Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Opinando
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Viaje a Camelot
    Viaje a Camelot 2012-04-04

    Título: Iron Man vs. Doctor Muerte: Viaje a Camelot

    Formato: Tomo en tapa blanda con solapas de 136 páginas de la serie Marvel Gold

    Autores: (G) David Michelinie, Bob Layton (L) John Romita JR, Bob Layton (T)  Bob Layton (C) Paul Becton, Bob Sharen (P) John Romita JR, Bob Layton

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 12,95 euros

    Comentario:

     

                Por regla general, los tebeos publicados por las grandes editoriales estadounidenses distan mucho de ser obras “de autor”. Cuando hablamos de personajes cuyas colecciones abarcan décadas, es impensable que un artista o un equipo de los mismos se ate a las mismas, más allá de las marcas de Stan Lee y Jack Kirby en Los Cuatro Fantásticos, Mark Gruenwald en Capitán América o Brian Bendis y Mark Bagle en Ultimate Spider-Man, por citar los tres primeros ejemplos que me vienen a la cabeza. Sin embargo, esa misma acumulación de números en colecciones que, entre volúmenes, cabeceras y otras vainas ya suman más de medio millar de entregas, alberga etapas que para la parroquia son consideradas, por regla general, la definitiva o uno de los referentes principales. Todo el mundo habla de la Cosa del Pantano de Alan Moore, el Batman de Steve Englehart y Marshall Rogers, el Daredevil de Frank Miller o el Thor de Walter Simonson. Si hubiera que escoger una etapa semejante en el caso del Hombre de Hierro, ocioso es decir que la mayor parte de los votos irían para el trabajo que desarrollaron David Michelinie, Bob Layton y un primerizo John Romita JR a caballo entre los años setenta y los ochenta del siglo pasado.

     

                El cabeza de lata llevaba paseando su armadura de colores rojo y oro, su bigote y su comportamiento a caballo entre Howard Hughes y James Bond desde hacía casi veinte años, pero es de la mano literaria de Michelinie y Layton que Tony Stark se convierte en el personaje que todos identificamos, tanto en lo que a él se refiere como en la recuperación, definición y adición de un variado elenco de personajes entre los que destacan James Rhodes “Rhodey”, Bethany “Beth” Cabe o la señora Bambi Arbogast. A ellos debemos también la revelación de la adicción alcohólica de Stark, narrada en un memorable episodio cuyas consecuencias están presentes en la etapa actual del personaje. En esa colección, JRJR dejó de ser visto como el hijo de su padre para convertirse primero en una de las jóvenes promesas más interesantes de Marvel y posteriormente en uno de sus autores estrella. La combinación de los tres autores renovó a un personaje que, mal que bien, ha vivido principalmente de esas rentas durante treinta años. Hemos tenido ocasión de disfrutar de su trabajo en la forma de varias ediciones, y aquí tenemos la recuperación de una aventura que, si la memoria no me falla, no se había visto por estos barrios desde los inicios de Comics Forum: la historia que llevaría al Hombre de Hierro y al Doctor Muerte al Camelot artúrico.

     

                Muchos son los autores que han jugado con la idea de presentar a Tony Stark como un moderno caballero embutido en una brillante armadura, esbozando luego no pocas analogías con la figura del antiguo y futuro rey de Britania. Como Arturo, Stark aspira al ideal de un mundo mejor, de una edad dorada donde la luz (sea de la justicia o sea de la tecnología) se imponga sobre la oscuridad. Michelinie y Layton llevan las comparativas hasta sus últimas consecuencias y para rematar la faena añaden a la mezcla a uno de los pesos pesados de la casa de las ideas: Victor Von Doom. Como monarca y como experto en tecnología, el señor de Latveria constituye el reverso tenebroso tanto del rey britano como del industrial norteamericano. Si a ello añadimos el hecho de que también va por la vida cual sardina enlatada, resulta comprensible que los destinos de estos acorazados humanos se acabaran cruzando. La ocasión que presentaba el centésimo quincuagésimo número de la colección del Hombre de Hierro fue aprovechada sobradamente y supuso el canto del cisne de la colaboración de los tres autores en el seno de la colección.

     

                Pocos años después, Michelinie y Layton retornarían para contar las andanzas de Tony Stark y su alter ego metálico, los cuales venían de pasarlas canutas por obra y gracia de Dennis O´Neil y un olvidado Luke McDonnell. Una segunda crisis alcohólica, la pérdida de Stark International, la necesidad de ceder la armadura a otro portador… don David y don Bob debieron de cogerle gusto a la idea de que el filántropo bigotudo las pasara más canutas que los protagonistas de un culebrón venezolano, porque le embarcaron en una guerra por el robo de su tecnología, le convirtieron en proscrito, le obligaron a fingir su muerte, hicieron que uno de sus amigos más próximos le traicionara, que una de sus novietas le disparara y que a consecuencia de lo anterior quedara paralítico. Toda una sucesión de desgracias que continuarían un poco más tarde John Byrne y un retornado en el apogeo de su gloria John Romita JR. Como segunda despedida, Michelinie y Layton decidieron esperar hasta otro número redondo –el bicentésimo quincuagésimo- para que los caminos de Iron Man, el Doctor Muerte y Arturo Pendragón se cruzaran de nuevo. En esta ocasión, el destino de su viaje sería la Inglaterra de un futuro donde se ha cumplido la profecía según la cual en la hora más oscura el mayor campeón del reino se alzaría nuevamente. Quiso la casualidad que todo esto ocurriera justamente durante Actos de Venganza, aquella aventura multitudinaria donde un cónclave de villanos jugaba al cambio de parejas con los Vengadores y sus enemigos habituales. Teóricamente, tanto el Hombre de Hierro como el Doctor Muerte estaban implicados en la trama, así que hubo que improvisar un poco enfrentando al latas con uno de los adversarios habituales de Thor, el Destructor (en un episodio dibujado por el inimitable Herb Trimpes y del que quien se acerque al tomo no podrá disfrutar) y añadiendo en la portada del número doscientos cincuenta el logo de una saga con la que no tenía nada que ver. Ay, los eternos problemas de coordinación, pero con todo, no hay que olvidar que ésta es la primera vez que esta historia se publica en España. A principios de los años noventa, la colección del latoso llevaba un retraso considerable y cuando cerró su segundo volumen, los responsables de Fórum optaron por empatar directamente con la prometedora etapa de Byrne, dejando colgados algunos números, entre ellos éstos.

     

                Las aventuras son entretenidas y, pese al tiempo transcurrido en ambos casos, proporcionan una lectura amena y, al menos por la parte que me toca, la incómoda sensación de que estas historias ochenteras resultan más divertidas que el cansino devenir de la colección actual del caballero férrico. En la parte gráfica hay que destacar el buen trabajo que Layton desarrolló sobre los lápices de Romita JR, destacando particularmente su habitual acabado de la armadura del Hombre de Hierro. La segunda parte ya es un “todo-Layton” con todo lo que ello supone, pues don Bob es tan bueno en el pincel como torpe con los lápices, amén de padecer cierta tendencia a los diseños particularmente horteras. Dicho lo anterior, solo queda recomendar este tomo a seguidores del personaje, humanos que quieran recordar los días en los que JRJR dibujaba personajes sin diseñarlos a golpe de escuadra y cartabón  y completistas a los que no les duela el precio que hay que pagar por cuatro números de la serie regular (aunque algunos sean especiales, claro).

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 20:27 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/71601

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.92.201.232 (0d8f07a457)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 lcapote