Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > X-Factor vol. 2
    X-Factor vol. 2 2013-01-21

    Título: X-Factor vol. 2

    Formato: Serie abierta en formato tomo en tapa blanda de la línea “Héroes Marvel”

    Autores: (G) Peter David (L) Sebastián Fiumara, Emanuela Lupacchino, Valentine De Landro (T) Pat Davidson, Sebastián Fiumara, Valentine De Landro (C) Jeromy Cox, Chris Chuckry, Matt Milla (P)

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 9,95 euros

    Comentario:

     

    Primer número de la nueva etapa de la colección, ya traspasada a ese formato del tomo en tapa blanda que parece estar desplazando lenta pero inexorablemente a la tradicional grapa. En esta ocasión, el cambio no viene aparejado por ninguna variación de carácter artístico, ya que Peter David sigue al frente de la colección en el apartado literario, en tanto que la parte gráfica sigue sometiéndose a un número de dibujantes que indican que no está la serie llamada a tener en esta nueva etapa un ilustrador más o menos fijo. En este primer tomo se reparten la faena Fiumara, Lupacchino y De Landro, aunque los tres hacen un trabajo más que aceptable, dando como resultado un tebeo cumple con la función de entretener sin armar ruido.

     

    Surgida a rebufo de los acontecimientos de Dinastía de M y de ciertas tres palabras cuyos efectos aún colean, X-Factor suponía el regreso a la franquicia mutante de un escritor, Peter David, que en la década anterior logró dar al título y a los personajes un espíritu diferenciado dentro de lo que era la escudería estrella de Marvel. El hombre que convirtió la colección de Hulk en una de las más memorables de los convulsos años noventa repitió en cierta medida la jugada con Factor-X, algo que tiene no poco mérito en unos tiempos en los que los títulos patrulleros vivían de la inercia post-claremontiana en la que la había sumido la política editorial de Bob Harras y la impericia de guionistas como Scott Lobdell. Don Peter recibió a un puñado de mutantes de los distintos grupos-X que, por decirlo suavemente, habían ocupado papeles tirando a secundarios dentro del esquema de maese Chris (léase Kaos y Polaris) o bien habían tenido sus momentos de gloria en colecciones grupales pero sin destacar especialmente (como Loba Venenosa). A ellos se sumaban personajes cuyo desarrollo era aún más básico (como los de Madrox y Guido Carosella) o que, contando con una larga trayectoria en la casa de las ideas, nunca habían contado con un autor que les sacara todo su potencial (siendo el caso paradigmático el de Pietro Maximoff, Mercurio). David demostró una vez más que para un buen guionista no habían malos personajes sino buenas oportunidades y convirtió a la serie en una de las pocas disfrutables de aquellos años, contando además con la presencia de dibujantes que luego se harían muy populares, como Larry Stroman o un tal Joe Quesada. Sin embargo, la independencia de la que gozaba el guionista, equiparable a la que tenía Alan Davis en Excalibur, se vio rápidamente amenazada por los deseos de coordinar esos dos grupos con el resto de la franquicia y a la larga uno y otro hicieron la maleta en busca de prados más verdes, abocando a ambas colecciones a una lenta pero inexorable decadencia.

     

    Hace poco más de un lustro, Peter David volvió a reunirse con la cabecera X-Factor y volvió a reunir para ella a un grupo de mutantes que dormitaban más o menos olvidados en las gavetas de la franquicia mutante: Madrox, Loba Venenosa y Fortachón volvieron al equipo, sumándose a ellos personajes como Siryn, un desarmado Rictor, Estrella Rota, Longshot, Darwin, M y una tal Lyla Miller que decía saber cosas. Como en los noventa, don Peter ha conseguido que semejante panda (que en principio no se puede calificar en modo alguno como carismática) vuelva a protagonizar un tebeo entretenido que, además, mantiene una notable autonomía con el resto de las colecciones xavierianas e interactúa con lo más granado y florido del universo marveliano. David no le hace ascos a nada y ha vuelto al futuro apocalíptico donde los mutantes habitan en campos de exterminio, ha traído a los Cuatro Fantásticos, al Doctor Muerte, a Thor y a personajes tan poco prodigados últimamente como el Barón Mordo o Pip el troll. La afición veterana reconocerá tales guiños, amén de las referencias a viejunos cabos sueltos como la relación entre Rictor y Estrella Rota (a la que el guionista añade dos nuevos vértices que harán que la relación, que parecía ya definida, pase a un período de incertidumbre). El guionista no pasa por alto lo que ha podido pasar con determinados personajes en otras colecciones, motivo por el cual en este tomo, por ejemplo, veamos todavía reminiscencia del estatus que los asgardianos tenían cuando Straczynski regía sus destinos.

     

    Una vez más, el escritor emplea los retales de la franquicia para confeccionar una prenda cómoda y práctica, aunque sea al coste de que cueste reconocer a algunos personajes en esa nueva función. En el caso de Estrella Rota o Darwin, su condición previa, casi de tábulas rasas en lo que a personalidad se refiere, se trata, como digo, de buenas oportunidades para darles algo de “chicha” (especialmente en el caso del espadachín, porque en casi veinte años de existencia nunca había sido otra cosa que una picadora de carne recitadora de estereotipos varios). En otros, como el de Longshot, resulta un tanto difícil intentar reconocer al antaño inocente y un tanto despistado luchador por la libertad que creara Ann Nocenti y rescatara Chris Claremont para la Patrulla-X. No es menos cierto, sin embargo, que Peter David tiene un éxito relativo allá donde otros autores fracasaron. Especial mención merece su trabajo con Madrox, Siryn y Lyla, que ha permitido reconocer en la serie los trucos habituales de su timonel: la combinación de comedia, drama e intriga que hacen que el buen señor sea uno de los mejores escritores de tebeos de superhéroes de los últimos veinticinco años.

     

    Quienes disfrutaran del primer encuentro de guionista y colección hace ya casi veinte años y no le hayan echado un tiento aún al segundo, tienen una buena oportunidad para reengancharse (aunque quizá luego tengan que hacer labor de “retrocompra” para entender algunas de las líneas argumentales en marcha). Quienes se pregunten si todavía queda algún título mutante que se pueda seguir sin tener que cargarse a la peta todos los títulos de la franquicia tienen en esta serie su mejor elección. Quienes no tengan en Peter David uno de sus guionistas a vigilar será mejor que pasen por alto este segundo volumen, porque en él el caballero ha vuelto a dejar su inconfundible impronta.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

     

    Ayuda a Peter David comprando sus libros.

    Enviado por lcapote a las 02:57 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/72922

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.159.145.68 (3aab58e3b5)
    Comentario

    © 2002 lcapote