Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Treinta y tantos
    Treinta y tantos 2005-11-11

    Después de una agria polémica -¿con Iñaki Gabilondo?- Canal Plus ha digievolucionado en Cuattro, una cadena que le recuerda a uno a la Telecinco y la Antena 3 de hace ya muchos años, cuando empezaban titubeantes a enfrentarse al dinosaurio del ente y mezclaban programas de diverso pelaje con reemisiones de series más o menos clásicas y más o menos recordadas. Ahí están Comando-G (no sé si la original japonesa, la versión de Zark 7 o lo que vino después) Melrose Place y, sorprendentemente, una serie que me gustó hace un montón de años: Treinta y tantos.

    La serie cuenta los avatares de siete adultos –dos parejas y tres solteros- cuyas vidas arrancaron a finales de la década de los cincuenta y se enfrentaban a los problemas propios de esa edad y ese tiempo –era la segunda parte de los ochenta-: matrimonio, hijos, trabajo, empresa... Ni los casados ni los solteros se libran de las dificultades: Hope y Michael acaban de ser padres y afrontan que se acabó su vida en libertad; Nancy y Elliot han alcanzando un punto de aburrimiento en el que su matrimonio funciona más por rutina que otra cosa; Melissa, la prima de Michael, parece incapaz de encontrar una relación y su camino se cruzará con el de Gary, amigo de éste y estrafalario profesor de universidad que parece incapaz de asumir un compromiso formal. Drama con toques de comedia, comedia con toques de drama, cuesta creer que esta serie haya envejecido tan bien y que plantee trucos narrativos que luego serían recurrentes en series posteriores.

    Treinta y tantos configuraun escenario tan válido para los treinta añeros de ahora como para los de la generación yupi, cuyos componentes eran los destinatarios de la misma en origen. Al menos, a servidora, que ya entra dentro del intervalo de edad al que iba dirigida la serie cuando fue creada, le parece así. O quizá sea la sensación de vértigo por haber llegado a los treinta y tantos. ¡Quién sabe!

    Enviado por lcapote a las 02:23 | 4 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/34621

    Comentarios

    1
    De: rvr Fecha: 2005-11-11 02:47

    ¿De Ghost in the Shell, que va antes, no cuentas nada? ;)



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2005-11-11 02:56

    Que he visto dos episodios y me ha gustado muchísimo :)



    3
    De: yo Fecha: 2005-11-29 02:55

    me gusta mucho esta serie es una de las mejores series que he visto.



    4
    De: Fred Perry Mason Fecha: 2005-12-02 13:39

    Que panda de moñones,yo tengo treita y tantos y no me comporto asi ni por el forro.A estos yuppis:NAPALM



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.157.226.227 (07be44c980)
    Comentario

    © 2002 lcapote