Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > ¡Cuán mala consejera es la nostalgia!
    ¡Cuán mala consejera es la nostalgia! 2005-10-06

    Supongo que alguna vez, todos hemos caído en la tentación de querer volver hacia atrás en el tiempo, aunque sólo fuera para tener el instante de revisitar algún acontecimiento o situación que nos hiciera sentir a gusto. Un sabor, un olor, una imagen... se convierten en algo especial porque nos permiten evocar un pasado que, a veces más, a veces menos, siempre recordamos con cariño (quizá por aquello de que al final son los buenos recuerdos los que permanecen... aunque no estoy yo tan seguro).

    Sin embargo, esa nostalgia puede jugarnos a veces la mala pasada de valorar algo mejor de lo que se merece. ¿Cuántas veces no hemos vuelto a leer un libro, probar una comida, ver una película, descubriendo que, desgraciadamente, aunque todo parece igual, ya no es lo mismo? Quizá se deba a que, después de todo, somos nosotros los que evolucionamos –o involucionamos, que de todo hay- pero a mí me ha pasado y, mal que me pese, pese a estar advertido, con la revisión de una serie de mis años más mozos: La Batalla de los Planetas.



    La Batalla de los Planetas es, como rezaba la canción, una gran guerra interestelar, que se narraba en una serie de animación que RTVE emitió entre 1980 y 1981. Su esquema recordaba muchísimo a la popular Mazinger-Z A saber: Malo maloso con sicario un tanto inepto que intenta dominar la Tierra y al cual se opone un centro de investigaciones comandado por un profesor bigotudo, que sirve de base al arma más potente de la defensa terrestre: una nave azul y grana que respondía al nombre de “Fénix” y tripulada, no ya por un adolescente hortera estilo Koji Kabuto, sino por cinco jóvenes de gran valor, que tenían una fuerza superior y que eran igualmente adolescentes y horteras. Mark (el líder serio), Jason (el broncas), Princesa (la chica), Keyop (el gracioso) y Tiny (el gordo fortachón) eran el Comando-G. Al grito de “¡Mutación!” los chavales cambiaban sus camisetas numeradas y sus pantalones de mil rayas por unos trajes de motoristas de exhibición con mucha pluma, y se dedicaban a luchar contra los ineptos soldados del Planeta Espectra, comandados por el no menos incapaz Zóltar, el cual, cual Barón Ashler, acababa siempre pidiendo perdón al Jefe Supremo del cotarro villanesco. Como plus, el Comando G contaba con el asesoramiento de Zark 7, un robot que parecía el hermano chatarra de R2D2, y que se pasaba la vida vigilando unos monitores, jugando con su mascota mecánica, el perro Roberto 1, y ligoteando vía micro con Susan, una colega de Plutón (el Messenger no descubrió nada, y además está limitado a este planeta). Zark nunca salía del Centro Neptuno y se limitaba a transmitir información al equipo, mientras su voz en off explicaba algunos datos poco claros de la trama, aunque, aún con siete años, siempre me pareció sospechoso que, como Clark Kent y Superman, nunca viéramos a Zark 7 y el Comando G en un mismo plano.

    Veinticinco años después y en plena fiebre del DVD, Suevia Films se ha descolgado con una caja que recopila toda la serie emitida en nuestro país –canciones de Parchís incluidas- y la tentación fue mucha. ¿El resultado? Que quizá hubiera sido mejor quedarse con el recuerdo pasado, y no porque la serie haya perdido con los años ni en estética, ni en animación –que hortera una vez, hortera siempre- sino porque ahora resulta inevitable que todos los “arreglillos” de esta versión española canten como un coro de sobacos. La Batalla de los Planetas era la adaptación para Estados Unidos de Gatchaman una serie nipona en la que un grupo de jóvenes investigadores-ninja se enfrentaba a una organización secreta que, dirigida por un alienígena, operaba plenamente en la Tierra. La primera en la frente: el conflicto interestelar no había existido nunca. Además, el original era sumamente violento: los malos no se cortaban en reducir a cascotes una ciudad con varios millones de habitantes en su seno y, además, Zóltar ocultaba un secreto bastante morbosillo, eso sin contar con que al final mataban a... Pero esa es otra historia. El yanqui espabilado de turno tomó los derechos de la serie y, viendo el éxito que cosechaba por aquellos años (finales de los setenta) una película llamada La Guerra de las Galaxias se sacó de la manga el llevar el conflicto entre el Comando-G y Espectra a las estrellas. Al material original se añadieron nuevos trozos con viajes espaciales (inevitablemente, la misma y chapucera secuencia) haciendo que las aventuras que originariamente transcurrían en la Tierra, acabaran siéndolo en otros planetas que, sospechosamente, estaban muy bien terraformados y habitados por gente normal y corriente (panspermia estelar pura con la que Thor Heyerdal hubiera llegado al orgasmo mental). Y además, se añadieron las escenas del Centro Neptuno, con Zark 7, Roberto 1 y Susanita. Si con siete años hacían gracia, con treinta y dos, el robotijo con forma de cubo de la basura y sus dos compinches acaban colmando la paciencia de cualquiera con sus comentarios en off en plan “buen rollete”. La nostalgia se ha acabado convirtiendo en curiosidad por conocer el original japonés (que en Yanquilandia están editando a todo trapo desde el mes de febrero). Creo que debí haber escogido Ulises 31 para estas revisitaciones de la infancia.

    Enviado por lcapote a las 05:01 | 2 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/33584

    Comentarios

    1
    De: asmodeo de sinan Fecha: 2005-10-14 22:22

    La verdad,sin animo de ofender es que jamás me llegó a gustar Comando G.Yo prefería Mazinger z,El capitán Harlock,Vickie el vikingo...Al cabo de muuucho tiempo he vuelto a verlas,esta vez dobladas al catalán ¡y me siguen pareciendo geniales!y las canciones en catalán tienen su gracia...¡prueba a cantar la de la abeja Maya y verás que risas...!



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2005-10-15 03:01

    Creo que es parecido a oír hablar a Mr. Spock en gallego... aunque por costumbre del doblaje, rara vez recordamos que las voces en castellano no son las de los actores y actrices que vemos en pantalla. Yo también prefería Mazinger-Z y me enganché a Comando-G por las obvias similitudes (profesor bigotudo incluído).



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.146.27.245 (4099d3e2f4)
    Comentario

    © 2002 lcapote