Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Turquía, esa desconocida
    Turquía, esa desconocida 2004-12-26

    Después de más años de los que se podrían recordar (la memoria colectiva es cada vez más breve) Turquía ha dado un gran paso para incorporarse a la Unión Europea, lo que, caso de producirse, abriría una serie de elementos bastante interesantes al proceso de construcción comunitaria. Setenta millones de nuevos ciudadanos y una parte asiática que, mal que bien, siempre ha estado más orientada a Europa que sus vecinos naturales. El viejo enemigo otomano, la amenaza situada al costado sur-oriental del continente, se reconvirtió a partir de los años veinte en un estado laico y pro-occidental que arrambló con el decadente y decaído imperio, que tan malparado había salido de la Primera Guerra Mundial. Pese a ello, siempre quedan muchos interrogantes, pero a nivel personal, creo que la incorporación de este país será positiva, en el sentido de un enemigo secular que, siendo aliado, puede llegar a ser amigo, y de paso solventar los problemas no menos seculares que tiene con Grecia (a propósito de los límites territoriales entre ambos) y sobre todo a causa de la isla de Chipre.

    A nivel particular, las opiniones de la ciudadanía europea en torno a esta cuestión están contrapuestas. Particularmente en España, parece ser que por aquí somos muy entusiastas en cuanto a la incorporación turca, pero también somos igualmente precavidos por lo que respecta al choque cultural y, sobre todo, religioso. Ahora bien, después del visionado de determinadas muestras del buen hacer cinematográfico de los anatolios, me reafirmo en la opinión de que en el fondo y no tan en el fondo, todos somos iguales: véanse si no, estas imágenes tan particulares de la cinta Turist Omer Uzay Yolunda (algo así como “trágica equivocación”)



    El cartel de la película en versión original



    El capitán, llevando la caspa donde nadie ha llegado antes



    El primer oficial, fieramente armado con un...euh... alfiler gigante.



    El médico de a bordo da su diagnóstico.



    La oficial de comunicaciones, con su camisita y su canesú.



    ¿Bájanos, Scottie?

    Parece Star Trek ¿no es así? Los mismos uniformes, las mismas pintas cutres... pero esos Kirk, Spock y McCoy no se parecen ni por asomo a Will Shatner, Leonard Nimoy ni DeForest Kelley. Lógico, como diría el oficial vulcano, porque no son ellos, sino unos actores –ejem- turcos que los impersonaron en una delirante versión perpetrada (es de suponer que sin pagarle ni un duro a la Paramount, a la productora Desilu o al viejo Gene Roddenberry) y en la que metieron en danza a un taxista de Estambul, al tiempo que hacían una versión de dos duros del episodio de la primera temporada La trampa humana (lo cual, después de todo, no deja de tener su mérito porque la serie original estaba rodada con tres duros.) Al parecer, en los años setenta el cine turco vivió una gloriosa etapa, análoga a lo que fueron los exploitation italiano y español (con el legendario Juan Piquer Simón) donde se aprovechaba cualquier concepto que, llegado del otro lado del gran charco, estuviera generando buenos maravedíes a sus productores. Eso sí, los turcos, fans irredentos de Star Trek, Star Wars y los tebeos de Marvel, fueron más allá y copiaron sin ningún sonrojo a los originales, con el resultado de unas películas como Capitán América y Santo contra Spider-Man amén de versiones de La Guerra de las Galaxias (Dunyayi Kurtaran Adam) o El Mago de Oz (Aysecik ve Sihirlib Cucler Ruyalar Ulkesinde.)

    En resumidas cuentas, dado que de unos años para acá, nos están dando la vara con lo de consumir cine “de aquí” ¿para cuando un ciclo de producciones otomanas donde estén estas joyitas setenteras? ¿No deberían ser visionadas y comentadas en ¡Qué grande es el Garci!? Más cine, por favor. Y a ser posible, de Turquía.

    Enviado por lcapote a las 01:00 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/24726

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.22.58.239 (640725b5bc)
    Comentario

    © 2002 lcapote