta grande en la historia del tebeo.

     

    El tomo en cuestión recoge los números que George Pérez dibujó para la colección, haciendo realidad el anhelo que le había llevado hasta DC: dibujar al supergrupo que reunía a los pesos pesados de la editorial. Sin embargo, la colección que albergaba aquellas aventuras llevaba siendo dibujada desde hacía doce años por el legendario Dick Dillin. La inesperada y prematura muerte de Dillin colocaría a Pérez en la tesitura de continuar el trabajo que aquél había dejado inconcluso y afrontar la complicada tarea de cubrir el hueco de un profesional que entre 1968 y 1980 fue fiel a su cita con el quiosco. Don George demostraría estar a la altura de las circunstancias, pero teniendo que hacer frente a su trabajo en Los Nuevos Titanes –título con el que haría historia junto a Marv Wolfman-, decidió concentrarse en esta última, añadiendo a su participación en La Liga de la Justicia de América un puñado de portadas en las que, nuevamente, demostraba sus sobresalientes capacidades.

     

    Las aventuras contenidas en la recopilación llevan guión de otro ilustre autor del panorama estadounidense, Gerry Conway, y son principalmente historias cortas en las que, bien todo el grupo, bien una parte del mismo, se enfrenta a la amenaza de turno. Quien se acerque a este tomo tendrá una buena ocasión para conocer y disfrutar de algunos de los conceptos definitorios de la DC de aquellos días: los encuentros anuales entre la Liga de la Justicia de Tierra 1 y la Sociedad de la Justicia de Tierra 2, los villanos que trazaban planes interdimensionales para apalizar y ser apalizados por los héroes de varias Tierras, la entrañable relación que unía al matrimonio Dibny con un atribulado Barry Allen... Alguna de las historias, eso sí, ha soportado peor el transcurso del tiempo, como la que presenta –de una forma un tanto maniquea- las tensas relaciones entre la Unión Soviética de un decadente Brézhnev y los Estados Unidos del ultraconservador Ronald Reagan. Como gran fin de fiesta tenemos el bi-centésimo número en el que Pérez une sus fuerzas con un elenco de dibujantes en el que aparecen, amén de los ya mentados, autores como Carmine Infantino, Pat Broderick o el maestro Joe Kubert.

     

    En resumidas cuentas, tenemos aquí una obra imprescindible para la afición deceera, para los seguidores de la Liga de la Justicia de América y de George Pérez, a la que solamente hay que echar un poco cara su excesivo precio (treinta y cinco maravedíes en los tiempos que corren no son moco de pavo) y algunas cuestiones vinculadas a la maquetación, como textos en azul marino sobre fondo negro que son bastante complicados de leer.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 00:49 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Zona Negativa (II) 2014-03-04

    Artículos y reseñas de la semana del 3 de marzo de 2014:

     

    ZN – Cine: crítica de The Monuments Men, de George Clooney

     

    Thor: El fin de los Eternos

    Enviado por lcapote a las 17:27 | 0 Comentarios | Enlace


    La Legión de tres mundos 2014-03-03

    Título: La Legión de 3 Mundos

    Formato: Tomo recopilatorio en tapa dura

    Autores: (G) Geoff Johns (L) George Pérez (T) Scott Koblish (C) Hi-Fi (P) George Pérez

    Editorial: DC Comics / Planeta DeAgostini Cómics

    Precio: 15,95 €

    Comentario:

     

    Hace ya unos meses que Zona Negativa dedicó una serie de especiales a la glosa de esta miniserie que Planeta DeAgostini ha recopilado en un único tomo y que, teóricamente, vincula a Crisis Final con uno de los grupos más entrañables de la mitología deceera: La Legión de Superhéroes. Esta reseña hace un pequeño repaso de la edición española, recomendando al mismo tiempo un repaso a los artículos monográficos que revisan con todo lujo de detalles la miniserie original.

     

    La Legión de Superhéroes fue uno de tantos conceptos que acompañaron el renacimiento del género a finales de los cincuenta. Creada por Otto Binder y Al Plastino en 1958 en la serie Adventure Comics, se presenta como un nutrido grupo de empijamados con poderes que allá por los siglos treinta y treinta y uno, pugnando por mantener vivo el espíritu de la edad heroica, simbolizado en la figura de Superman o, más exactamente, Superboy, ya que la Legión original fue fundada por adolescentes que tomaron como ejemplo las andanzas adolescentes de Kal El en su pijama blaugrana. Con el tiempo, la popularidad legionaria creció lo suficiente como para poder vivir sus propias aventuras, por las que pasaron nombres como los de Dave Cockrum, Paul Levitz, Olivier Coipel, Dan Abnett, Andy Lanning, Keith Giffen o Jim Shooter, entre otros. El primero de la lista “recrearía” en forma de homenaje al grupo durante su primera estancia como dibujante en la nueva y diferente Patrulla-X, a través de la Guardia Imperial shi´ar, pero ésa es otra historia.

     

    La Legión simboliza como pocos grupos y títulos los conflictos derivados de aquel ejercicio de limpiar, fijar y dar esplendor editorial que fue Crisis en Tierras infinitas. Borrado Superboy del pasado oficial de DC, la razón de ser de la Legión dejaba de existir, por lo que fue necesario hacer encaje de bolillos (o más bien, de bolsillos) para justificar la presencia de unos legionarios que, de repente, se encontraban con que aquello que daban por hecho quedaba convertido en agua de borrajas. A lo largo de los años, la Legión se ha visto relanzada en al menos dos ocasiones, a raíz de los acontecimientos de aventuras que intentaban, sin conseguirlo, emular, si no el impacto, sí los efectos de Crisis en Tierras infinitas. De las cenizas de Hora cero surgiría una nueva versión y, diez años más tarde, otra más. El concepto era demasiado bueno como para dejarlo dormir, pero al mismo tiempo, era demasiado complejo como para poder gobernarlo en condiciones, porque en el fondo, un sector de los lectores y no pocos autores querían recuperar a la Legión clásica, la que era anterior a la gran crisis. A su vez, otra generación de aficionados había tomado cariño a la Legión noventera. Geoff Johns intentaría dejar contento a todo el mundo mediante esta Legión de los 3 Mundos.

     

    Johns, que en los últimos años ha desempeñado un papel crucial en los grandes festejos deceeros, ha ganado su fama merced a sus trabajos en Flash, la Sociedad de la Justicia de América, Linterna Verde o Hawkman, hasta el punto de convertirse en uno de los arquitectos del universo DC actual. En cierto sentido, su labor, salvando las distancias, recuerda un tanto la que realizara Kurt Busiek para Marvel en Heroes Return. Como don Kurt, don Geoff se toma el trabajo de intentar dar un sentido a la maltrecha continuidad, aprovechando elementos contradictorios para establecer justificaciones que a veces casan mejor y a veces casan peor. Todo depende de la calidad de la materia prima y del día que tenga un escritor al que últimamente empiezan a caerle algunos palos. Sin embargo, la presencia de Johns al frente de ciertas series ha sido mucho más larga que la de Busiek, contando además con un grado de libertad y control sensiblemente superiores, al menos en aquellos títulos cuyos protagonistas no tenían que aparecer hasta en la sopa o casi (léase Superman). ¿Por qué se plantea esta comparativa entre dos guionistas que actualmente trabajan en la misma empresa? Porque, personalmente, al leer este tebeo tuve la sensación de que estaba asistiendo a la versión legionaria de Siempre Vengadores.

     

    En aquella maxiserie marveliana, Busiek se encargaba de repasar la historia vengativa para intentar solventar las aparentes contradicciones que los sucesivos equipos creativos habían volcado sobre una maltrecha continuidad. Para tal tarea, contó con los lápices de un artista de auténtico lujo como era y es el gaditano Carlos Pacheco. El resultado final fue una historia que solamente la afición vengativa pudo disfrutar. En esta miniserie deceera, Johns se encarga de poner orden y concierto en el embrollado multiverso legionario, reafirmando la premisa de que las tres legiones pueden coexistir y restaurando a la clásica a la posición que, para muchos, no debió perder. Para la tarea, ha contado con los lápices de otro gran maestro, el estadounidense George Pérez. Sin embargo, el resultado final será una historia que, muy probablemente, solamente disfruten quienes formen parte de la afición legionaria, amén de seguidores de don Geoff y / o de don George. El primero vuelve a echar mano de su villano-fetiche de los últimos tiempos, el quizá-muy-sobreutilizado Superboy Prime, en una simetría perversa respecto al origen del grupo y lo entronca en la continuidad del mismo, con una sorpresa argumental final que a más de un aficionado clásico hará esbozar una sonrisa desdeñosa. El segundo vuelve a demostrar que el dibujante de masas por antonomasia, aunque habiendo leído este tomo justo después del recopilatorio de sus trabajos con la Liga de la Justicia, ha permitido que pueda uno echar un ojo a lo que ha evolucionado el caballero en estas tres décadas. Del trazo más simple y efectivo que le prodigaban entintados más suaves como el de Romeo Thangal y donde se nota aún la influencia de Rich Buckler, se ha pasado a un dibujo más recargado y hasta relamido, con profusión de detalles.

     

    La Legión de 3Mundos sirve para que don Geoff siente unas bases en las que las tres Legiones de Superhéroes puedan operar de forma independiente, al tiempo que recupera un par de cabos sueltos que habían quedado más o menos pendientes desde Crisis Infinita y sus consecuencias. Lo único que parece carecer de sentido es esa referencia a Crisis Final de la portada, pero no hay problema, porque no hay que haber leído la enrevesada miniserie para poder hincarle el colmillo a este tomo.  

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 19:10 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Zona Negativa 2014-02-28

    Artículos y reseñas de la semana del 24 de febrero de 2014:

     

    Usagi Yojimbo: Una ciudad llamada Infierno

     

    ZN – Cine: In memoriam, Harold Ramis

    Enviado por lcapote a las 15:35 | 0 Comentarios | Enlace


    Esta semana en Hacer para el desarrollo (XIV) 2014-01-30

    Noticias y actividades de la semana del 18 al 24 de enero de 2014:

     

    Noticias:

     

    Semanario "Hacer para el desarrollo": edición del 27 de enero de 2014

     

    Actividades:

     

    Escépticos en el pub en Tenerife: enero 2014

    Enviado por lcapote a las 02:04 | 0 Comentarios | Enlace


    © 2002 lcapote