Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Opinando
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Supongo que por eso le llaman Santo
    Supongo que por eso le llaman Santo 2006-08-19

    Hace ya unos cuantos veranos y vía regalo, cayó en mis manos un libro llamado, valga la rebuznancia, El Libro Gordo de los Superhéroes, escrito por Sergi Sánchez, y donde el autor hacía repaso a buena parte de las series de televisión y películas que, hasta aquel momento, habían trasladado a la pantalla las aventuras de los justicieros provenientes tanto del tebeo como de la novela: superhéroes genuinos, vaqueros solitarios, espadachines pícaros, agentes secretos, hijos de la jungla… y los profesionales de la lucha libre. Esta última categoría fue para mí todo un descubrimiento.



    Los luchadores investigando un misterio paranormal. ¡Fríquer, toma nota!

    Tengo que reconocer que mi contacto con estos singulares “deportistas” provenía, como en la mayor parte de los casos en este país, de la WWF que emitiera TeleCinco en sus primeros tiempos (esos en los que creíamos que no podría superarse el listón casposo marcado por la pantalla amiga). Sin embargo, junto a ella o frente a ella, existía otra venerable tradición luchadora al otro lado del Río Grande. De Méjico vino un estilo de lucha que José María Iñigo intentó meter en España a finales de los setenta. Sin embargo, lo que aquí se veía como un entretenimiento para los niños, en el país americano es un fenómeno de masas, casi una religión. Aunque los luchadores le pongan tanto teatro a la cosa como sus colegas estadounidenses, el público se entrega y ruge; tiene sus ídolos y sus demonios y los venera y abomina con un grado de devoción tal, que como sucede en todos estos casos, los espabilados de turno vieron el negocio. Y no se equivocaron. Los luchadores mejicanos han protagonizado infinidad de productos que configuran lo más entrañable, casposo y simpático de la ciencia-ficción del lugar (lo que Don Absence llama “chatarra fanta-mex”. Tebeos, fonotovelas, películas... Cualquier luchador que tuviera proyección, contó con alguno de estos productos, y algunos hasta hicieron carrera en la gran pantalla. Sin embargo, ninguno alcanzaría el nivel de Rodolfo Guzmán Huerta, más conocido como Santo, el Enmascarado de Plata.



    Aquí, don Santo. Aquí, unos amigos.

    Santo, que en el cuadrilátero contó con una merecida fama de luchador caballeroso (algo así como Butragueño, pero con mamporros), dio en el clavo cuando, después de varias identidades, salió a hacer de las suyas con una máscara plateada. Este complemento ya no habría de abandonarle hasta su muerte, y con ella saldría enfundado en todas sus películas, aunque en ocasiones se hiciera el juego de desenmascararle fuera de plano. Cuentan las crónicas que hay quien llegó a hacer, al más puro estilo CSI, un retrato robot, a partir de las marcas que podían intuirse a partir de la prenda. El fenómeno fan, como se ve, no es nada nuevo.

    La carrera cinematográfica de Santo, abarca (más o menos, porque los datos son a ratos confusos) una cincuenta de películas, muchas de ellas emitidas en sesión doble, por su corta duración. En ellas, Santo, sólo o acompañado por colegas como Blue Demon, Mil Máscaras o Neutrón, se enfrentaría a extraterrestres, vampiros, hombre-lobo, momias (de Guanajuato), leprosos (¡!), espías… Ninguno de los malvados tradicionales se libró de recibir unos cuantos guantazos a manos de este buen señor, que también supo (o al menos intentó) adaptarse a las modas. Entre 1958 y 1982, Santo fue por libre, hizo de superhéroe (en lo que parecía un cruce entre Phantom y el Batman sesentero) y se asoció a la INTERPOL. Cuando llegó la ocasión, no le hizo ascos a las artes marciales y hasta llegó a tontear con el porno (versión flojita, eso sí). Su fama traspasó las fronteras aztecas, ya que de países como Cuba, Colombia o España, llegaron fondos para coproducir sus andanzas; y lugares más culturalmente alejados como Egipto, Líbano o Marruecos consumieron ávidamente la filmografía santiana. En Turquía, su presencia en el c(l)ásico 3 Dev Adam lo sitúa a la altura de Star Wars o Star Trek, que también fueron oportunamente intertexualizadas (palabro pijo para encubrir el plagio vulgaris) por la cinematografía otomana. A su muerte, en 1984, Santo había entrado en la leyenda, y como dice Sergi Sánchez, a partir de una materia prima poco proclive para los mitos: la caspa.

    En la actualidad, las películas de Santo se siguen reemitiendo por televisión, existiendo edición para el mercado doméstico, tanto en VHS como en DVD. Las nuevas versiones del género no han contado, al parecer, con el favor popular, pero los clásicos se siguen devorando. Tal es así, que Cartoon Network dedicó a Santo una serie de dibujos animados a principios de esta década, con un estilo gráfico que recordaba mucho al de Bruce Timm y compañía en Batman: The Animated Series. Mientras sus compañeros de fatigas cuadriláteras no llegaron a estos niveles y, uno tras otro, tuvieron que retirarse, Santo sigue vivo, a través de su hijo, que recogió, para alegría de su ilustre papá, el manto plateado y (en una jugada que recuerda a los trucos de las productoras hongkonesas para explotar el mito de Bruce Lee) se fusionó con su el espíritu de su progenitor en la película Infraterrestre, lo que abre la puerta a nuevas aventuras del personaje y permite a uno gritar aquello de ¡Santo ha muerto! ¡Larga vida a Santo! El Enmascarado de Plata no parece querer resignarse al merecido descanso. Total, ya en una de sus películas ascendió a los cielos a través de una escalera, pues no había otro sitio para un justiciero tan virtuoso sanote. Como decían al final de aquella escena, supongo que por eso le llaman Santo.

    Enviado por lcapote a las 20:24 | 6 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/42306

    Comentarios

    1
    De: Asmodeo de Sinan Fecha: 2006-09-03 04:27

    Hablando de luchadores mexicanos dé vuesa merced un vistazo a esto que he hallado en youtube:
    http://www.youtube.com/watch?v=XJGUB7YryTk
    La musiquilla es pegadiza,llevo un buen rato sin parar de tararearlo¿va siendo hora de visitar al psiquiatra?



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2006-09-03 17:14

    Jejejejjee. Esta serie no deja de ser un homenaje-parodia de los luchadores mejicanos estilo Santo. He visto algún episodio suelto, pero no me interesó demasiado :)



    3
    De: antonio Fecha: 2007-02-09 21:52

    puto el santo y blu demon que chingen su madare jajajqjajajajajajajaja pendejos piloto suisida la arma mas jajajajajajajajajajajajajajajajjajajajjajajajja



    4
    De: LALO Fecha: 2007-05-25 12:54

    El Sergi Sanchez se creia mu gracioso haciendo ese libro del que lo unico que vale son las fichas tecnicas y las fotos el resto no vale ni para limpiarme el culo .



    5
    De: diana laura santiagos martines Fecha: 2007-10-05 00:27

    eisanto es un buen amigo todos los que digan que es tonto es mentira y eso se los albierto invesiles



    6
    De: Anónimo Fecha: 2010-03-11 12:24

    huhgjijjjkk`++++++++



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.139.217 (9286ee961f)
    Comentario

    © 2002 lcapote