Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > No. Yo soy tu padre
    No. Yo soy tu padre 2013-05-12

    Asumes que tienes una edad cuando comienzas a ver caer a los artistas que te acompañaron durante una parte –mayor, menor o total- de tu vida. Conductores de programas infantiles con más duración que las pilas del conejo de Duracell (referencia viejuna al canto), presentadores que siempre tenían un proyecto, intérpretes que todos los años tenían una película en cartelera, grupos musicales que sacaban disco cada dos años o guionistas como Chris Claremont en la Patrulla-X. La vida siempre es cambio pero el hecho de que existan ciertas constantes aporta una sensación de seguridad que en realidad no se corresponde como la ídem.

     

    Esta mañana me he despertado con la noticia del fallecimiento de Constantino Romero, a la edad de sesenta y cinco años. Locutor, presentador, actor… suya es la voz profunda y potente de Darth Vader (con permiso de James Earl Jones), la confiada del temerario James T. Kirk (con permiso de William Shatner) o la sonora y mosqueada de muchos personajes interpretados por el gran Clint Eastwood. Aunque no te gustara el asunto del doblaje siempre tenías que reconocer que con la voz de don Constantino acémilas como el Chuachi parecían mejores actores de lo que realmente eran. Mas si afinabas el oído podías reconocer la voz del señor Romero en anuncios que iban desde los cochitos micromachines hasta el colchón con nombre de principado “casinero”, porque también hizo innumerables voces en el campo de la publicidad. Solamente el difunto Carlos Revilla (Homer Simpson, KITT) o José Luis Gil (Enrique Pastor y Juan Cuesta, pero también el Cuervo, Brian el judío, Amis el mosqueperro o el padre de Nemo) pueden comparársele en cuanto a trayectoria.

     

    Cuando me enteré no pude evitar recordar la primera vez en que vi en acción a Constantino Romero. Era en un programa de los sábados por la tarde, en el verano de 1986. La cadena, por supuesto, TVE (no puedo recordar si la primera o la segunda, no había más en Canarias en aquellos días) y el espacio se llamaba Ya sé que tienes novio. Un concurso en el que futuros contrayentes participaban para poder amueblar la cueva y en el que el presentador manifestaba su enamoramiento silencioso pero más que evidente por la azafata y adjunta del mismo. Realidad mezclada con ficción que luego dejó paso al mítico El Tiempo es Oro, ejemplo de concurso cultural y entretenido que estuvo con nosotros desde 1987 hasta 1992 (una eternidad para la forma de percibir la vida de un adolescente). Luego vendrían Alta tensión y La parodia nacional, que no hubieran sido lo mismo sin don Constantino. Podía vestir de elegancia cualquier tipo de espacio.

     

    Sin embargo, también era el malhablado sargento de artillería Highway en la versión para España de la incomparable El sargento de hierro, donde el personaje de Clint Eastwood afirmaba comer alambre de espino, mear napalm y haber bebido más cerveza, meado más sangre, echado más polvos y chafado más huevos que toda su sección de reconocimiento. Una de las películas con mayor nivel de palabrotas hasta Blade II.

     

    Descanse en paz, Lord Vader.

    Enviado por lcapote a las 12:47 | 2 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/73370

    Comentarios

    1
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2013-05-14 00:52

    Ruego me disculpe. Estaba sacando la basura.



    2
    De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2013-05-14 00:52

    Enmascarar las IP. Ese misterio que nunca se resuelve.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.167.152.177 (42bf25a7f1)
    Comentario

    © 2002 lcapote