Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > De los testamentos militares...
    De los testamentos militares... 2003-04-09

    Hoy en clase me ha tocado evaluar el trabajo de un grupo de alumnos que expuso una lección del temario de Derecho de Sucesiones, correspondiente a Quinto curso de la Licenciatura en Derecho. Hablaban de una variante de los testamentos en la que el denominador común es su realización bajo circunstancias especiales. Regulados en los arts. 716 a 736 del Código Civil, los testamentos militar, marítimo y en país extranjero contienen la visión de un mundo en el que, al menos en los dos últimos casos, lo de viajar y cultivarse geográficamente hablando no estaba exento de ciertos peligros. A día de hoy, no se imagina uno al Capitán Stubbing, del Princesa del Pacífico autorizando el testamento de alguno de sus pasajeros, con Gopher, el médico sobón o Isaac el camarero haciendo de testigos cualificados. La redacción de los preceptos que regulan estos arcaicos testamentos está llena de referencias que evocan el mundo de hace ciento cincuenta años, al hablar del Ministerio de la Guerra, el puerto del Reino, el Ministerio de Estado. Por su parte, el testamento militar, se configuró como una especialidad para tiempos de guerra para -dice el Art. 716- los militares en campaña, voluntarios, rehenes, prisioneros y demás individuos empleados en el ejército, o que sigan a éste, que podrían otorgar su testamento ante un Oficial que tenga por lo menos la categoría de Capitán. Los preceptos siguientes, hasta alcanzar el 721, son hijos de su tiempo y hacen referencia a las peculiaridades bélicas decimonónicas, a los ejércitos que avanzaban en compañía de caballos, mulas y carretas, que se enzarzaban en puntuales batallas con cargas de caballería e infantería, de ésas que, como Balaklava, servían para evocar el romanticismo de quienes no habían combatido. Hoy, a ciento catorce años de distancia, es triste, es doloroso comprobar que las motivaciones por las que en un pasado remoto -desde los tiempos de Julio César, cuentan las crónicas oficiosas- se reguló un testamento especial para quienes estaban en peligro de muerte en combate, siguen estando vigentes. En dos días, dos corresponsables de guerra de El Mundo y Telecincohan fallecido víctimas del fuego de guerra (obvío mencionar el número de víctimas en general y las de eso que algún imbécil bautizó como "fuego amigo", pero baste decir que toda muerte violenta es una pérdida.) Son parte de ese colectivo que, según las palabras del Código, sigue a los ejércitos en campaña, trayéndonos la imagen de lo que sucede en la cuna de la civilización, y que está en idéntico peligro que si vistieran un uniforme militar. Han muerto cumpliendo con su trabajo, mientras los que desde aquí hemos podido ver qué sucedía en Irak gracias a su labor. Hoy hubiera querido concluir la clase diciendo que estos testamentos especiales son anacronismos de un pasado no tan remoto. No pude. Me pregunto si llegará alguna vez el día en que pueda decirlo.

    Enviado por lcapote a las 07:37 | 4 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/7003

    Comentarios

    1
    De: jorge andres Fecha: 2003-12-29 12:23

    hola amigos quisiera pedirles que por favor me enviaran mas informacion al respecto de los testamentos maritmos par aun trabajo que estoy realizando en la universidad estudio derecho en la pedro gallo en lamabayeque peru . gracias por su apoyo y estare esperando respuesta gracias



    2
    De: marly Fecha: 2005-11-27 20:13

    hola soy ecuatoriana, estoy haciendo mi tesis sobre testamentos especiales, ayudame con informacion por favor, yo te ofrezco enviarte lo que tengo, principalmente necesito historia de los testamentos



    3
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2005-11-28 00:19

    ¿Te refieres a historia de los testamentos en los Derechos civiles españoles?



    4
    De: teresa Fecha: 2007-04-17 20:28

    querria obtener informacion sobre los testamentos en tiempos de guerra, en España



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.211.27.195 (478b1f7f68)
    Comentario

    © 2002 lcapote