Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Un año de canon
    Un año de canon 2004-09-01

    Parece que fue ayer, y realmente lo fue, pero de hace un año. Ya se comentaba por aquí la inminente salida de una medida que entró en vigor el 1 de septiembre de 2003 y que desde entonces hasta ahora ha traído cola y no poca polémica: el canon sobre los compactos y dvd vírgenes.

    El canon, fruto de un acuerdo firmado entre Asimelec (Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones) y AIE (Artistas Intérpretes o Ejecutantes), AISGE (Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión), EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de propiedad Intelectual), SGAE (Sociedad General de Autores y Editores), DAMA y CEDRO, tiene por finalidad repercutir en el material citado una cantidad en concepto de compensación por copia privada. Básicamente, las entidades jugaron con la idea de que todo soporte virgen es susceptible de ser utilizado para hacer copias pirata, por lo que hay que curarse en salud y de antemano, plantear el principio de culpabilidad general del adquirente: todo comprador de compactos o dvd vírgenes es un corsario mientras no demuestre que no lo es (prueba diabólica donde las haiga, oiga.) Los resultados en estos doce meses, según la Asociación de Internautas, arrojan un saldo favorable a las entidades antes mencionadas de treinta y seis millones de euros, pagados de los bolsillos de ya saben quiénes, que podrían subir hasta cincuenta y cuatro de aquí al 31 de diciembre. Más aún, según la mentada asociación, estas cantidades no sólo cubrirían las pérdidas achacadas a la piratería sino que dejarían un remanente de casi cinco millones de euros en concepto de beneficios. ¿Me lo parece a mí o nos han estado dando gato por liebre? Todos los datos pueden consultarse aquí

    Si lo que se quería con esta medida era sacar dinero de tapadillo, bien pueden felicitarse las cabezas pensantes, porque han dado en el clavo y corre el rumor de que pronto pagaremos canon por los discos duros, en un próximo y delirante paso hacia el absurdo. Sin embargo, ¿está la población más concienciada contra la piratería gracias a este canon? Según mi experiencia, no. Más aún, colectivos y personas tradicionalmente sensibilizados con el problema por su profesión –informáticos, artistas, etcétera- se han sentido profundamente ofendidos ante la bofetada propinada por el canon, que les etiqueta de antemano como potenciales piratas y les obliga a pagar un plus para grabar sus propios datos y para sacar copia de seguridad de sus discos originales que, no lo olvidemos, es legal. Por su parte, los habituales del tueste han encontrado un nuevo motivo para seguir copia que te copia, expresándolo con la naturalidad que implica decir que ya que les están cobrando por causa del pirateo, sería de tontos no aprovechar el pie que se les da.

    En estas circunstancias, siempre me queda la pregunta de qué puedo hacer. Los piratas y fansubers se meten conmigo porque compro originales cuando podría bajarlos de la red tranquilamente, en tanto que las entidades gestoras me obligan a pagar un plus para sacar copias de seguridad de esos originales, cuando no de mi propio trabajo. Ya lo decía la canción: gane quien gane, yo siempre pierdo y si te he visto, pues no me acuerdo.

    Enviado por lcapote a las 01:00 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/21119

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.157.226.227 (07be44c980)
    Comentario

    © 2002 lcapote