Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > X-Men Forever
    X-Men Forever 2010-08-13

    Título: X-Men Forever

    Formato: Tomo en tapa blanda a todo color

    Autores: (G) Chris Claremont (L) Jim Lee, Tom Grummett (T) Scott Williams, Tom Grummett, Cory Hamscher (C) Joe Rosas, Will Quintana (P) Tom Grummett

    Editorial: Marvel Comics / Panini Cómics

    Precio: 18 €

    Comentario:

     

     La mención del nombre de Chris Claremont lleva aparejada, indefectiblemente, una fuga del pensamiento hacia la Patrulla-X. Pese a que la colección y el grupo fueron creados en los sesenta por Stan Lee y Jack Kirby, el guionista británico afincado en los Estados Unidos es reconocido como el patriarca mutante por excelencia. Durante quince años, Claremont rigió los destinos de un título que empezó siendo el relanzamiento bimestral de una colección que había sido el pariente pobre de la casa de las ideas y acabó como su franquicia más popular y rentable. Aunque resulte paradójico –mas no extraño en el mundillo de los tebeos- ese éxito se tradujo en un exceso de atención y de control por parte de la propia editorial que, con el tiempo, se tornó inaceptable para el guionista. Cuando don Chris decidió poner fin a tres lustros al frente de la Patrulla-X, aquel título solitario se había convertido en la punta de lanza de un grupo de series en las que ya no ostentaba la condición de jefe de pista, y donde sus colaboradores más leales –como Louise Simonson o Ann Nocenti- habían ido cayendo para ser sustituidos por una generación de jóvenes artistas –como Jim Lee o Rob Liefeld- cuya primacía venía justificada por las cifras de ventas. Bob Harras, editor mutativo en aquellos días –y guionista de una interesante etapa de Los Vengadores, en la que usó no pocos de los trucos de Claremont- manifestaba unas ideas que don Chris, perro viejo ya en aquellos años, no aceptaba, con lo que la ruptura se hizo inevitable. Para sorpresa de muchos, el divorcio se tradujo en un abandono cuyo epitafio fueron los tres primeros números de la colección X-Men, los cuales dibujó Jim Lee, buque insignia de aquellos dibujantes que a no mucho correr marcharían en busca de nuevas aventuras… aunque ésa es otra historia.

     

    Los caminos del escritor y de sus niños bonitos manifestaron durante los diez años siguientes un intrigante paralelismo. Si bien uno mantenía su prestigio y los otros seguían siendo –con sus sucesivos altibajos- rentables, tal parecía que los viejos y buenísimos tiempos habían pasado a mejor vida. Claremont no lograba repetir los éxitos de antaño y de la franquicia mutante mejor no hablar. Seguía siendo el buque insignia de la casa y por la misma pasaron siempre dibujantes con gancho, pero junto a guionistas que jugaban con el estilo del patriarca mutante hasta convertirse en parodiadores involuntarios. La serie había perdido por completo la frescura que la caracterizaba, ese espíritu en el que “todo podía pasar… o casi”, algo evidente si se constata que los escritores iban desde Scott Lobdell (cuya mayor virtud había sido, según las malas lenguas, la capacidad para dialogar un episodio en dos días) hasta Steven Seagle o Joe Kelly (que al intentar renovar unas series aquejadas de parálisis creciente, se daban de narices contra los misteriosos designios del misterioso cuerpo editorial). El propio Claremont volvería en dos ocasiones para demostrar que, si bien conocía a los personajes como nadie, era más que evidente que cualquier tiempo pasado fue mejor y que a la franquicia le convenía más la senda marcada por Grant Morrison… aunque ésa también es otra historia.

     

    Al final, en lo que se barrunta como una decisión salomónica, Claremont y Marvel parecen haber encontrado la solución que permite al primero hacer lo que le dé la gana con sus criaturicas, en tanto que deja a la segunda las manos libres para hacer lo que le dé la gana con las series mutantes. Don Chris retoma la historia allí donde se había quedado en 1991, para contar y cantar las desventuras y más desventuras de la Patrulla-X que –dice él-, tenía escondidas en las barbas y que en su momento no le dejaron perpetrar. Por tal motivo, es lógico que este primer tomo de X-Men Forever empiece, como en Yanquilandia, reeditando los tres números que enfrentaban -¿definitivamente?- a los pupilos de Charles Xavier con su némesis tradicional, Magneto. Además, cualquier ocasión es buena para echarse a la vista algo del trabajo marveliano de un señor como Jim Lee, cuyas posibilidades de volver a hacer algo para la casa de las ideas son sumamente escasas, merced al contrato que le une a la distinguida competencia. Después de eso, toma el relevo Tom Grummet, que ya colaborara con Claremont durante su labor con los Exiliados y que, sin tener la espectacularidad del popular dibujante coreano-americano, sabe narrar de manera más que notable.

     

    ¿Qué se puede esperar en este primer tomo? De todo un poco, francamente. Por un lado, hay que reconocer que quien tuvo retuvo y que Claremont sigue teniendo esa buena mano con una colección y unos personajes que son, en buena medida, suyos. Sin embargo, por otro hay que reconocer que tiene todos los tópicos de un tebeo del patriarca mutante, con especial mención de la tendencia a unos soliloquios que, en ocasiones, resultan un tanto cargantes. Hay que advertir también el hecho de que don Chris no solamente parece tener un torrente de ideas (algunas más afortunadas que otras) en el majín, sino también una inexplicable prisa por sacarlas a la luz. Prueba de ello es cómo despacha en dos patadas cabos sueltos que llevaban décadas paseándose por la serie (como el triángulo amoroso Cíclope-Jean Grey-Lobezno) y cómo en apenas tres números lanza una carga de profundidad que amenaza con redefinir todo el concepto de la serie (indicando una vez más su idea de que Xavier puede ser tan despreciable como Magneto aún está vigente). Llama la atención, en definitiva, que quien fuera célebre por estirar historias y cerrar una trama abriendo tres más, se sitúe tan rápidamente en posición de intentar presentar algo que, bien podría ser distinto, aunque contando a la manera de siempre.

     

    En conclusión, estamos ante una colección que, cuando menos, inspira cierta curiosidad y que puede gustar a nostálgicos, integrantes de la afición mutativa a la que tanta colección sobrepase y gente que opine que Claremont aún tiene algo interesante que contar. El invento parece que funciona, porque ha abierto la puerta a la recuperación de otra vieja conocida de los mutantes, doña Louise Simonson, que se ha encargado de una miniserie titulada X-Factor Forever.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 21:27 | 2 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/67522

    Comentarios

    1
    De: Jose Joaquín Fecha: 2010-08-13 22:35

    A mí me ha gustado bastante, sobre todo teniendo en cuenta que Claremont llevaba quince años dándome disgustos y era literalmente incapaz de leerme dos números suyos de cualquier colección.

    De hecho, sigo la serie en inglés y creo que mejora por momentos, siendo entretenida, respetando a los personajes y al mismo tiempo cambiando lo que haya que cambiar, pero sin exagerar (sin caer en el síndrome What If...?). Total, que te da la sensación de que no es una historieta fuera de continuidad, simplemente una historieta más, entretenida y llena de aventura.



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2010-08-14 11:30

    En Usalandia va por el segundo volumen, y dicen que las ventas no acompañan.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.224.200.84 (936444ea96)
    Comentario

    © 2002 lcapote