Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Académicos contra autodidactas
    Académicos contra autodidactas 2011-09-25

    Los medios de comunicación me han sorprendido con las declaraciones de dos de las cabezas principales de Coalición Canaria sobre la formación. Una indirecta, relativa a lo que se necesita para dedicarse a la política, que según doña Ana Oramas solo requiere mayoría de edad, sentido común y ganas de trabajar. Otra directa, en la inauguración del año escolar, de don Paulino Rivero, Presidente del Gobierno de Canarias, que manifestó que conocía a personas sin estudios que le daban ciento y raya a otras con hasta tres carreras. Esta especie de elogio de lo autodidacta sorprende entre gobernantes oriundos de una región que, en materia de educación sale siempre en una posición inductora al sonrojo cuando toca publicar esos índices, escalas o lo que sea de la materia en cuestión. Si a ello sumamos nuestros índice de paro en personal no formado y otras “listas de éxitos” como la de fracaso familiar, población reclusa, pobreza o pleiteo, habría que sentarse a meditar muy seriamente qué está pasando por aquí.

     

                Las afirmaciones se enmarcan dentro de una discusión tan vieja como la aparición de la educación obligatoria: academia contra experiencia. En ese sentido, nos hemos movido siempre entre extremos (algo muy español) y con poca cintura para admitir la crítica (algo también muy español). Cuando iba al colegio recuerdo con qué desprecio algunos maestros se referían a la Formación Profesional, actitud que luego se repitió en los primeros años de Instituto. En Primero de BUP, una compañera que venía desde FP me dijo que quien afirmaba esas afirmaciones la molestaban mucho, porque transmitían una visión falsa, según la cual a la formación profesional se iba quien “no valía para estudiar”. Luego llegó la “titulitis superior”: si no tienes una carrera universitaria no eres nadie. Había que ser arquitecto o ingeniero más que artesano o carpintero; eras menos si eras albañil que si eras armador… Y luego hemos llegado a un punto en el que, como me decían mis antiguos feligreses de la promoción 2003-2008 (un saludete, de paso): en el ámbito de las titulaciones universitarias hay mercado de trabajo, pero no hay lugar para los mediocres. Y en el fondo, quizá es de eso de lo que se trata.

     

                Todo el mundo ha conocido la crítica a los académicos que viven “encerrados en la torre de marfil” al tiempo que recuerda a algún personaje ilustre “hecho a sí mismo”. Sin embargo ¿permite eso extrapolar tales ejemplos a una regla que se pueda extender generalizadamente, tal y como parecen sentenciar dos de nuestros más veteranos políticos locales? A mí me parece que no. Dice la señora Oramas que “solo hace falta tener sentido común y ganas de trabajar” y yo añadiría que sentido crítico y deseo de aprender, pero también una formación mínima en el tema que se va a gestionar o al que se desea acceder. No es necesario saber de todo, pero sí lo justo para poder entender qué es lo que se lleva entre manos. Y, sumado a lo anterior, un sitio al que volver. Todos conocemos la existencia de personas que han hecho carrera política y a los que solo se le conoce la cuestión política, saltando de cargo en cargo e indicando una dependencia que, conforme se suman los años, se vuelve más dramática. Cuando la mayor parte de tu vida has estado en puestos políticos ¿a qué profesión puedes volver si nunca ejerciste realmente ninguna? Y si lo hiciste, estás profundamente desactualizado. Se deriva pues a la figura del político profesional en su peor acepción: la del que depende del puesto y consecuentemente actúa en base a esa máxima.

     

                En cuanto a lo de la figura de la persona autodidacta, todos conocemos campos en los que no es necesario acreditar la valía por el papelito pero, reconozcámoslo, son los que menos. ¿Alguien se dejaría tratar u operar por un médico licenciado en la Universidad de la Vida, con master en cirugía por el Centro de Estudios Avanzados “Me lo contó un tipo en la barra de un bar”? Ítem más: volviendo a la historia de la FP, cada vez más encontramos sectores que son básicos en la economía canaria donde la formación es el eterno caballo de batalla y su ausencia el lastre permanente a la hora de presentar una oferta de calidad. El turismo es el ejemplo principal y, por mucho que se desee cambiar lo de ser “destino de masas de alpargata, bocata y birra” por lo de “destino de calidad”, si no se asume entre profesionales, empresarios y gobernantes que hace falta formación en asuntos como los idiomas, la atención al público o la difusión (por poner tres ejemplos) no vamos ni de aquí a la esquina.

     

                Llevo veintiún años en la Universidad y dieciséis impartiendo clases en la misma. En una Facultad a la que concurren tantas personas y a lo largo de tantos años uno ha visto de todo un poco. Desde estudiantes que no se sentían a gusto hasta ejemplos de vocación por la carrera. Expedientes brillantes que luego no han cuajado en ningún sitio hasta otros que no lo eran tanto pero que descubrieron aquello que sí les gustaba profesionalmente y lo convirtieron en su meta. Grandes teóricos muy poco prácticos y grandes prácticos que se peleaban con la teoría. El único denominador común que he encontrado siempre ha sido la conciencia del derecho a estudiar unido al deber de aprovechar la oportunidad de hacerlo; el deseo constante de aprender y de superación y el pensamiento crítico para cuestionarse aquello que se presentaba como palabra sagrada. Y siempre, si algo hace falta es la convicción de que nunca se deja de estudiar, nunca se deja de aprender, nunca se debe dejar de seguir adelante. Por muy “universitario de la vida” que se quiera ser, si no se parte de un mínimo de conocimientos y del deseo de ampliarlos, no se va ni de aquí a la esquina (aunque siempre queda la opción de buscar salidas que impliquen vivir bien sin dar golpe como tertuliano del corazón, concursante de rialitichou, astrólogo o comunicador del mundillo de los fenómenos para-anormales) aunque les advierto que en estos campos muchos son los llamados, pero pocos los elegidos. Todo el mundo sueña con ser Cristiano Ronaldo, pero pocos asumen que como él solo hay unos pocos, siendo el resto seres sacrificados con mayor o menor fortuna (todos teníamos en el colegio al compañero de clase que era un virgueroso de cualquier tipo de deporte pelotero, pero no por ello se convirtió en un as del asunto). Nuestras listas del paro están llenas de personal no formado, fruto de un modelo económico donde la construcción no requería trabajadores muy especializados salvo en determinados aspectos muy concretos del proceso. La educación no era necesaria para ganar un buen sueldo… hasta que la burbuja inmobiliaria explotó.

     

                Habiendo asistido a la inauguración del curso académico universitario, no descarto que las palabras del señor Rivero hayan sido una réplica al repaso al que le sometió el Rector de la Universidad de La Laguna, cuando indicó que el dinero que se da a la educación no era un gasto sino una inversión. Pesada es la carga de quien carga con la corona, pero si es menester hacer puntualizaciones, mucho me temo que las que hizo el Presidente autonómico no han servido al objetivo para el que estaban previstas. La opinión pública ha percibido ambas afirmaciones como una suerte de desprecio a la educación y, a mí personalmente, me resulta inconcebible que una persona con formación universitaria pueda incurrir en semejante ideario. Sin embargo, es bien sabido que en este mundo donde la información corre por torrentes de forma prácticamente incontrolada, la mayor parte del personal se queda con el titular, la frase de portada, sacada por completo de su contexto. Y eso al final es lo que importa.  

    Enviado por lcapote a las 17:30 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/70461

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 107.22.114.194 (02ba71c779)
    Comentario

    © 2002 lcapote