Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Días de Gripe (Primera Parte): Un paseo por la tele
    Días de Gripe (Primera Parte): Un paseo por la tele 2003-11-22

    Me he pasado la última semana prácticamente recluido en casa, víctima de una puñetera gripe como no la había pasado en muchos años, así que como tocaba estarse quietecito para no coger más frío del debido, he podido matar el tiempo haciendo un montón de cosas que tenía pendientes, algunas más bien de obligación, como ponerme al día con el correo pendiente y otras más bien de devoción, como ponerme al día en cuanto a pinículas –formato casero, claro- tebeos, videojuegos y libros varios. Eso sí, como había momentos en los que gracias a la fiebre y el taponamiento nasal está más p´allí que p´acá y no estaba el celebro para muchos trotes, me dediqué a dar un visionado más o menos en profundidad de la oferta televisiva actual, que no la tengo muy a mano ya que en los últimos tiempos y siguiendo la filosofía de mi amigo Luigi, sólo uso el televisor para conectarlo al otro lado de la videoconsola. En fin, si tenía alguna esperanza, por loca que fuere, de que el panorama televisivo hubiera cambiado algo –para mejor, se entiende- después del toque a rebato de nuestro ilustre presi saliente, se deshizo como uno de tantos pañuelos de papel gastados en estos días raspando mis napias. Resulta sorprendente la cantidad de programas centrados en o con sección dedicada al cartón-piedra del corazón y más aún, esa extraña e incomprensible mezcla de orgullo y honor que emana de los que participan del despellejamiento continuo y se llaman a sí mismos periodistas del corazón. ¿Realmente tiene algún mérito sentarse alrededor de una mesa y empezar a tirar de una madeja de líos amorosos, traiciones, hijos secretos y similares? ¿Hay que sentirse orgulloso por vivir a costa de las intimidades de los demás? Para colmo de males, en esta especie de estupidez supina de lo políticamente correcto, los dicharacheros investigadores de la prensa rosa se mosquean cuando alguien les señala que lo que hacen no es precisamente constructivo. ¿Excusas? Las de siempre: que la gente lo pide, que son personajes públicos, etcétera, etcétera… pero no me pidan respeto cuando a lo largo de esta semana les he visto hablar de los temas más delirantes, cuando no estúpidos. Tal parece que su modus operandi no es otro que el de encontrar algún filón que luego se pueda explotar extendiéndose en el tiempo y en el espacio, algo que se constata cuando estos investigadores de la víscera se remontan a tiempos remotos para contar una historia de amor entre Norma Duval –nuestra vedette campestre más internacional- y uno de sus profesores –un pintas con toda la pinta de querer sacar billete a cuenta del pretérito fornicio- o un presunto plagio de María José Cantudo –esa increíble actriz e imposible cantante, flor y nata del cine de enseñar cacho- ¿cuenta acaso para el currículum como investigación arqueológica? ¿Interesa acaso para recordar a las nuevas generaciones que en aquellos años, como servidor, aún jugaban con los famóbil, las glorias pasadas de nuestros queridos personajes de la jeta set? Guste o no guste, hay que comprender a las personas que se dedican a esto, pero por favor, no saquen pecho ni se engañen, ni intenten engañar a los demás, porque lo que ustedes hacen sólo tiene un nombre: telebasura. Pueden camuflarlo, ignorarlo o patalear y matar al mensajero que tiene los arrestos de llamarlo por su nombre, pero como ya quedó claro el pasado verano con el crimen de Coín, no han dudado en lanzarse como lobos hambrientos a todo tipo de historias escabrosas con tal de ganar un punto en la batalla por la audiencia.

    Mientras escribía esta entrada para la bitácora, aparecía esta noticia en la página Vertele, dedicada a un libro escrito por una persona que vivió el mundo de la telebasura desde dentro. Su nombre es Mariola Cubells, el libro se titula ¡Mírame, Tonto! ha agotado su primera tirada en una semana, y no me resisto a transcribir las máximas de un perverso decálogo en torno al cual se construye, en palabras de la escritora, la televisión de este país: mentimos, engañamos, ganamos dinero, sobornamos, prometemos, despreciamos, manipulamos concursos, tergiversamos y editamos informaciones, incitamos, trasegamos con los famosos, llevamos a individuos a televisión a sabiendas de que su aparición puede destrozarles la vida, pasamos la lupa sobre sus miserias, diseñamos programas zafios sabiendo que lo son, obedecemos órdenes intolerables, provocamos el llanto, decimos que sí cuando debemos decir no, rastreamos lo cutre en los peores lugares, conseguimos que los más débiles nos llenen horas de emisión, estafamos a directivos de televisión y además, concluye la autora, lo hacemos conscientemente, en el ejercicio de nuestra profesión de periodistas. Me equivocaba, no es telebasura: es telemierda.

    Enviado por lcapote a las 06:38 | 2 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/13216

    Comentarios

    1
    De: Fermina Fecha: 2003-11-24 22:45

    Impresionante el libro, la verdad, entiendo lo de que se agote la primera tirada. Espero que la gente lo lea y sepa lo que vale un peine



    2
    De: Lady_Halcón Fecha: 2003-12-01 04:03

    El contenido de la televisión actualmente es, lo que un famoso autor llamó "esperpento", como lo definiría ahora Valle-Inclán??



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.145.183.43 (ee5abecacb)
    Comentario

    © 2002 lcapote