Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Ojalá sea verdad. Ojalá haya paz
    Ojalá sea verdad. Ojalá haya paz 2011-10-22

    En estos días, la organización terrorista ETA ha anunciado lo que parece ser un abandono de las armas. De ser cierto, la retirada del brazo armado del nacionalsocialismo vasco (me niego a seguir el juego mediático de llamar izquierda a lo que no lo es) anunciaría el fin de un derramamiento de sangre cuyos orígenes podrían remontarse perfectamente a las guerras civiles del carlismo (como indicara magistralmente el gran Forges en El País, con motivo de uno de los anuncios de “alto el fuego” del pasado reciente). La esperanza de lo que implica un anuncio donde tres siniestros individuos ataviados con máscaras modelo Ku Klux Klan más chapela indican que una parte de la población no habrá de sentirse amenazada por la otra es inmensa. Ojalá exista un deseo genuino de discutir con el que piensa distinto sin echar mano a las armas, aunque vistos algunos precedentes, es mejor obrar con cautela.

    El anuncio, en plena precampaña electoral, supone un inesperado (o no) balón de oxígeno para la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba, el veterano y astuto político, antiguo Ministro del Interior, en tanto que ha dejado al Partido Popular con el pie un tanto cambiado. Una pretendida tibieza para con la organización fascista y su entorno y cierta connivencia con ánimo electoral han estado de cuando en vez en los labios de algunos dirigentes populares, a la hora de dirigirse a Rubalcaba. Ahora, sus advertencias en torno a los riesgos que supone la posibilidad de que esto sea otra jugada para pillar unos recursos cada vez más menguados, son tildadas desde no pocos sectores como las ganas de aguar la fiesta y evitar la ganancia de réditos electorales de un adversario que, no hay que olvidarlo, no tiene nada que perder en una contienda en la que el resultado previsible será su derrota. Quizá no sea ni tanto ni tan calvo, porque después de otros anuncios (recuerdo uno en 2006 que se interpretó también como el abandono de las armas) esta gente resulta tan fiable como Adolfito respecto de la invasión de Checoslovaquia, pero como cantara John Lennon (y su señora, la que siempre tiene la culpa de todo), hay que darle una oportunidad a la paz, que ya el tiempo dictará sentencia en base al comportamiento de la organización criminal y de sus integrantes.

    Ojalá sea cierto que ya no habrá más atentados, ni crímenes, ni extorsiones. Quedará la tarea más larga, lenta y dura de curar unas heridas que llevan abiertas medio siglo. Una “paz justa” dicen los que fueron a una manifa en Bilbao. ¿Qué será ello, realmente? ¿Qué podremos esperar, cuando todavía tenemos una grandísima asignatura pendiente con las víctimas de la guerra civil y de la posguerra? Lo que se haga, cuando –o si- el proceso de abandono de la política del tiro en la nuca y la bomba lapa se concreta en algo verídico, determinará la cicatrización (larga, lenta y dolorosa, eso sí) o el cierre en falso para una posterior reapertura en generaciones posteriores.

    Ojalá sea verdad. Ojalá haya paz, y que esta sea duradera, porque el conflicto que se nos viene encima, el de los recortes sociales, es también importante. Mientras tanto, y copiando la marcha de Oriamendi (un himno conservador sobre una partitura liberal), me quedo con esto:

    Gora España ta Euskalerria
    Maite degu Euskalerria,
    maite bere Fuero zarrak,

    Enviado por lcapote a las 19:44 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/70635

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.211.108.8 (28c23d6f77)
    Comentario

    © 2002 lcapote