Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Crónica del XIII Salón Internacional del Cómic de Santa Cruz de Tenerife
    Crónica del XIII Salón Internacional del Cómic de Santa Cruz de Tenerife 2005-10-18

    (Artículo publicado originalmente en The Dreamers)

    El pasado 30 de agosto cerró sus puertas la décimo tercera edición del Salón Internacional del Cómic de Santa Cruz de Tenerife, con lo que el evento canario se consolida definitivamente como uno de los certámenes veteranos en nuestro país. Atrás quedaba un mes largo en el que los visitantes del Centro de Arte la Recova pudieron apreciar la obra de los distintos autores invitados desde el 29 de julio. A quienes no conocen el salón tinerfeño, suele llamar la atención la extensión del mismo, que suele prolongarse durante varias semanas. Ello se debe a que originalmente, el evento se concibió como una forma de mantener abierto el centro de exposición santacrucero durante el mes de agosto. A partir de la séptima edición (1999) se introducen en los primeros días del salón una serie de actividades en las que los autores invitados participan y se dan a conocer ante un público para el que la insularidad se traduce en una dificultad añadida para seguir una afición –la de los tebeos- que nunca pasa en España por buenos momentos.

    En su duodécima edición (2004) el salón alcanzó un merecido éxito de público y crítica, en parte por el cambio de fechas (de agosto a noviembre, lo que permitió organizar una serie de visitas guiadas y aumentó notablemente el número de visitantes), en parte por la presencia de autores y editores que representaban al cómic estadounidense, al manga nipón y al tebeo europeo, a las nuevas tendencias y a lo más veterano. Así pues, en esta ocasión, los organizadores se encontraron con la difícil tarea de superar la marca de un listón que ellos mismos habían dejado muy alto; a ello había que sumar otros contratiempos que se fueron sumando: por cuestiones de agenda cultural, el salón no podía realizarse en noviembre, y después de los rumores que lo situaban en octubre, se adelantó a agosto, un mes en el que las vacaciones lo privaban de buena parte de su público potencial, además de acortar bastante el tiempo para la realización del mismo e impedir que invitados ya asegurados acudieran. Pese a todo, el equipo COCAINC, comandado por Patricio García Ducha y Eduardo González García, logró completar una propuesta que, al menos, está a la altura de las precedentes.

    Uno de los aspectos que llama la atención de la presente edición ha sido lo prolongado de las actividades con invitados, que se extendió a lo largo de diez días, frente a los tres que habían sido tradicionales, y que motivó que los invitados se repartieran en dos partes, bien diferenciadas. En la primera, el público visitante pudo conocer la obra de Jacob Klemenčič, David Krančan y Mateusz Skutnik, tres de los componentes del colectivo Stripburger, un nutrido grupo de autores que intentan desarrollar el noveno arte en los países del otro lado del antiguo telón de acero y donde la industria del cómic brilla por su ausencia. Después de causar honda impresión con sus variados trabajos, la exposición dedicada al cómic en la Europa del este atrajo la curiosidad de los visitantes de la Recova, que igualmente manifestaron su sorpresa al escuchar las enormes dificultades por las que pasa quien por aquellos pagos quiere dedicarse al mundo de la viñeta.

    También hubo en estos primeros días, un espacio dedicado a la animación. Por un lado, de la mano del propio Klemenčič, que trajo una muestra de cortos del Festival de Animación de Lubliana (Eslovenia), y por otro, con la presencia del asturiano Manuel Sirgo, ganador de un Goya y una de las figuras más importante en el mundo de la animación en España, al haber trabajado con las principales empresas de animación, Walt Disney y Warner BROS. Sirgo, como fundador y responsable del estudio de animación 12 Pingüinos, (responsable de éxitos como Las Tres Mellizas) dibujó un panorama un tanto oscuro para la industria de los dibujos animados en nuestro país, que difícilmente puede competir con los baratos estudios chinos, coreanos y tailandeses, pero que está encontrando en los largometrajes un fundado motivo para la esperanza, ya que en ese campo se estaban realizando obras de gran calidad, extremo éste que quedó refrendado en la proyección de sus cortos Pollo, Pollenstein y OS.O.S.

    Sin abandonar el mundo del cine, pero ya en imagen real, las referencias al tebeo japonés vinieron a través de las películas aportadas por Gloria Fernández y Enrique Galcerán, dos de los miembros del colectivo Cine Asia, que edita una revista de idéntico nombre, y la cuál está abierta a todas las formas de expresión cinematográfica de cualquier país que englobe el continente asiático. De su mano, los visitantes pudieron disfrutar con cuatro filmes que no han sido estrenados oficialmente en España: Sky High (gracias a la colaboración de Shonen Films), Volcano High School (gracias a la colaboración de Selecta Visión), Ping Pong y Cutie Honey, así como conocer un poco mejor una publicación que en su año de vida se ha convertido en un modelo a seguir, tanto entre las revistas centradas en el cine como en las que se dedican a otros menesteres venidos del lejano oriente.

    En la segunda parte, los temas centrales del salón abordaron los problemas del mundo del tebeo desde una perspectiva más cercana, con la presencia de autores isleños que relataron su experiencia a la hora de hacerse un hueco como profesionales del medio en una región como la canaria, donde los problemas comunes a nivel nacional se multiplican por la fragmentación del territorio y lo reducido de la población. Particularmente positiva es la experiencia del herreño afincado en Madrid Rubén Armiche, que presentó en el salón su álbum El cómic de la Bajada, una obra que, financiada por el Cabildo Insular de El Hierro, relata la tradición según la cual la virgen patrona de la isla del meridiano llegó a esa tierra, y que contó con la presencia de la Consejera de Cultura de la institución. Armiche manifestó su deseo de dignificar al tebeo a través de este trabajo, en el que intenta demostrar lo que en otros países como Japón ya está asumido: que es un medio válido para contar historias, pero también para enseñar Historia. El cómic de la Bajada es una curiosa excepción en un ámbito donde las lamentaciones son constantes: una obra financiada con dinero público que ha calado profundamente en la población herreña y que ha abierto a su autor las puertas a un nuevo trabajo en la línea del ya publicado. De Gran Canaria llegó Anu Jato, ilustradora y antigua colaboradora del diario Canarias 7, que actualmente pugna por publicar su primer tebeo como profesional. En Tenerife estaban Paola Cipitelli y Eduardo González, cuyas tiras se publican en el diario La Opinión. Los tres contaron sus experiencias y las dificultades por las que pasaban para dedicarse a esto de los tebeos –puertas que se cierran, ventanas que no se abren, ausencia casi total de editores apostadores- pero también su determinación a seguir adelante.

    De Madrid vino Carla Berrocal, con su obra Hire, el terrible vampiro samurai, debajo del brazo. La autora hizo gala de su bien merecida fama de persona simpática y enrollada, mientras firmaba ejemplares de una obra que, merced a la exposición (contundente la imagen a tamaño gigante del protagonista) y cercanía de su responsable gráfica, se convirtió en uno de los éxitos de ventas del salón. Junto a Anu Jato y Paola Cipitelli, Carla abordó uno de esos temas recurrentes en los eventos de esta natura: las mujeres y el noveno arte. Patricio G. Ducha, moderador de esa mesa, se encargó de echar la oportuna leña al fuego para que la discusión, aunque prolongada, fuera particularmente amena.

    De Estados Unidos vino Mark Crilley, responsable, entre otras cosas, del cómic infantil Akiko (del que se rumorea que habrá una película, si el proyecto llega a buen puerto). Viajero infatigable, habló de sus próximos trabajos, con un estilo mucho más próximo al del manga. A través de las fabulosas ilustraciones que componían su exposición, Crilley demostró como puede llegar a plasmarse en viñetas toda una vida de aventuras a lo largo y ancho del globo. Junto al resto de invitados de los últimos días, el estadounidense habló del panorama del tebeo independiente como alternativa más o menos real a la producción comercial.

    Especial mención merece, como viene siendo uso y costumbre en las últimas cuatro ediciones, la aportación del periodista, publicista y estudioso de los tebeos Eduardo Serradilla Sanchís. En esta ocasión, las conferencias que impartió y las exposiciones que comisarió se centraron en los últimos tebeos llevados a la gran pantalla (Elektra, Los 4 Fantásticos, Sin City), en el coleccionismo de figuras de acción (vulgo muñequitos) y en una monumental visión de la ciencia ficción en la que arrancaba con la invasión marciana relatada en La guerra de los mundos y cerraba con el Episodio III y Las guerras clon. El grancanario había cifrado su participación en el salón chicharrero en cuatro ediciones, que arrancaban en 2002 (año del estreno de El Ataque de los Clones) y finalizaban en 2005 (con la salida a la gran pantalla de La Venganza de los Sith) y su despedida no pudo ser más sobresaliente. Su charla De la guerra de los mundos a la guerra de las galaxias, salpicada por la proyección de cortes de las películas más memorables de la ciencia-ficción de los últimos ochenta años, fue una lección magistral acerca de un género que ha dado lo mejor y lo peor al cine, la televisión y el cómic.

    Como todos los años, la organización habilitó un espacio –la tebeoteca o echadero de los tebeos- para que quienes lo desearan echaran una hojeada a los cómics que guarda el salón, iniciativa que en esta ocasión contó con la colaboración de diversas editoriales que cedieron material para engrosar y actualizar las estanterías saloneras. E igualmente, no hay que olvidar el trabajo de la traductora oficial del evento, Elena Santana Guevara, que al igual que el año pasado sirvió de puente de comunicación entre los invitados extranjeros y el público.

    Es de esperar, en resumidas cuentas, que el salón –único evento de estas características en Canarias que ha tenido continuidad- siga creciendo en esta línea que los responsables del mismo se han marcado: traer representantes de todas las tendencias; de América, Europa y Asia; valores consagrados y jóvenes promesas, amén de seguir abriendo las puertas a otros temas, más o menos relacionados con el noveno arte, con la confianza de que el baile de fechas al que venimos asistiendo desde hace tres ediciones culmine en una fecha fija, a ser posible fuera del período estival, habida cuenta de la muy positiva experiencia de la edición de 2004.

    Enviado por lcapote a las 01:14 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/33887

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.205.172.57 (83b5d1d4e9)
    Comentario

    © 2002 lcapote