Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Ana
    Ana 2006-10-19

    Hoy he tenido que despedir a una amiga. No lo era desde hacía mucho. Apenas unos cuantos meses, pero eso no importa. A veces, muchas veces, no importa el tiempo transcurrido, sino las cosas con las que lo llenas. Ella era una víctima particularmente castigada por la violencia doméstica. En nuestras conversaciones, salía recurrentemente la historia del maltrato al que, primero su familia y luego su pareja, la sometieron día sí, día también. Era el retrato de una persona a la que habían arrebatado algo tan básico como es la dignidad, y luchaba con todas sus fuerzas por recuperarla. Para ello, luchaba todos los días contra el recuerdo de su exmarido, que la acechaba y amenazaba y que, como última lindeza, llegó a apuntarle con un arma (pero sin abrir fuego, como corresponde a la ralea de cobardes que ladran mucho pero que, a la hora de la verdad, no tienen lo que hay que tener para cumplir sus amenazas). La tensión resultante derivó en varios infartos, el último de los cuales se la llevó definitivamente en el día de ayer.

    Hace ya unos meses, El Pez comentaba la aprobación y posterior entrada en vigor de la ley contra la violencia de género, en una entrada que, como suele ser habitual en su bitácora, generó un debate en el que había opiniones para todos los gustos. Un poco por deformación profesional, un poco por preocupación, me sumé al mismo, centrándome específicamente en el aspecto penal. A propuesta de Javier, mi intención era llevar a cabo un pequeño análisis de la mencionada ley, sobre todo en su presunta novedad en cuanto al Código Penal, pero después de lo de ayer, no creo que pueda hacerlo.

    Mi amiga ya no está. Oficialmente, falleció por causas naturales. A los efectos prácticos, no se puede considerar para nada natural el maltrato psicológico de años al que fue sometida. Es imposible pensar en los términos de las frías y desapasionadas estadísticas, cuando se trata de una persona con la que has hablado y departido, que te ha hecho confidencias. La ciencia jurídica –si es que es tal- nunca prepara para estas cosas, pero previene contra la tentación de crear normas como las penales contenidas en la Ley contra la violencia de género. Son reglas pensadas de cara a la galería, y vendidas como la solución definitiva a un problema muchísimo más complejo. Presentadas como una novedad falsa, porque el Código Penal ya presentaba –y desde hace mucho, además- circunstancias agravantes aplicables a los supuestos de violencia doméstica. Escudadas en un concepto erróneo de discriminación positiva (que no se puede aplicar a las normas sancionadoras) y en una idea absolutamente retributiva y ejemplarizante de la pena que en otros países ya se ha revelado como algo inútil porque ¿disminuye la criminalidad en Estados Unidos, por el hecho de que estén instituidas dos penas definitivas como son la capital y la cadena perpetua? Evidentemente, no. La entrada en vigor de la norma no ha supuesto un descenso del número de víctimas de violencia familiar. Todo lo contrario: el macabro contador sigue sumando y subiendo. Otros mecanismos protectores de la ley han sido subvertidos para lograr un divorcio rápido y favorable. En definitiva, una gigantesca chapuza para dar soluciones rápidas a un problema que requiere actuaciones a todos los niveles, y no sólo el penal. Un recordatorio de que las leyes son medios para alcanzar fines, y no fines en sí mismos. Una norma que ha sido respetada por aquellas personas que ya respetaban lo que había antes.

    Mi amiga ya no está. Pero antes de irse, se enfrentó una última vez a su agresor de tantos años y le plantó cara. Una mujer desarmada frente a un tío con pistola, que no osó disparar. Poco después, se deshizo de los últimos signos de lo que había sido su vida en común. Recuperó su dignidad, aunque al precio de su vida. Hay quien diría que fue un buen cambio. Yo no sabría decirlo, porque ahora mismo, sólo puedo pensar que mi vida y ese mundo que no espera a nadie, están un poco más vacío porque otra persona que sólo intentó hacer el bien a quienes la rodeaban, se ha marchado antes de tiempo. En esta tesitura, no hay palabras de consuelo que uno pueda pronunciar para consolar a sus seres queridos y sólo restan las ansias de gritar: maldita violencia, maldito mundo, malditos todos.

    Enviado por lcapote a las 03:56 | 10 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/43841

    Comentarios

    1
    De: LoRd Fecha: 2006-10-19 07:12

    Te acompaño en el sentimiento amigo y coloco aquí una cita que me permití buscar y atreverme a colocar después de leer tu post...espero que ayude a consolar y que no te importe que la postee en tu guarida.


    "...Hay una influencia frecuente capaz de retardar el progreso de una entidad desencarnada en su camino hacia el mundo celeste.

    Esta siniestra influencia es la de la aguda e irreprimible pena que por la pérdida del ser amado experimentan sus parientes y amigos.

    Este es uno de los muchos tétricos resultados de la tremendamente equivocada e irreligiosa idea desde hace siglos dominante en Occidente acerca de la muerte, que no sólo ocasiona intenso e innecesario duelo por la temporaria separación de los seres amados, sino que la aguda aflicción de los que se quedan perjudica grandemente al que se marchó del lado de los suyos.

    Cuando nuestro desencarnado hermano, si cumplió como bueno durante la vida terrena se sume pacífica y naturalmente en la inconsciencia que precede a su despertar en los esplendores del mundo celeste, le perturban las vibraciones de los llantos, lamentos y gemidos que renuevan el recuerdo de las cosas del mundo que acaba de dejar."

    "...el afectuoso recuerdo de los que ya salieron de este mundo es una fuerza que, acertadamente dirigida en el sentido del ferviente deseo de que llegue pronto al mundo celeste, le será sumamente provechosa, mientras que las quejumbrosas lamentaciones y los copiosos llantos no sólo son inútiles, sino perjudiciales.

    Con seguro instinto prescribe la religión hinduista las ceremonias fúnebres del shraddha y la Iglesia Católica las oraciones por los difuntos."

    (The Astral Plane – Its Scenery, Inhabilitants and Phenomena)
    TPH, Krotona, 1896



    2
    De: Akin Fecha: 2006-10-19 11:01

    Lo siento mucho, ciertamente, no puedo menos que unirme a grito con el que cierrras la historia, no se puede decir mucho más.



    3
    De: Anónima Fecha: 2006-10-19 11:17

    :'(



    4
    De: Daurmith Fecha: 2006-10-19 12:38

    Lo siento muchísimo, Luis.



    5
    De: Algernon Fecha: 2006-10-19 12:50

    Descanse en paz.



    6
    De: Dalreth Fecha: 2006-10-19 14:38

    " Larga fue la ruta que le trazó el destino
    sobre montañas pedregosas, grises y frías,
    por habitaciones de hierro y puertas de sombra y florestas nocturnas sin mañana."

    Pero piensa que también hubo cosas buenas en su vida y seguro que tú fuiste una de ellas.

    Un beso muy fuerte Luis.



    7
    De: MJ Fecha: 2006-10-19 16:14

    Lo siento mucho, brother.

    Un beso.



    8
    De: descalza Fecha: 2006-10-19 21:29

    Lo siento mucho, amigo mío. :-(



    9
    De: Asmodeo de Sinan Fecha: 2006-10-19 22:22

    Lo siento mucho,maese Capote.Cuando un ser querido fallece ya es una de esas cosas que por más que queramos son irreversibles y que a todos y todas tarde o temprano nos pasa.Pero que además fuese a consecuencia de la mala vida que le dieron otras personas(si se les puede llamar así)no tiene nombre.
    Un fuerte abrazo desde Barcelona. :-(



    10
    De: mariana Fecha: 2006-11-15 02:37

    lo siento mucho es todo lo que te puedo decir amiga



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.145.183.43 (ee5abecacb)
    Comentario

    © 2002 lcapote