Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Paranoias constitucionales 5: la casa por el tejado
    Paranoias constitucionales 5: la casa por el tejado 2007-11-02

    Han pasado dos semanas desde la última vez que actualicé la bitácora. Cosas de la vida, sorpresas inesperadas y a veces muy desagradables, han hecho que en todo este tiempo no haya podido poner nada nuevo por aquí. Ahora que, poco a poco, voy volviendo a la normalidad, vuelvo a echar una mirada a la quinta entrega del proyecto de pseudocarta magna que, cada quince días, ofrece cierto periódico tinerfeño. La redacción avanza –y retrocede, como veremos- incorporando cual pegotes las más variopintas cosas, y demostrando que su redactor va colando al buen tuntún lo que se le va ocurriendo o le van soplando, al tiempo que –aunque lo niegue- intenta corregir lo que canta demasiado, pero manteniendo la línea nazionanista que le caracteriza. Después del correspondiente peloteo a los responsables del diario (que, por su parte, intentan decir que no comparten las opiniones de nuestro constitucionalista favorito), suelta la siguiente perla:

    Ya hemos advertido de que una vez corregido y enriquecido este texto con las diversas aportaciones seriamente expuestas, se estructurará por títulos y capítulos para obtener el texto definitivo. Nos han señalado varios compatriotas y militantes que toda Constitución debe estar presidida por un Preámbulo que defina los conceptos generales a desarrollar por la Constitución, por lo cual, tras consultas con los futuros ciudadanos que nos han contactado, hemos redactado el siguiente Preámbulo, el cual, una vez aceptado, presidirá nuestra Carta Magna.

    Es encantador el uso del plural mayestático. ¿Será que hay más de una pluma –que no cabeza pensante- detrás de este engendro? ¡Quién sabe! La justificación viene dada por los comentarios de “compatriotas y militantes” (uséase, los buenos), que ya sabemos que los críticos y escépticos (uséase, los malos) lo llevamos más que crudo y estamos vendidísimos al oro de Mosc... de Washingt… de Madrid. Pero fíjense ustedes el nivel de conocimiento que maese Cubillo tiene del Derecho Constitucional, del constitucionalismo comparado o de cualquier carta magna consultable en la Red: un estudiante de Primero de Derecho, aunque sólo sea por la curiosidad de abrir el código de turno, sabe dónde va un preámbulo; y uno de Segundo que haya visto los primeros temas de Derecho Civil, sabe del valor de una exposición de motivos. Pero alguien que pretende que su panfleto sea una ley eterna parece ser que no. Uno no sabe si reírse (mucho) o preocuparse (lo justo, que hay cosas más importantes para tomarse en serio quelos desvaríos de un aspirante a dictador), y también –lo reconozco- desconoce qué prima en toda esta historia, si la ignorancia o el afán de poder. Pero vamos con el preámbulo en cuestión.

    El Pueblo de Canarias, ejerciendo sus poderes soberanos e invocando ante los Pueblos y Estados del mundo el apoyo y la simpatía por las reivindicaciones de nuestros justos y legítimos derechos nacionales, en tanto que pueblo del continente africano, colonizado desde hace seis siglos por una potencia europea y honrando la memoria sagrada del Pueblo Guanche, del cual somos descendientes directos y de cuantos antepasados y precursores nos precedieron en nuestra lucha por la independencia o la resistencia contra el colonialismo, con el fin supremo de conseguir una Patria Libre y Soberana y fundar una República Federal, para establecer una sociedad democrática, participativa y federal que reafirme los valores de libertad, igualdad, fraternidad y solidaridad y el imperio de la Ley y la justicia social para nosotros y las futuras generaciones, promueva la cooperación pacífica entre las Naciones e impulse y consolide el desarrollo y la integración interafricana de acuerdo con el principio de no intervención entre las naciones y la garantía del respeto de los derechos humanos, la negación de la aplicación de la pena de muerte o la tortura, el desarme nuclear del continente, el derecho sagrado del asilo político y protección de los desamparados, por todo lo cual, actuando en ejercicio de nuestro poder soberano y natural, en tanto que hombres libres, decretamos la siguiente Constitución, que una vez refrendada por nuestro Pueblo, será la Carta Magna de la República Federal Canaria.

    Como puede verse, el texto incide en algunos principios recurrentes en el articulado ya presentado: a saber, el nacionalismo decimonónico y el racismo. La invocación a la raza guanche por parte de un señor que, invocando ese pasado glorioso al que suele invocarse en estos casos, parece renegar de sus raíces particulares (pues no hay que olvidar que otros elementos, más cafres aún que don Antonio, se meten con él por considerarlo un mestizo (sic) por su origen gallego) causa estupefacción y, también hay que decirlo, muchas carcajadas. En otras formaciones, más realistas o menos carca-fachas, se asume a las claras que, como buena tierra de paso, somos el resultado de muchas mezclas entre pueblos, culturas, gentes, etcétera… Está muy bonito hablar del pueblo canario, cuando no se es capaz de definir qué es exactamente el colectivo (problema y pregunta que todavía espero que me respondan): el único elemento definitorio parece ser el origen aborigen (recordando a don Antonio que guanches eran los primitivos pobladores de Tenerife, por mucho que el vocablo se haya hecho extensivo a todos los que estaban en estas ínsulas antes del S. XV): ¿será que para ser canario se exige la pureza de raza? ¿Será que aquellos institutos universitarios que había que montar por cojones según entregas anteriores, estarían dirigidos a demostrar quién tiene más porcentaje de genes aborígenes? ¿Por qué mientras escribo estas líneas acabo de recordar a Adolf Eichmann y al “Doctor” Mengele? A lo mejor exagero, pero reconocerán ustedes que es de auténtica traca que se invoque el respeto a los derechos humanos, cuando el articulado publicado se dedica a pisotearlos, convirtiendo a los “no-canarios” en ciudadanos de segunda, cercenando la libertad de prensa y la de creencia, maniatando la autonomía universitaria. En fin, que este preámbulo le ha quedado al redactor como un mal folleto de propaganda de buzón.

    En cuanto al resto del articulado, la verdad es que resulta un tanto aburrido, aunque de vez en cuando encuentra alguno perlas como ésta que mencionan los amigos de Canarias Bruta, acerca de la reserva de alimentos para tiempos de crisis o guerra. Resulta curioso que, para llenarse la boca hablando de paz y desarme, el proyecto de pseudoconstitución sea pródigo en referencias militares: la situación de la capital obedece a cuestiones de estrategia (a una de cuando la guerra se hacía a lomos de caballos y las armas de fuego eran más peligrosas para el que disparaba que para el blanco), tenemos cuerpos armados a la patada, etcétera. Mención especial merece ese procedimiento legislativo acelerado, en virtud del cual también habrá una legislación fiscal en el plazo de tres meses; con este idéntico plazo pensado para la legislación civil, la penal y la administrativa, creo que los codificadores tendrán que hacer horas extras para que los plazos cuadren. Pero no se vayan todavía, que micer Cubillo no decepciona a la afición y nos deleita con alguna cosilla de este estilo:

    Art. 74).- El Consejo de Defensa de la República será el máximo órgano de consulta de la Nación para estructurar, planificar y organizar la defensa del Estado en todos los asuntos relacionados con la defensa y la soberanía de la Nación y sus fronteras terrestres y marítimas. Podrá reunirse en cualquier momento del año sin que la reunión sea anunciada. Estará presidido por el presidente y el vicepresidente de la República y lo conforman el responsable máximo de las Fuerzas Armadas Guanches, el ministro de la Armada y de la Defensa, los prefectos de los distritos de las islas que coordinan las Milicias Canarias y el presidente de la Asamblea Nacional Legislativa, el ministro de Asuntos Exteriores y el responsable de los Servicios Secretos Exteriores y el director en jefe de la Guardia Nacional Republicana.

    Lo dicho: mucho pacifismo pero hay un ejército federal, unas milicias insulares y una armada (parafraseando a los de Mentiras, malditas mentiras y estadísticas don Antonio debería ponerse al día y saber que unas potencias extranjeras han creado un nuevo arma que responde al nombre de aviación), eso sin contar a la guardia federal y la policía montada, claro. Pero lo que me llama la atención es la referencia a la Nación y sus fronteras terrestres y marítimas. Lo segundo es lógico, que para eso esto es un archipiélago pero ¿alguien puede informarme acerca de las fronteras terrestres con las que cuenta Canarias a día de hoy? ¿Es que vamos a invadir el continente? ¿O quizá, habida cuenta de la cabecera donde don Antonio rebuzna, digo, “constitucionaliza” quincenalmente, vamos a excluir de la madre patria a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria? ¿O quizá, cabe la posibilidad de que los conocimientos geográficos del redactor estén a la altura de su sapiencia jurídica? Cualquiera sabe. En todo caso, lo dejo aquí por hoy.

    P. D. En esta entrega, don Antonio se saca de la manga un Tribunal Federal, mezcla del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, que en el plano penal entenderá, entre otras cosas de crímenes de Alta traición hacia la República Federal, rebelión y violencia contra las autoridades federales, espionaje, crímenes contra el derecho de gentes, delitos de racismo y xenofobia, rapto, asesinato en primer grado, importación de drogas, violación de menores, corrupción grave de funcionarios e importación de armas y explosivos. Supongo que una de sus primeras tareas, caso de constituirse, sería la de enjuiciar a micer Cubillo. Lo digo por lo del racismo y la xenofobia, obviamente. Lo de causar vergüenza ajena demostrando la ignorancia del Derecho pese a haber estudiado la carrera, pese a ser bastante lamentable, aún no es delictivo, aunque supongo que en la antología del disparate jurídico que sería el bananato, todo podría pasar.

    Enviado por lcapote a las 02:38 | 14 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/53171

    Comentarios

    1
    De: Teresa Fecha: 2007-11-02 10:38

    Muy bueno, don Luis. Felicidades. Lo malo es que a lo tonto a lo tonto, han logrado colar el debate en el espacio mediático y social, en ls conversaciones.
    Un saludo y que los problemas se solucionen para bien :-)



    2
    De: Anónimo Fecha: 2007-11-02 21:07

    Por ahí dicen que Cubillo es abogado o sea... algo debería saber..., pero no se nota en absoluto.

    Respecto a la cosa militar , espionaje y todo eso, ¿sabrá este hombre lo del Google Earth?

    ¿Que será de Internet, los diarios digitales y los blogs? ¿Permitirán los teléfonos móviles?¿Pondrán altavoces por las calles para informarnos de la consigna del día y con musiquilla guanche?

    Saludos cordiales



    3
    De: Anónimo Fecha: 2007-11-02 21:08

    El mensaje anterior es de Eduardo. Se me fue el dedo. Disculpas.

    Saludos cordiales



    4
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2007-11-02 22:57

    Las dictaduras siempre intentan controlar a los medios. Véase el ejemplo de China, sin ir más lejos.



    5
    De: Eduardo Fecha: 2007-11-03 13:54

    Hablando en serio: lo que me preocupa de todo ese discurso o cháchara, es su sorprendente parecido con el régimen nazi. El auténtico, el de Hitler, Goebbels y Himmler. En ese contexto encajan perfectamente esas facultades de genética, investigaciones raciales, porcentajes de raza pura guanche, requisitos para ser canario de contar con bisabuelos auténticamente canarios y todas esas cosas.

    Lo que me falta por leer, es aquello de que los niños mas puros de raza serán separados de sus padres y educados en instituciones de elite como futuros líderes del estado o líderes militares o políticos. Pero llegará. El programa Lebensborn y la Ahnenerbe resucitadas de sus cenizas. La segunda ya está en marcha con la falsificación histórica y atrqueológica.

    Un panorama aterrador. No se puede jugar con esas cosas y menos escudándose en la libertad de expresión.

    Es increíble comprobar que cuando se deja sueltos a individuos como este, de forma natural, tienden a montar una dictadura. Ni siquiera se cortan en publicar sus delirios xenófobos y racistas. De los delirios militaristas, por supuestro que tampoco, serán su apoyo en el poder por si la chusma se amotina. También sorprende la cachaza o indolencia de los fiscales en repasar el Código Penal y lo referido a prédicas de racismo y odio xenófobo. Como es norma, en todos los casos, actuar de oficio no está en sus manuales.

    De las nociones estratégicas y militares, mejor reirse, son patéticas. Son de la época de Nelson o Napoleón.

    Saludos cordiales



    6
    De: Teresa Fecha: 2007-11-03 19:00

    Igual este hombre está soplando mucho últimamente...

    A mi me recuerda un poco a un siglo de las luces trasnochado y de folletín...



    7
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2007-11-03 22:41

    Nelson y Napoleón eran buenos estrategas. Cubillo opina sobre cuestiones militares con la misma ligereza con la que plantea cuestiones jurídicas. Lamentablemente, pese a su condición de Licenciado en Derecho, en ambos campos su sapiencia parece ser bastante escasa.



    8
    De: Eduardo Fecha: 2007-11-03 23:20

    Claro que Nelson y Napoleón eran buenos estrategas. Con sus fallos y todo, pero buenos. Me refería a que este señor aburrido metido a constitucionalista, debe tener unas ideas de defensa militar que quizá sirvieran por la época de Nelson y del otro, pero que hoy en día están obsoletas. Tan obsoletas como sus ideas sobre economía y de casi todo lo demás.

    Pero bueno, aparte de las muchas bobadas que escribe, lo que me sigue preocupando es esa siembra constante de racismo, xenofobiay odio. Se pueden tener ideas independentistas, cosa que me parece bien, sin esa carga envenenada y mucho mejor razonadas que el folletón cutre que nos está colando.

    Saludos cordiales



    9
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2007-11-04 00:16

    Cierto,k don Eduardo, pero yo creo que aún en la época de Nelson y Napoleón, Cubillo será un general bastante nefasto.



    10
    De: Eduardo Fecha: 2007-11-04 14:42

    No hace falta el don, por favor, que uno se siente mas viejo. Coincido una vez mas, este hombre hubiera sido una perfecta nulidad en aquellos tiempos. Una de las cualidades de los buenos estrategas es sorprender, ejecutar nuevas ideas y tener los piés en el suelo. Hasta la fecha no he localizado nada nuevo en las parrafadas de este señor, nada. Todo huele a añejo, a anticuado, a copiado de otros en otros lugares muy distintos e incluso a caducado de fechas. Lo malo, es que con tal lumbrera al mando, la escabechina y el desastre están aseguradas.

    Mejor no mencionar los estudios de egiptología, etnografías norafricanas y facultades de genética guanche y bobadas por el estilo. Eso es de circo y del malo. Si encima me veo copiadas las movidas de los nazis en los años 30, sinceramente mas que risa me produce repugnancia.

    En fin, a esperar mas fascículos o "fascístículos" que decía uno por ahí de este culebrón.

    Saludos cordiales



    11
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2007-11-04 23:40

    Me apunto lo de "fascistículos" :) y lo más triste respecto de don Antonio es que ni siquiera en lo suyo parece tener mucha idea, según me cuentan compañeros de profesión y coetáneos suyos de los años de las cooperativas de taxistas y de lecheras.



    12
    De: Juanan Fecha: 2007-11-06 12:14

    Cubillo es abogado,del mismo mo do que Rob! Liefeld es dibujante.



    13
    De: Juanan Fecha: 2007-11-06 12:15

    "Por ahí dicen que Cubillo es abogado o sea... algo debería saber..., pero no se nota en absoluto."



    Para que se entienda: Cubillo es abogado,del mismo mo do que Rob! Liefeld es dibujante.



    14
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2007-11-06 17:55

    O que Owe Boll es cineasta, Leonardo Dantés cantautor...



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.158.170.212 (ddd769f2bf)
    Comentario

    © 2002 lcapote