Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Toros y televisión pública
    Toros y televisión pública 2013-06-11

    Por estas cosas que tiene la vida me llamaron desde un periódico de Gran Canaria para preguntarme acerca de la presunta vulneración por parte de RTVE de la Ley canaria de protección animal.  El motivo de la consulta venía dado por el hecho de que se volviera a emitir en la cadena pública una corrida de toros, seis años después de su desaparición, en parte por los costes que suponía la adquisición de los derechos televisivos y en parte porque el manual de estilo de la casa vetaba la violencia con animales. Con el cambio de gobierno operado en 2011 se produjeron en el antiguo ente público una serie de cambios, entre los cuales se borró la referencia a las corridas de toros del listado de ejemplos de maltrato animal. Con eso se abría la puerta a la retransmisión de un evento que se halla en franca decadencia, dicen sus seguidores que por la falta de cobertura en medios generalistas (y por un progresivo rechazo a la misma por parte de la población, añadiría yo).

     

    Este regreso motivó reacciones en Canarias, donde desde la Ley 8/1991, de 30 de abril, de protección de los animales están prohibidos aquellos festejos que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento animal (salvo las peleas de gallos, pero de esa historia se habló aquí). Así, el Ejecutivo regional llamó a una reflexión sobre la emisión de corridas de toros en horario infantil y Miguel Cabrera Pérez-Camacho, parlamentario regional que impulsó la mentada ley, manifestó que la decisión de RTVE-Canarias de no desconectar para las islas la emisión de la corrida suponía una vulneración del espíritu de la norma en cuestión. Por su parte, Alternativa Tenerife Sí se puede solicitó del Gobierno autonómico que se tomaran las medidas necesarias para evitar la retransmisión para las islas del evento, invocando argumentos similares e indicando que la legislación regional había vetado las corridas de toros en el territorio archipielágico. ¿Era posible prohibir la emisión para Canarias de este contenido con el Derecho positivo? Veámoslo.

     

    En primer lugar, hay que indicar que nuestra ley de protección animal no contiene una prohibición expresa de las corridas de toros. El artículo 5.1 del texto legal determina que se prohíbe la utilización de animales en peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento.  Así pues, las corridas de toros quedaban prohibidas, salvo en los casos en los que el animal no terminaba muerto y aquí está el testimonio de un torero de Teror que se mantuvo en la profesión por medio de ese truco varios años después de la entrada en vigor de la norma.

     

    En segundo lugar, hay un precepto específico que hace referencia a la recogida de imágenes de maltrato animal para el cine o la televisión en el artículo 7 de la ley: la filmación para el cine o televisión que recoja escenas de crueldad, maltrato o sufrimiento de animales requerirá la comunicación previa al órgano competente de la Administración Autonómica, a efectos de la verificación de que el daño aparente causado al animal sea en todo caso simulado. En este caso se plantea un control previo para la filmación en Canarias de escenas que se incorporen a obras audiovisuales de ficción, pero el precepto no es aplicable por analogía a la retransmisión de un evento que se desarrolla en la península.

     

    El hecho de que el principal promotor de la norma haga referencia al espíritu de la ley y no al texto de la misma indica que no hay en este último mecanismo que prohíba la emisión para Canarias de las corridas de toros. Teniendo en cuenta las prohibiciones requieren una referencia legal expresa el resultado terminó siendo el esperable: llamada a la reflexión y protesta por el regreso a un medio público de un espectáculo anacrónico que se desliza lentamente hacia la desaparición.

     

    P. D. Una de las cosas que más puede llamar la atención es la técnica de cambiar o eliminar dos palabras de un texto normativo para alterar la realidad. Otro ejemplo justo aquí.

    Enviado por lcapote a las 10:50 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/73482

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.211.108.8 (28c23d6f77)
    Comentario

    © 2002 lcapote