Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Opinando
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Amargores
    Amargores 2007-02-18

    Aunque pueda parecer raro, viniendo de un canario, tengo que reconocer que no soy nada carnavalero. Admiro el curro que se meten los diseñadores de los trajes de reina y de las carrozas (de las otras carrozas) y el hecho de que muchas personas quiten parte de su tiempo libre para escribir canciones, ensayar coreografías y demás, pero nunca me ha tirado el jolgorio santacrucero de estas fechas. Quizá tenga que ir a hacérmelo mirar, pero es lo que hay.

    El caso es que, no siendo carnavalero, hasta yo me he enterado de toda la movida de la gala de la elección de la Reina, de quién es Rafael Amargo, de que Bibiana Fernández (más conocida como Bibí Andersen) cantó –es un decir- una versión “tecno” de La Zarzamora y que Belén Esteban ¿emuló? ¿imitó? ¿parodió? a Madonna y estuvo a punto de crear un conflicto entre Iglesia y Ayuntamiento, a cuenta de una cruz. Por resumirlo rápidamente, la historia va más o menos así: la gala de elección de la Reina del Carnaval 2007 no contó por decirlo suavemente, con el favor popular y ahora, el Ayuntamiento estudia la forma de no abonar al artista la parte que todavía queda por pagar de sus emolumentos y de paso, demandarle por daños y perjuicios

    La verdad es que Amargo ya empezó su andadura como director de la gala con muy mal pie. Da la sensación que es uno de esos “artisssssssstas" que, habiendo triunfado en un campo específico, empiezan a darte gato por liebre y acaban haciendo buena aquella frase de los míticos electroduendes, según la cual “la cultura es basura y la basura es cultura”. En retrospectiva, mucho me temo que don Rafael vino aquí con una idea en la cabeza y no la cambió. Ahora bien ¿justifica esto que el Ayuntamiento de Santa Cruz pueda tomar las medidas legales de las que habla? Ése es otro cantar.

    Partiendo del hecho de que entre la corporación local y el coreógrafo existe un contrato aún vigente, hay que plantearse ante qué tipo de contrato estamos. El denominador común a todos ellos es la existencia de un acuerdo de voluntades a consecuencia del cuál surgen, para ambas partes, un conjunto de derechos con sus correspondientes obligaciones. Así, del vínculo contractual entre Amargo y el Ayuntamiento de Santa Cruz, el primero tenía el derecho a cobrar la cantidad estipulada y la obligación de organizar una gala que habría de representarse en la noche del pasado miércoles; por su parte, el segundo tenía el derecho de exigir que la gala en cuestión se representara en el lugar y tiempo pactados y la obligación de pagar los apalabrados maravedíes. El derecho de uno es la deuda del otro y viceversa, como corresponde a las obligaciones recíprocas. Por lo que parece, estamos ante un contrato de obra, de los que se regulan en los Arts. 1588 y siguientes del Código Civil.

    La regulación que nuestro código hace de este tipo de contratos ha quedado un poco superada por los tiempos: pensando en cualquier tipo de negocio donde surgiera una obligación de resultado (esto es, que el acuerdo fue firmado con el fin de alcanzar un objetivo que una de las partes de compromete a conseguir) estos preceptos valían lo mismo para el pintor que hace un retrato que para el constructor que hace casas (al menos hasta la entrada en vigor de la Ley de Ordenación de la Edificación, pero esa es otra historia); en su estructura básica, explican bastante bien cómo funciona el contrato en cuestión: a cambio de una cantidad de dinero, una de las partes del contrato lleva a cabo una actividad que concluye en la consecución de un objetivo, siendo exigible que complete el mismo (al contrario de lo que sucede en los llamados contratos de servicio, donde lo que existe es el compromiso de desarrollar una actividad vinculada a un objetivo, sí, pero donde éste no forma parte de la obligación, mas esa también es otra historia). En el caso de la gala, el objetivo es bastante complejo, por lo que podía estructurarse a través de varias obligaciones, tanto de actividad como de resultado: diseñar el espectáculo, escoger a los participantes, contratar al personal técnico y los medios necesarios, etcétera. Por lo que también cuentan en los papeles, Amargo ponía también su empresa de montaje de bolos. Ahora, una vez que se ha ejecutado –y nunca mejor dicho- el objetivo, el Ayuntamiento o, mejor dicho, los integrantes de la corporación han salido a los medios para declarar que van a pedir daños y perjuicios y que si pueden, no van a cumplir con el total de la obligación dineraria que les vincula al bailaor. Traducido al cristiano jurídico, vienen a invocar el Art. 1105 Código Civil, que establece que quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas, así como el Art. 1124 Código Civil que establece en sus primeros párrafos que La facultad de resolver las obligaciones se entiende implícita en las recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere lo que le incumbe. El perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con el resarcimiento de daños y abono de intereses en ambos casos. También podrá pedir la resolución, aun después de haber optado por el cumplimiento, cuando éste resultare imposible. Básicamente, parece que la corporación considera que Amargo incumplió su parte del contrato, lo que justifica que no pueda reclamar el recíproco derecho a cobrar y además, como consecuencia de ese incumplimiento, se han producido una serie de daños, entendamos que vinculados a la imagen de la fiesta carnavalera, que también habrán de ser indemnizados. Por su parte, Amargo dice que todo se desarrolló conforme a la letra del contrato.

    ¿Tiene fundamento la postura del Ayuntamiento? Para empezar, hay que puntualizar que “están buscando la fórmula legal”, lo que no quiere decir que vayan a poder llevar a cabo eso que anuncian. Yendo por partes:

    -Para empezar, es casi imposible que el cabreo generalizado del respetable, pueda servir como argumento probatorio, para considerar que Amargo incumplió contrato. Las obligaciones son válidas y exigibles, en la medida en que su objeto es posible, lícito y está determinado. Someter este último requisito a algo tan voluble como la opinión pública, sería jurídicamente inaceptable.

    -Harina de otro costal es que Amargo, habiendo cumplido el objetivo, no haya cubierto todo el contenido del contrato. Pero para eso, tendríamos que ceñirnos a la letra del acuerdo y a la interpretación que pueda hacerse del mismo, conforme a los criterios marcados por la ley. Ahí pueden plantearse varios escenarios:

    Primero.- Que el contrato era tan genérico que Amargo tenía carta blanca para hacer en la gala lo que quisiera, siempre y cuando incluyera a algunos grupos carnavaleros y la elección de la reina, que para eso estaba. En ese punto, mucho me temo que el Ayuntamiento tendría que envainársela y pagar lo que falta. Y habría que preguntarse cómo es posible que se firme un contrato para que del erario público salga un millón de euros, donde se deja tanta cancha a la otra parte.

    Segundo.- Que el contrato especificara no sólo el objetivo de la gala, sino también, con mayor o menor detalle, una serie de líneas maestras sobre su desarrollo, tales como la temática de la misma (ya que desde hace bastante, el carnaval se dedica a algún tema), los grupos que participarían, los presentadores, etcétera. En la medida en que, consciente o negligentemente, Amargo se hubiera salido sin acuerdo previo del guión establecido, podríamos hablar de incumplimiento, no total, evidentemente, porque la gala se llevó a cabo, pero sí parcial. Y en la medida en que ese incumplimiento hubiera supuesto un perjuicio para la corporación, podría pedirse indemnización.

    A la vista de lo anterior, me da en la nariz que el Alcalde de Santa Cruz y el Concejal de Fiestas están intentando salir del paso, usando una política bastante habitual, que es la de ponerse del lado de la masa cabreada, para evitar que ésta les pase por encima. Hay momentos en los que, leyendo sus declaraciones, parece que Rafael Amargo tomó por asalto Santa Cruz, como si fuera el Almirante Nelson y que la gala fue poco menos que una imposición. La realidad es que este señor vino porque se le llamó desde el Ayuntamiento.

    Bien puede argumentarse que los problemas surgieron cuando ya no había margen de maniobra para reaccionar y / o sustituir al elegido, pero el contrato, por lo que parece, se hizo en base a un proyecto y si el esperpento del otro día ha sido fiel reflejo del mismo, poco hay que invocar en materia de incumplimiento. La responsabilidad, más que civil, sería política, y de los que decidieron, mantuvieron y rubricaron la presencia de Amargo como director de la gala.

    La verdad es que este fiasco ha llegado en el peor momento posible para el Alcalde de Santa Cruz. Don Miguel Zerolo, que hace unos meses veía cómo su nombre aparecía vinculado a una investigación en materia de corrupción urbanística (tema ya comentado en esta entrada y ahora, a tres meses de las elecciones donde se presenta para la reelección (pese a las maniobras desarrolladas dentro de su propio partido) ve cómo una de las fiestas grandes del municipio se convierte en motivo de comentarios a nivel local, insular, regional y nacional. Si en la otra ocasión, asistimos a la estrategia de “gato panzarriba”, ahora toca la disculpa y la justificación. La primera era inevitable, pero la segunda causa sonrojo, sobre todo cuando se escucha al Concejal de Fiestas intentando cargarle el mochuelo de todo al “artisssssssssssssta". ¿Nadie quiso preguntar qué pintaba Belén Esteban en aquel sarao? ¿Nadie cuestionó la presencia de Dover, un gran grupo que ha hecho buenos conciertos en el Campus Rock, pero que no pinta nada en carnaval? A la vista de las excusas, parece que la corporación santacrucera está en manos de una pléyade de incapaces, y no creo que sea el caso. Si realmente es tan grave el daño que se ha hecho al carnaval con esta gala, si realmente se desea arreglar un poco el desaguisado, es igualmente inevitable que se asuman las responsabilidades políticas, más allá de un “lo siento, es que Amargo es un divo”. Cosas como ésta han sucedido en otras ediciones: con dinero público se trajo a un Bertín Osborne que casi no pudo presentar de lo perjudicado que iba; de jurados han estado Carmina Ordóñez, Ernesto Neyra y el Conde Lecquio. Y cuentan las crónicas que intentaron traer a Monica Lewinsky, en el apogeo de su fama. Esto último entra ya más en el terreno de la leyenda, pero indica que el deseo de dar bombo al carnaval santacrucero, a través de la presencia de famosos de más o menos pelo ha sido una constante. En todo caso, si esta vez han metido la pata con la elección del director, que al menos asuman las consecuencias de su equívoco, pero que no intenten dar gato por liebre, intentando actuar como la responsabilidad les fuera más o menos ajena. Será cosa, me temo, de la cercanía de las elecciones.


    Enviado por lcapote a las 00:49 | 4 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/47257

    Comentarios

    1
    De: Juanan Fecha: 2007-02-22 20:25

    Lo que pasa es que es ud. un mal canario, un antichicharrero, pagado por el Sanedrín de las Palmas.
    ¡Viva el Tenerife!
    ¡Arriba El Carnaval!
    ¡zerolo, zerolo, zerolo!



    2
    De: LoRd Fecha: 2007-02-26 02:46

    La pregunta que me venía haciendo estos carnavales ya ha sido sobradamente contestada, muchas gracias por sus aclaraciones jurídicas y por su particular visión de lo sucedido.

    Gracias a que argumenta con hechos ciertos opiniones fundadas en aquellos, hace posible está crítica constructiva que creo que a todos los lectores del blog complace.

    Y si a los que les interesa que Coacción Canaria siga rigiendo nuestros destinos, ya sea por estar trabajando de interino en el ayuntamiento, por que le permita construir siete alturas en lugar de tres o por cualquier otro nexo de interés... permitan al menos que esta reflexión les haga analizar fríamente dónde se van a encontrar los ciudadanos (de los que forman parte, si si, aunque no se crean pertenecientes a ese grupo de iguales que somos los Tinerfeños) cuando finalmente dejen el poder y el vago becario no pueda encontrar trabajo ni siquiera en un hotel del sur porque de tanto urbanizar ya ni los guiris de bajo presupuesto se vienen a emborrachar a Las Verónicas...



    3
    De: Manolo Fecha: 2007-02-28 05:32

    Visto desde fuera, el otro día en un programa de TV en el que dejaron entrar por teléfono a gente de Tenerife, me dio la sensación de que la gente estaba indignada previamente porque no se les había dejado formar parte en el espectáculo a sectores populares. No sé si lo entendí bien.



    4
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2007-02-28 11:17

    Fue una de las primeras meteduras de pata de Amargo, don Manolo: la idea era, al parecer, reducir la duración de la gala, haciendo que no actuaran todas las murgas y todas las comparsas, lo cual no era una mala idea. El problema es que el bailaor hizo unos desafortunados comentarios acerca de la profesionalidad de los componentes de tales grupos, y del estado físico de algunos de aquéllos, diciendo que iba a haber un filtro... para luego traer a Belén Esteban.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.226.113.250 (1e9255efab)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 lcapote