Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > ¿Nací en el Mediterráneo?
    ¿Nací en el Mediterráneo? 2007-04-05

    Esta mañana he estado en el hospital, recogiendo el resultado de una analítica que ha confirmado algo que sabía desde hacía bastantes años: que padecía lo que se llama “talasemia menor”. La talasemia es una una enfermedad hereditaria en la que se produce un defecto en la síntesis de la hemoglobina (si tenemos que hacer caso a lo que dice la Wikipedia) y me ha venido por vía materna, donde la padece una parte la familia, sin mayores consecuencias que una anemia más o menos molesta.

    Lo más curioso de esta historia es que la hematóloga me preguntó si tenía en ese lado de la familia algún ascendiente de origen italiano o similar. Y es que la talasemia fue descrita y analizada en el seno de poblaciones que habitaban alrededor del mar Mediterráneo. De ahí consiguió su nombre, ya que la palabra griega thalassa significa mar. No deja de resultar fascinante, que diría el Señor Spock, que a través de un rastro genético tan particular como puede ser una disfunción hereditaria como ésta, pueda llegar a deducirse el origen de algún antepasado perdido en la noche de los tiempos.

    Otra curiosidad, más cercana y preocupante, es el hecho de que, conforme a la legislación vigente en la materia, las personas que tienen –tenemos- esta talasemia menor, podemos donar sangre, cuando tradicionalmente esa anemia nos situaba fuera del colectivo potencial de prestadores. Al parecer, en los bancos hematológicos van siempre muy justos y han tenido que abrir la mano para que entren más reservas. Así que si tienen la oportunidad, damas y caballeros, háganse donantes: no cuesta nada, nuestro cuerpo serrano repone la pérdida con relativa rapidez y encima dan bollitos y jugos. ¿Se puede pedir más?

    Enviado por lcapote a las 21:23 | 3 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/48482

    Comentarios

    1
    De: La dalia azul Fecha: 2007-04-09 13:31

    A mi no me dejan porque peso menos de 50 kilos. Pero que conste que lo he intentado y que tengo mucho mérito por mi inveterado pánico a las agujas.



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2007-04-09 14:24

    Pues tienes que comer más gofio Te envío cuatro quilos por correo urgente.



    3
    De: 98865 Fecha: 2007-08-07 05:18

    5656566556555656458789



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.24.181 (071c157760)
    Comentario

    © 2002 lcapote