Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Desastre en Canarias
    Desastre en Canarias 2007-07-31

    Canarias de quema. Arde destruyendo buena parte de su riqueza forestal. El tiempo, la sequedad de los montes y el egoísmo ¿o tal vez el cretinismo? de un individuo están haciendo que este verano pase a la historia como uno de los más negros en materia de incendios. El estío, que se anunciaba como uno de los más calurosos de los últimos años, ya presagiaba que el riesgo de que el monte se quemara iba a ser mayor aún. Pero, como plantea el director del diario Canarias 7 en este artículo de opinión, cabe preguntarse si existían medios para evitar, en la medida de lo posible, la producción de una catástrofe de esta magnitud. El debate entre prevención (limpiar cada cierto tiempo los montes de pinocha) y protección (no hacerlo para no intervenir en la medida de lo posible en el desarrollo del ecosistema), entre teóricos de la extinción y currantes que llevan tiempo lidiando con el problema y, por qué no añadirlo, entre administraciones son partes de un cantar bastante más antiguo, pero que, como una canción del verano que nunca pasa de moda, vuelve a sonar en los medios cada vez que pasa esto. Puede que al individuo que se le ocurrió protestar por la precariedad de su empleo prendiendo fuego al monte de la isla vecina (que también podía haber puesto en práctica alguna alternativa como, qué se yo, quemarse a lo bonzo delante del Cabildo) le caiga todo el peso de la ley penal pero, aun siendo responsable civil del desaguisado, no podrá pagar ni en esta vida (ni en las de las siete generaciones posteriores que decía un comentarista de Canarias Bruta el daño producido. Dice el Art. 1902 de nuestro Código Civil, que quien consciente o imprudentemente provocare un perjuicio, está obligado a resarcirlo, esto es, a volver las cosas a la situación anterior a la producción de aquél o, en todo caso, a indemnizar económicamente a las víctimas. Este precepto recoge unos principios que son extensibles a todo el Derecho de Daños pero, dejando aparte que en un incendio de producción espontánea (como parece que son los de Tenerife y La Gomera) a nadie puede reclamarse, está claro que lo de resarcir está muy difícil y la indemnización no nos va a compensar por la pérdida. Gran Canaria ve cómo se quema buena parte de su esquilmada riqueza forestal, en otro tiempo magnífica; para colmo, ya está afectando a núcleos urbanos. En Tenerife y La Gomera, la laurisilva está seriamente amenazada. Son esos pequeños grandes tesoros que muchas veces olvidamos y que sólo podemos apreciar cuando estamos a punto de perder. Ojalá no sea así, pero en todo caso, cuando todo esto pase y se pueda hacer balance de lo acontecido, no estaría de más, que las cabezas pensantes de las cuatro administraciones concurrentes, se sentaran y establecieran las bases para que pueda existir una mejor respuesta a situaciones como ésta.

    En otro orden de cosas, el incendio ha sido la ocasión perfecta para comprobar la inutilidad de la otonómica. Mientras las cadenas nacionales han destacado reporteros en Gran Canaria (señala el amigo Miguel en Canarias que al menos lo han hecho TeleCinco y RTVE); mientras televisiones locales como Mírame TV (cementerio de elefantes del medio chicharrero) cubren el incendio de Tenerife, la TVC, al igual que sucediera con el tema del Delta, está desaparecida en combate, cual Chuck Norris en Vietnam. Es en cosas como ésta y para situaciones como ésta, para las que existen los servicios públicos. Pero no. Alguna cabeza pensante decidió que era mejor mantener la programación veraniega, con una OT de saldo y un atracón de telenovelas. Y así nos va, que dice mi colega de friqueridas varias, Ana Lisi Quinta Peñate.

    Enviado por lcapote a las 14:53 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/51237

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.22.58.239 (640725b5bc)
    Comentario

    © 2002 lcapote