Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Y en la hora más oscura se hizo la luz
    Y en la hora más oscura se hizo la luz 2012-01-30

    Y en la hora más oscura de Inglaterra volverá a alzarse la espada Excalibur. Esta leyenda siempre me ha resultado simpática, porque simboliza la existencia de una esperanza completamente desprovista de elementos objetivos. La frase anuncia el regreso de Arturo Pendragón a Britania, ya curado de sus heridas en la batalla de Salisbury gracias a los cuidados dispensados en la mítica ínsula de Avalón. Su retorno vendrá marcado por el hecho de que Inglaterra esté sumida en un trance fatal, y de hecho hay algunas obras de ficción en las que Arturo retorna junto a Merlín en períodos tan aciagos como la II Guerra Mundial o un futuro en el que el planeta está siendo asediado por enemigos extraterrestres. Cuando todo esté perdido, cuando ya no quede esperanza lógica, queda la esperanza ilógica, la magia, el misticismo del héroe inmaculado que salva los muebles. Algo así ha pasado con el anuncio que el ministro Ruiz-Gallardón (que ha adelantado también unas reformas en materia de justicia sobre las que hay mucho que hablar) ha hecho al responder a la pregunta formulada por Gaspar Llamazares (que en sus intervenciones lo mismo suelta la tontería de cambiar el nombre a Radio Nacional de España que da en toda la diana al dar voz a la proposición no de ley que llevó el problema de las titulaciones jurídicas pre-Bolonia con la Ley 34/2006).

     

    Recapitulemos: después de casi un siglo de reivindicaciones, en el año 2006 los colegios profesionales vinculados a la abogacía y a la procuraduría logran una ley que cambie la colegiación directa por el paso a través de un examen de acceso. Para evitar las tradicionales protestas que los estudiantes de últimos cursos hacían –hacíamos- cuando se oía hablar de cosas como la pasantía, se estableció una vacancia legal de cinco años y se derivó el desarrollo normativo a un reglamento que, pasando los años, no llegaba. Siete años antes, en 1999, la ciudad italiana de Bolonia acogió la declaración de intenciones de un espacio europeo de educación superior, que cambiara nuestra vieja Licenciatura (la Universidad de La Laguna mantenía el venerable plan de 1953) por un sistema de grados, posgrados y demás. Ambos procesos se cruzaron y al final se organizó un sistema de másteres que habilitaban para acceder a un examen general. Sin embargo, el tiempo pasaba, el fin de la vacancia de la ley se aproximaba y no había reglamento, lo que generaba una sensación de incertidumbre que afectaba a quienes habían de terminar sus estudios de Licenciatura más tarde del 1 de noviembre de 2011, la cual se combinaba en el progresivo letargo provocado por la creencia de que si la norma de desarrollo no salía a tiempo se salvarían de la quema. El ejecutivo se encargó de convertir en polvo esos cálculos y sobre el toque de campana salía un reglamento que confirmaba que graduada o licenciada, cualquier persona titulada en Derecho a partir de la fecha citada tenía que pasar por el aro. Los colegios recordaron que su petición era muy anterior a cualquier proceso de convergencia europea y que, paradójicamente, era una exigencia europea. La CRUE, organismo que reúne a los rectorados españoles, dio carpetazo al asunto y desistió de seguir insistiendo. Todo parecía perdido, hasta hace unos días, cuando la ventana se abrió de par en par.

     

    Nada parecía indicar este cambio, o al menos eso decían quienes todavía se mantenían en pie de guerra. En la Facultad de La Laguna, una representación de estudiantes se entrevistó con el entonces ministrable José Manuel Soria, durante las semanas previas a las elecciones generales. El ahora polémico ministro les dio muy pocas esperanzas, recalcando que era una cuestión que venía de Europa. Otros intentaron entregar una carta-manifiesto al entonces (y ahora) candidato Pérez Rubalcaba. Se terminó la vacancia de la norma, pasaron las elecciones y llegaron algunas respuestas formales a quienes hicieron uso de los caminos del sistema para llamar la atención sobre el agravio comparativo que suponía distinguir entre licenciados pre-noviembre 2011 y post-noviembre 2011. El resultado era “siempre-negatifo-nunca-positifo”.

     

    Después de la noticia, encuentro referencias un poco en todas partes (en mi buzón de correo electrónico, en el caralibro de la Facultad, en la página de NN. GG. del PP, que recuerda que eso era promesa electoral…) y acabo tomando mis conclusiones:

     

    Primera.- Que todo el mundo tiene atención selectiva: se enteran de lo que les interesa.

     

    Segunda.- Que a veces, solo a veces, la flauta suena por casualidad. Y para bien.

     

    Tercera.- Que los rumores luego van degenerando: de una propuesta de reforma de reglamento se pasó a que el reglamento ya estaba y de ahí al a derogación de la ley.

     

    Cuarta.- Que el que no se consuela es porque no quiere. Y que siempre hay tiempo de subirse al carro de los vencedores.

     

    Personalmente, me alegro de que se haya corregido, perdón, que se vaya a corregir una norma que resultaba tan discriminatoria para quienes se iban a licenciar en los años finales de las titulaciones pre-Bolonia. Ahora solo espero que no pierdan la vena reivindicativa y se lancen contra el destrozo al Estado de bienestar al que parece arrojarnos la excusa de la crisis estructural.

    Enviado por lcapote a las 01:31 | 2 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/71191

    Comentarios

    1
    De: Bo-Chan Fecha: 2012-01-30 18:10

    Hablando de Gallardón y bienestar, parece que para gastarse inmensas cantidades de dinero en presentar y desarrollar una candidatura olímpica no hay crisis.

    ¿Qué opinas Luis del ahora puesto de moda jurado popular? Yo siempre he sido contrario a la medida.



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2012-01-30 19:07

    El jurado no es la solución a todos los males, sino que requiere un proceso de formación y de conciencia social. Lo que parece estar en permanente picota es la Justicia.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.205.251.237 (6f489d679b)
    Comentario

    © 2002 lcapote