Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Todo el mundo tiene un pasado
    Todo el mundo tiene un pasado 2012-01-06

    Ayer, en la sobremesa, decidí dar un paseo vía zapeo por lo más selecto de la TDT hispánica (versión tinerfeña). Acabé en 13TV viendo He-Man y los Master del Universo, versión que la prolífica y difunta Cannon (la empresa de los israelíes Menahem Golan y Yoran Globus) hizo de los célebres muñequitos de Mattel. La película, que no había vuelto a ver en veintitrés años, ya me pareció floja cuando la pillé en uno de los múltiples videoclubes de los Llanos de Aridane. Ayer la vi con la nostalgia que da el paso del tiempo y el ojo clínico que permite ver el grado de “cutrismo” de una película que, pese a todo, tenía en el guión su punto más débil. Cual no sería mi sorpresa al ver que Skeletor estaba interpretado por un actor de la talla de Frank Langella, el cual, al final de los títulos de crédito (que la cadena de colores vaticanos no puso) anunciaba su regreso para una secuela que nunca vería la luz. Sí me acordaba de la presencia de una jovencísima Courtney Cox, la cual luego sería más que célebre merced a la televisiva Friends, pero definitivamente, el impacto no era el mismo.

     

    Después de la susodicha, la cadena emitió uno de esas carnavalescas películas del oeste basadas en las aventuras de Old Shatterhand, el personaje creado por Karl May y rodadas por obra y gracia de la cinematografía alemana. Indios con disfraces de carnaval y, en el reparto, un otoñal Lex Barker (conocido por ser uno de los más pasables tarzanes post-Weissmuller, por ser el marido de Lana Turner y por dejar viuda a Tita Cervera) y los que después serían dos célebres actores europeos: el pesado de Klaus Kinski y un tal Mario Girotti, que al correr del tiempo asombraría al mundo bajo el apodo de Terence Hill.

    Enviado por lcapote a las 19:16 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/71047

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.158.170.212 (ddd769f2bf)
    Comentario

    © 2002 lcapote