Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Temporada de tomates
    Temporada de tomates 2008-01-30

    Ayer, la blogocosa televisiva se encontró con la noticia –adelantada por Vertele de que Aquí hay tomate, uno de los espacios más asquerosos, repugnantes y repulsivos (expresión clásica de nuestro patrocinador para referirse a los videojuegos más penosos) de una cadena, TeleCinco, que ha tenido a bien hacer de la porquería un signo distintivo. Cierto es que la antigua cadena amiga no se caracterizó nunca por tener unos contenidos muy elevados: primero fue la abundancia de tetámenes (quién habría de decirnos que acabaríamos echando de menos a las Mamachicho, las Cacao Maravillao o las Chicas Chin Chin, como algo de mejor calidad que lo que hay); luego, la querencia por los programas de “investigación” (los misterios sin “regolver” o la máquina de la “verdás” de Julián Lago) y por último, la mierdal corazón, de la que los principales estandartes han sido el afortunadamente extinto Salsa Rosa-Dolce Vita y el Tomate. Sin embargo, los niveles de inmundicia han ido creciendo y creciendo, hasta casi un punto de no retorno.

    Siendo realistas, TeleCinco ha explotado un filón que parecía inagotable. La audiencia ha otorgado su favor a estos programas durante mucho tiempo, y a la hora de la retirada, sus niveles eran aceptables. Sin embargo, recuerden ustedes aquello de la basura y los diez mil millones de moscas. Que guste a muchos no quita delito a un espacio que, sin ningún tipo de sonrojo, ha sometido a acoso y derribo a personas cuyo único mal ha sido el ser más o menos populares; viendo algunos “reportajes” me viene a la mente aquella jota de Follim Follam que decía aquello tan hermoso de que “cuando las ganas de joder aprietan, ni los culos de los muertos se respetan”. Paradojas de la vida, cuando el impresentable presentador del espacio ha sido víctima de sus propias técnicas y le han pillado beodo perdido, ha gimoteado de lo lindo, quejándose de lo mala que es la prensa del gremio (la de la competencia, se entiende) y ha empezado a ver conspiraciones de todo tipo, vinculándose al tópico de “es que no gusto porque soy gay”.

    Cierto es que, en algunos foros, se refieren a la pareja de presentadores como “la puta y el maricón”, pero dejando aparte estos episodios de opinión de brocha gorda, lo cierto es que Jorge Javier Vázquez no gusta porque el papel que asume en el Tomate es deleznable. Su orientación sexual no tiene nada que ver con el hecho de que conduzca con la boca hecha agua un programa que no tiene respeto alguno por la intimidad de las personas, que tira la piedra y esconde la mano, que siembra unas dudas que no suelen tener mucho de razonables. Él solito podría haber conducido el engendro, porque su escudera está allí para lucir balconada (muy bonita, por cierto). Entre los dos han perpetrado, dicen los entendidos, una nueva forma de hacer (ja) televisión (ja je ji jo ju) denominada “tomatización”: música de intriga, misterios que se anuncian durante todo el espacio, truculencias varias… En fin, que el Doctor Guillotín también pasó a la historia gracias a un invento, pero no por eso tenemos que darle las gracias por él.

    Eso sí, mucho me temo que la semana que viene tendremos el mismo perro con distinto collar. Si a la bazofia de A tu lado siguió la inmundicia de Está pasando; si al engendro de TNT siguió la carroña de El Ventilador ¿Qué vendrá detrás del tomate? La respuesta no está esta vez en algún lugar de las Pléyades, sino el próximo lunes.

    Enviado por lcapote a las 12:45 | 2 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/55206

    Comentarios

    1
    De: Gundemaro Pandorgas Fecha: 2008-01-31 23:20

    El "señor" Jorge Javier Vázquez es de los mayores impresentables que a día de hoy uno se puede encontrar en la pequeña pantalla.

    Y tiene usted razón con eso de que su fiel acompañante sólo está ahí para otorgarnos su servidumbre de vistas (la de luces no, que de eso la muchacha anda bastante justita).



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2008-02-01 01:17

    Es lo que hay, don Gundemaro... por cierto ¿eres el que antes entraba como Lord? Algún día... supongo que de julio en adelante, me enteraré de quién eres realmente ;)



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.24.181 (071c157760)
    Comentario

    © 2002 lcapote