Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Ghost Rider 2: Espíritu de venganza
    Ghost Rider 2: Espíritu de venganza 2012-03-19

    Título: Ghost Rider: Espíritu de venganza

    Formato: Película estrenada el 24 de febrero de 2012

    Guión : Scott Gimple, Seth Hoffman, sobre una historia de David S. Goyer

    Dirección : Brian Taylor, Mark Neveldine

    Reparto : Nicolas Cage, Fergus Riordan, Ciarán Hinds, Violante Placido, Idris Elba, Christopher Lambert, Johnny Whitworth

    Música : David Sardy

    Productora: Hyde Park Entertainment, Imagenation Abu Dhabi, Marvel Knights, Crystal Sky Pictures

    Distribuidora: Columbia Pictures, Warner Brothers Pictures

    Comentario:

    Mientras buena parte del equipo de Zona Negativa está cubriendo la ceremonia de la octogésimo cuarta edición de la gala de los premios Óscar, me toca aportar un granito de arena a la tarea de hablar un poco sobre el séptimo arte, centrándome en una película estrenada en España el pasado viernes: la segunda parte de las aventuras cinematográficas del Motorista Fantasma, más conocidas por la polémica judicial entre Gary Friedrich y Marvel que por sus virtudes fílmicas. Al frente de la cinta, un Nicholas Cage que después de años y años buscando su lugar en el negocio de las adaptaciones superheroicas (en parte por su afición lectora al género) y de postularse como un inverosímil Superman (en la fallida versión de Tim Burton) o un difícilmente imaginable Tony Stark, ha encontrado su sitio interpretando a Johnny Blaze, el motorista acróbata que hizo un pacto demoníaco que le convirtió en la prisión del demonio Zarathos. Cuando en 2007 se estrenó la primera película del Motorista Fantasma, nadie hubiera dado un duro por la posibilidad de una continuación: Cage llevaba una rata muerta en la cabeza y uno se preguntaba qué pintaban por allí Peter Fonda (a lo mejor recordando sus días de motero en Easy rider)  o Sam Elliott (a lo mejor recordando lo bien que queda haciendo de vaquero). La película combinaba ambientes y aspectos de las series de los setenta y los noventa, sin terminar de decantarse claramente y siendo vapuleada por la crítica, aunque hay que reconocer que tenía detalles para echarse unas cuantas risas (empezando por el adminículo piloso artificial de la testa de don Nicolás). El ser humano es el único bicho que tropieza dos veces en el mismo tonique, así que el destacado miembro de la familia Coppola ha vuelto a la carga motorista con una historia firmada por David S. Goyer (responsable de los guiones de Blade I y II y del Batman de Nolan, pero también de la dirección de Blade Trinity y del guión del Nick Furia de David Hasselhoff) despojado de pelambres espurias y armado con unos recursos histriónicos propios de un Jack Nicholson en su peor día o de un Bill Shatner pasado de rosca.

     

    La historia de esta secuela nos lleva a Europa del este, donde Moreau (Idris Elba) localiza a un Johnny Blaze que ha huido desde Estados Unidos intentando dominar al demonio que alberga en su interior. Quiere reclutarle para que le ayude a rescatar y a poner a salvo a un chico que puede ser el próximo receptáculo del Diablo (que ya no es Mefisto sino Roarke pues, como dice Moreau, parafraseando a Warren Sánchez, el maligno tiene muchos nombres). El muchacho ha sido concebido como parte de un contrato muy similar al que en su momento se unió Blaze: Nadya, una joven gitana (interpretada por Violante Placido, actriz e hija de Michelle Placido, el inolvidable Comisario Cattani de La Piovra)  salvó la vida a cambio de engendrar a un varón que a los trece años habría de ser devuelto a su progenitor. A cambio de su colaboración (que implica liberar al motorista) Blaze podrá ser liberado de su maldición por los mentores de Moreau, una misteriosa orden monacal. A partir de ahí se abre un descacharrante hilo de gamberradas visuales (algunas a modo de tebeo), argumentales y conceptuales, dignas del mejor cine de serie Z, con Cage haciendo un montón de muecas que convierten a Blaze en el descendiente directo de cualquier villano de vodevil o de película italiana de bárbaros. Mención especial merecen el episodio de su transformación (psicotronía pura y dura) así como la alucinante narración (con imágenes incluidas) de lo que supone aflojar la vejiga transformado en esqueleto llameante. Más que de terror, la cinta es de humor involuntario, vistas y oídas las carcajadas emitidas por el respetable. Otro detalle a tener en cuenta por parte de la afición al cine del güeno (pero güeno güeno de verdad de la güena) es la aparición / rescate del legendario Christopher Lambert, que interpreta con sus dotes habituales al jefe de la orden a la que pertenece Moreau. Después de haberle visto sumamente deteriorado y atarugado en  Los Inmortales IV, me parece que ha recuperado parte de su planta, aunque sus virtudes actorales siguen más o menos como siempre: mirada sobrada estilo “solo puede quedar uno” y molinete con espada (que, ay, no era su inseparable katana).

     

    Entre tanto disparate argumental y fílmico hay tiempo de disfrutar de los paisajes que ofrecen tanto Rumanía como Turquía. El Motorista Fantasma deja su estela de fuego por los rincones en los que se rodaron cintas tan memorables como Turist Omer uzay yolunda, Supermen Donuyor o Dunyayi Kurtaran Adam. Con semejante película y tales paisajes, uno –que ha transitado por lo mejor de lo peor del selecto cine otomano- piensa en Cuneyt Arkin (aguerrido karateka de la Guerra de las Galaxias turca) o en Aytekkin Akkaya (inverosímil centinela de la libertad en Capitán América y Santo contra Spider-Man). Si no conocen estos títulos ya tardan, pero les aseguro que su calidad es comparable a la de este Espíritu de Venganza.

     

    Motos, camiones, ambulancias, grúas y furgonetas. Tiros, explosiones y alguna ostia como pan. Guerras entre el cielo y el infierno, monjes y matones del crimen organizado. Y el Cage desaforado como nunca. Serie zeta y hasta doble zeta en dos y tres dimensiones, para el niño y la niña.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 02:08 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/71503

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.211.108.8 (28c23d6f77)
    Comentario

    © 2002 lcapote