Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Ni siquiera son originales
    Ni siquiera son originales 2003-04-13

    Hace algunas semanas, se publicó en La Biblioteca de Babel una breve reseña en torno al cambio de denominación que las celebérrimas papas fritas habían sufrido en la cafetería del Congreso de los Estados Unidos. Las french chips se habían convertido, por arte de birlibirloque, en freedom fries, habida cuenta de lo "malvados" que eran los franceses, aliados del perverso Saddam Hussein, como si todos los galos, pobres ellos, tuvieran la catadura moral de su paisano Pierre Nodoyuna. Mas así son los yanquis, unos amantes de la forma hasta extremos ciertamente ridículos. Mas ¡ay! en lo de cambiar el nombre a los platos para borrar las referencias geográficas no deseadas no han descubierto los yanquis náda nuevo al mundo, sino que se suman a una lista de precedentes que, para sonrojo del sentido común, bien podría ser larga.
    Retrotraigámonos al final de la guerra civil española y al comienzo de la II Guerra Mundial. Franquito se dispone a pegar sus laureadas posaderas en el sillón de mando por tiempo indefinido. El III Reich de Hitler y la Italia de Mussolini han contribuido decisivamente a su victoria, pero la URSS de Stalin, que jugó la carta de la II República, se convierte en el enemigo y fuente de todos los males, estigma que se hace extensivo a todo lo ruso. Y he aquí que había un platillo bastante común en el tapeo y la gastronomía española, hecho a base de papas, mahonesa, huevos duros y algo más, que se llamaba ensaladilla de nombre y rusa de apellido. Eso no podía ser. Por orden de la superioridad, la ensaladilla rusa fue nacionalizada ipso facto y se le adjudicó el nombre de ensaladilla española. Más de medio siglo después, el muy democrático Congreso de los Estados Unidos repite la jugada que un fresco general que procedente de Galicia reinaba en toda España, impuso a un país que gobernaba tal que si fuera su cortijo. Buen modelo, místeres, buen modelo.

    Enviado por lcapote a las 07:59 | 2 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/7132

    Comentarios

    1
    De: k Fecha: 2003-04-13 19:54

    Pues yo que viví tiempos franquistas, siempre la conocimos por "ensaladilla rusa". Debía ser el tardofranquismo. :-)



    2
    De: MC Mendoza Fecha: 2003-06-11 16:14

    Querido Luis Javier: Pierre Nodoyuna no es francés. En el original se llama Dastardly, y para mí que los que lo tradujeron le pusieron ese acento sólo para hacer gracia.
    Un saludo de ya sabes quién.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.205.172.57 (83b5d1d4e9)
    Comentario

    © 2002 lcapote