Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Opinando
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Batman vs. Depredador
    Batman vs. Depredador 2009-03-08

    Título: Batman vs. Depredador

    Formato: Tomo recopilatorio en tapa dura

    Autores: (G) Dave Gibbons, Doug Moench, Chuck Dixon (L) Andy Kubert, Paul Gulacy, Rodolfo Damaggio (T) Adam Kubert, Terry Austin, Rodolfo Damaggio (C) Sherlilyn Van Valkenburgh, Carla Feeny, Lovern Kindzierski, Pat Garrahy

    Editorial: DC Comics-Dark Horse Comics / Planeta DeAgostini Cómics

    Precio: 30 €

    Comentario:

     

     ¿Quién es más fuerte, la Masa o la Cosa? ¿A quién quieres más, a mamá o a papá? En una pelea entre un legionario y un ninja ¿quién ganaría? Éstas y otras preguntas, propias de cualquier barra de bar donde haya más de dos friquis sueltos, han sido motivo de no pocas discusiones y, sobre todo, de aprovechamiento por parte de los espabilados de turno, siempre gravitando en torno a la posibilidad de rascar unos cuantos maravedíes. Primero fueron los encuentros entre personajes de una misma editorial; luego llegó el turno de las aventuras entre héroes de empresas distintas (Marvel y DC tienen una larga lista de tebeos en este apartado). Pero siempre hay algo más, y un día alguien se planteó la posibilidad de que Batman se enfrentara a un personaje surgido de la gran pantalla: Depredador.

     

                Depredador o, más correctamente, los Depredadores, son una raza de desagradables bichejos alienígenas que han hecho de la caza su razón vital. Física y tecnológicamente están perfectamente adaptados para viajar por el cosmos, a la búsqueda de nuevos retos con los que poner a prueba su pericia. Su primera aparición se produjo en Depredador, una película del año 1987 en el que uno de estos simpáticos cazadores se las veía en la selva centroamericana con un Arnold Schwarzenegger (el Chuachi, para los amigos) que avanzaba con paso firme hacia el estrellato del cine de acción  y se hallaba en el apogeo de su gloria esteroidea. El carisma del cazador extraterrestre, comparable al de los Aliens de la Teniente Ripley, los catapultó rápidamente al olimpo de la ciencia-ficción, de donde no se han bajado pese a que, al contrario de lo que ha pasado con otros de sus colegas de la fantasía, sólo han contado sus siguientes apariciones en la gran pantalla en la forma de películas que iban de lo mediocre (Depredador II) a lo de consumir-usar-tirar (Aliens contra Depredador I y II). Los Depredadores eran una franquicia rentable, y en eso se basó la compañía estadounidense Dark Horse para hacerse con los derechos para editar tebeos protagonizados por estos bichos. Una vez que ya había viñetas donde aparecían estos muchachuelos, a alguien se le iluminó la bombilla y decidió hacer una pregunta que traería miga: ¿Y si un Depredador viajara a Gotham y se enfrentara a Batman?

     

                Hacer una historia con personajes de naturalezas tan distintas como son Batman y Depredador puede ser muy difícil. Las posibilidades de que acabe siendo un potingue intragable son elevadas, y tanto en DC como en Dark Horse existían dudas que, por fortuna, se vieron disipadas cuando se vio el trabajo desarrollado para el primer encuentro entre ambos personajes. El británico Dave Gibbons (co-creador de Watchmen) se encargó de escribir una historia que los hermanos Andy y Adam Kubert (hijos del legendario Joe Kubert y, por aquellos años, un par de novatos) llevaron a la parte gráfica de forma magistral. Durante tres números, asistimos al desarrollo de una historia que bien podría haber servido para una tercera parte de Depredador (o para una segunda hecha decentemente) en la que Batman ejerce su función de detective en un ámbito netamente urbano y desprovisto del colorido inherente al mundo superheroico. El resultado fue beneficioso para ambas partes, hasta el punto de que el invento se llevó unos cuantos premios del mundillo.

     

                Económicamente, la cosa funcionó tan bien que, desde entonces, Dark Horse y DC han multiplicado cosa mala (entre sí y con otros) los encuentros y desencuentros entre franquicias salidas del tebeo y el cine. Así, en danza han aparecido los Aliens, Superman, Terminator, la Liga de la Justicia, el Juez Dredd… En pocas ocasiones se ha alcanzado el nivel de calidad de Batman contra Depredador, pero lo que está claro es que seguiremos teniendo tebeos de esta naturaleza mientras en ambos lados del arte haya personajes que tengan gancho y aguante económico. Batman y los Depredadores volvieron a cruzar sus caminos en otras dos ocasiones. La primera, realizada por Doug Moench y Paul Gulacy (que ya habían hecho historia en Shang Chi: Master of Kung Fu para Marvel) se presenta como una continuación en toda regla, donde se introducen buenos elementos para hacer que la historia sea lo suficientemente atractiva y original como para que uno se olvide (relativamente, eso sí) de la primera parte. La tercera y, hasta ahora, última de las aventuras comunes es, sin embargo, perfectamente olvidable.

     

                Los tres encuentros se recopilan ahora en un tomo por parte de Planeta DeAgostini, que sólo queda recomendar a la afición a uno y/u otro personajes, aunque sólo sea por el primero y, en menor medida, por el segundo de los trabajos.

    Enviado por lcapote a las 20:56 | 2 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/62229

    Comentarios

    1
    De: Gundemaro Pandorgas Fecha: 2009-03-12 02:00

    Y yo ahora pregunto: ¿a qué se debe que en la tercera entrega (mala como ella sola, sí señor) uno de los dos Depredadores sea manco pero en la recta final de la historia aparezca con ambos brazos?

    Un saludo, caballero.



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2009-03-12 18:15

    ¡Hombre, don Gundemaro! Cuánto tiempo... lo de la tercera parte, evidentemente es que el Rodolfo Damaggio no le puso mucho asunto al asunto, me temo. Y, ya puestos, tampoco el editor. Visto lo visto, no me extraña que esa aventura haya permanecido inédita durante doce años en España.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.81.79.128 (23614ca6f9)
    Comentario

    © 2002 lcapote