Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > La Justicia, como el relámpago
    La Justicia, como el relámpago 2005-02-03

    Justice, like lighting, ever should appear to few men ruin, but to all men fear. Estos versos pertenecen a un poeta del S. XVII, Thomas Randolph. La traducción vendría a ser algo así como “La justicia, como el relámpago, a pocas personas afecta, pero todos la temen”. Quinientos años después, esta sentencia sigue siendo igualmente válida para definir la relación que la ciudadanía tiene con el poder judicial. La verdad es que la historia de la literatura está llena de frases similares del estilo de quien monta casa, pleitea o se casa, queda con la bolsa rasa o la más popular y castiza de en juicios te veas y los ganes. Las personas miran a los juzgados como a los hospitales: con una mezcla de respeto y pavor, aunada por el deseo de no tener que ir nunca a otra cosa que no sea una visita. Cierto es que no todo el monte es orégano, pero historias como la de Dolores Vázquez no ayudan precisamente a cambiar esa sensación.

    En estos días ha saltado a la palestra una vez más la historia de esta señora, que se vio acusada y condenada por un jurado popular, de la muerte de la hija de su antigua pareja, a causa de lo cual pasó diecisiete meses en prisión. El posterior asesinato de Sonia Carabantes y la detención de Tony Alexander King dieron un giro inesperado a los acontecimientos y ahora, casi año y medio después, se ha decretado su absolución. ¿Final feliz? Ni de coña. Nada puede cambiar esos diecisiete meses, ni todo el calvario judicial. Más aún, para una parte de la opinión pública, Dolores Vázquez seguirá estando vinculada al caso Wanninkof. Como Santiago Carrillo dijo una vez a José Luis de Vilallonga, “al igual que tú serás el marqués rojo hasta el día en que te mueras, yo seré el asesino de Paracuellos por toda la eternidad”. Ahora, pero sobre todo en los momentos más álgidos del proceso, los medios de comunicación ejercieron un papel fundamental a la hora de crear un estado de opinión. El dolor de una madre y la necesaria impersonación de un culpable hicieron el resto. El caso dio carnada durante semanas, casi meses, a lo más deleznable de la pequeña pantalla, a esos merodeadores de basurero que sólo parecen tener un índice de audiencias donde deberían de tener los principios y que no tuvieron –ni han tenido, ni tienen- reparos en montar toda suerte de juicios paralelos que interfirieron –e interfieren, e interferirán- en el normal desarrollo de la Justicia. Será interesante comprobar si los / las impresentables (i)rresponsables del asunto dedicarán al menos la cuarta parte del tiempo a publicitar la noticia de la absolución y a reflexionar sobre la diferencia entre presunción de inocencia y presunción de culpabilidad.

    Desgraciadamente, éste es sólo un ejemplo entre muchos, pero debería llamarnos a reflexionar sobre lo malas consejeras que son las prisas y, sobre todo, los calentones, o peor aún, los intereses de dudoso pelaje, a la hora de afrontar las cuestiones jurídicas. No se puede legislar de cara a la galería, ni juzgar en atención a la opinión pública. Los juristas intentamos convencer al mundo de que hacemos una ciencia, pero dejando aparte la dificultad que tiene trabajar con el método científico para estudiar una realidad que cambia con tanta facilidad, hay que asumir que la disciplina científica tampoco actúa conforme a los dictados de la estadística o de las ventoleras de turno(otra cosa es que algunos de sus resultados y aplicaciones se empleen con tal fin, pero todo descubrimiento es susceptible de ser mal empleado, para mal o para peor.) El mejor testimonio y resultado que podemos dar es el de actuar y trabajar objetivamente, intentando que los elementos discordantes influyan lo menos posible. Lo otro es pan (y circo) para hoy y hambre para mañana. Y determinados medios de comunicación, amén de ciertos profesionales (¡ja!) del ramo, deberían recordar la importancia de su labor y las consecuencias de su mal uso. Luego no se ofendan porque se les llame hacedores de telebasura. Una vez más, me gustaría saber dónde estaban el comité de sabios, el Defensor del Pueblo y los sesudos conciliábulos habituales en situaciones como esa. ¡Ah! Estarían linchando a Shin-Chan, como de costumbre.

    Enviado por lcapote a las 01:00 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/26256

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 107.22.34.37 (2f3d22f9db)
    Comentario

    © 2002 lcapote