Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > San Diego o la lista de los libros prohibidos
    San Diego o la lista de los libros prohibidos 2003-11-16

    La segunda semana de noviembre siempre es un tanto especial en la Universidad de La Laguna, ya que los estudiantes dejan de venir a clase, en virtud de una añeja tradición según la cual en el día de San Diego se abandonaban las aulas y se acudía a la ermita del santo para contarle los botones, con el fin de obtener el ansiado aprobado, culminando la excursión con el consabido festejo. Actualmente, la popular fuga abarca casi toda la semana del día 13 y ha ido sustituyendo la visita al santo por el lanzamiento de huevos a las guaguas manteniendo, eso sí, corregidas y aumentadas, las cogorzas.

    El caso es que aprovechando las dos horas que mis muy queridos discípulos me habían regalado, me fui a la biblioteca central para recoger unos libros que habían llegado vía préstamo de otras facultades y como quiera que al llegar la encargada no estaba, me dediqué a curiosear por los estantes cercanos de la sección de obras raras, incunables y similares, donde encontré un título que no pude resistirme a hojear: Índice de libros prohibidos mandado publicar por Pío IX(1880)

    Picado por la curiosidad, me salté unas cuantas páginas –todas ellas en un latín que no he vuelto a estudiar desde Segundo de BUP- y me puse a mirar la larga lista de autores y títulos que se apretaban página tras página. Al buen tun tun fui buscando y fruto de una apresurada pesquisa aparecieron Crítica de la Razón Pura de don Manolo Kant, El Contrato Social de Rosseau, la Encyclopédie de Diderot y D´Alembert, los escritos contra Juan XXII de Fray Guillermo de Occam, los trabajos de Puffendorf sobre el Derecho Natural o las obras completas de Balzac. No pude reprimir un pequeño escalofrío al pensar que una institución, aun tan antigua y poderosa como el Papado, intentara nadar contracorriente para atajar el curso de las cosas, recordando igualmente que en el momento en que el libro era editado en España (finales del S. XIX) no sólo esas obras eran ya centenarias sino que habían ejercido una influencia primordial tanto en el pensamiento como en la política, la sociedad y la economía. ¿Alguien con una percepción mínimamente realista de la vida podría creer que con una prohibición formal iba a cortarse la cadena de pensamientos y actos que habían iniciado Kant, Rosseau o los enciclopedistas? Más aún, las obras de Puffendorf, Occam y Balzac planteaban críticas a la institución eclesiástica, bien a su cabeza visible, bien al estado de cosas sobre el que se asentaba ¿deja algo de tener defectos si se silencia al crítico? Cuán cierto es, después de todo, aquella máxima que dice que prohibir es fomentar.

    Cuando terminé de hojear el listado respiré al pensar que después de todo, los tiempos habían cambiado lo bastante en estos ciento veinte años como para que este tipo de listados no pasen de ser algo anecdótico que mueve a la risa o al desagrado pues ¿quién se toma en serio estas recomendaciones? Ahora bien, mientras escribo estas líneas me pregunto igualmente si en el otro lado se ha producido una evolución equivalente ¿Se sigue editando una lista de libros prohibidos por la Iglesia? Honestamente, reconozco que no lo sé y agradecería a algún visitante que me lo aclarara, pero por mí mismo puedo constatar que la estrategia de prohibir o de silenciar sigue siendo por desgracia una moneda común entre la jerarquía eclesial, cuando ésta se inmiscuye en cuestiones como la investigación con células madre o el uso de los anticonceptivos o intenta cubrir en un manto de vergonzoso silencio pagado los abusos deshonestos de ciertos componentes de la misma. Stephen Jay Gould decía que la ciencia y la religión se complementaban porque cada una se ocupaba de un aspecto distinto de la existencia humana. No sé si tendría razón, pero siendo así, creo que la segunda debería aceptar que no puede inmiscuirse en el campo de la primera. Como Panorámix decía a Astérix al final de La Residencia de los Dioses, rara vez podemos cambiar el curso de las cosas. No estamos en el año 50 antes de Cristo, pero por lo que se ve, por algunas mentes parece que no pase el tiempo.

    Enviado por lcapote a las 12:55 | 4 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/13060

    Comentarios

    1
    De: Amets Fecha: 2003-11-18 19:36

    Cierto es que la existencia de un listado de lecturas perniciosas provoca cierto escalofrío, sólo comparable al que se siente al pasear por los pasillos y corredores de los templos más antiguos: la sensación de que entre esos muros el caminante se retrotrae en el tiempo algunos siglos.Afortunadamente, después del Concilio Vaticano II no se continuó actualizando aquél índice, que fue elaborado por el Santo Oficio. Su sucesora, la Congragación para la doctrina de la fe, declaró la no vigencia del susodicho índice en el año 1966. Ante la fecha, muy pasada la mitad del siglo XX, sólo cabe preguntarse si es cierto el aforismo de "más vale tarde que nunca" o sorprenderse ante la ausencia de conexión entre la Iglesia y la sociedad ( problema, por otra parte, histórico.)
    En cualquier caso, la supresión del catálogo no implica que la Iglesia Católica deje de velar por la fe de sus fieles De ahí que en el Código de Derecho Canónico vigente se contengan algunas normas acerca de lecturas, escritos y demás actividades susceptibles de afectar a la moral católica.
    Lo cierto es que el Código no indica las normas que han de aplicarse para arrojar determinados escritos a la hoguera de su ignorancia, o por lo menos yo no las conozco. Estaría bien que, si alguien sabe de su existencia, las comentara...



    2
    De: Neloo Fecha: 2005-04-27 00:56

    Yo pienso que la verdad simplemente no se esconde tras la mentira, pues la mentira reacciona ante la verdad como aseverando una conclusion final, simplemente verdad...

    Y me encantaria poder saber la verdad o conocerla al menos...



    3
    De: uriel Fecha: 2005-05-10 02:39

    me encantaria saber mas acerca de este tema.......todos los libros que fueron vetados po el vaticano o simplemente que nuca se publicaron......
    gracias a todos



    4
    De: leo Fecha: 2006-05-11 21:38

    jajaja



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.167.152.177 (42bf25a7f1)
    Comentario

    © 2002 lcapote