Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Opinando
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > El invierno más largo
    El invierno más largo 2013-06-12

    Título: Soldado de Invierno 1: el invierno más largo

    Formato: tomo de la línea 100% Marvel de 200 páginas

    Autores: (G) Ed Brubaker (L) Butch Guice, Michael Lark (T) Butch Guice, Stefano Gaudiano, Brian Thies, Tom Palmer (C) Bettie Bretweiser, Mitch Bretweiser (P) Lee Bermejo

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 15 euros

    Comentario:

     

    Ahora que la larga etapa de Ed Brubaker al frente de los destinos del Capitán América ha concluido quizá sea el momento de hacer balance de lo que el paso de este guionista ha supuesto para la franquicia del abanderado. El señor Bru permitió recuperar para la causa una colección que llevaba varios años dando bandazos y carecía de un rumbo definido. A cambio imprimió un estilo realista a todos los elementos que definían al personaje y su mundo que supuso algo así como convertir las películas clásicas de 007 en algo más próximo a las aventuras de Jack Ryan. Con don Ed tuvimos Cráneo Rojo, cubo cósmico, Barón Zemo, Batroc el saltarín, interacción con SHIELD, discusiones con Nick Furia, camaradería con el Halcón y la reanudación de la relación amorosa con Sharon Carter, la Agente 13 que Mark Waid recuperara para la causa hace casi veinte años. Sin embargo, en ocasiones ese tono de verosimilitud resultaba contraproducente en unos personajes que fueron creados y / o moldeados por ese maestro del pim pam pum colorido que respondía al nombre de Jack Kirby. El trabajo del escritor ha sido alabado y detestado a partes iguales, pero quizá la más polémica de sus decisiones pasó por la recuperación de James Buchanan “Bucky” Barnes. El antiguo compañero del Capitán América volvió convertido en un antiguo agente soviético entrenado para matar, después de que Brubaker decidiera explicarnos que la imagen del chico amable y saltarín no era más que una pantalla para tener un operativo que se ensuciara las manos en lugar de su camarada y mentor. Bajo su identidad de Soldado de Invierno el viejo Bucky se convirtió en el niño mimado de su rescatador, hasta el punto de tomar el relevo de Steve Rogers cuando éste “falleció” tras Guerra Civil. Dejando aparte el brutal ejercicio de retrocontinuidad el desarrollo de este personaje que, no hay que olvidarlo, venía limpio de equipaje, permitió que la aparición de un nuevo Capitán América se produjera de forma lógica. Sin embargo, con una franquicia cinematográfica en ciernes era cuestión de tiempo que las aguas volvieran a su –estancado- cauce y después de un par de años Rogers volvió a ser el cabeza alada en tanto que Barnes volvía a espicharla, al menos aparentemente, pues en compañía de la Viuda Negra retornaba a la clandestinidad para desfacer los múltiples entuertos generados por sus años de brazo ejecutor venido del otro lado del telón de acero.

     

    En este primer tomo encontramos todo lo que Brubaker ofreció en cantidades industriales durante su estancia como guionista de la colección del Capi: espías, agentes dobles, conspiraciones de todo pelaje y juegos de poder a ambos lados de la legalidad. Sin embargo aquí se muestra más libre, habida cuenta de que son solamente él y su criatura los que nos traen la diversión. No hay que compartir al personaje con no se cuantos equipos de Vengadores y múltiples apariciones estelares, al tiempo que su condición de virtual tabla rasa y su pasado como agente de campo permiten que disfrutemos una vez más de un héroe que, habiendo honrado el manto tricolor y el escudo de su compañero de batalla, tiene métodos más expeditivos y menos remilgos a la hora de usar  armas.

     

    En El invierno más largo Brubaker cuenta varias historias que bien podrían hermanarse con las que ejecutaron aquellos escritores que medraron durante los ¿lejanos? días de la tensión entre estadounidenses y rusos, cuando la guerra fría podía tornarse caliente a las primeras de cambio. Hace ya más de veinte años que no existe la URSS, pero sus antiguos servidores han seguido existiendo y han reaccionado de forma bien distinta a la caída del primer paraíso socialista. Unos se han adaptado rápidamente al modo de vida occidental; otros añoran los viejos buenos tiempos de la política de bloques y sueñan con su regreso; otros, quizá lo más desgraciados, simplemente fueron olvidados o lanzados a un mundo que no comprendían. El viaje de Barnes está lleno de etapas en las que se cuentan historias trágicas y, pese al tiempo perdido se ve forzado a comprender que ha tenido la buena suerte de poder subirse nuevamente al tren de la vida. Son historias de espías completamente desprovistas del glamur del James Bond clásico –pese a la presencia, siempre sugerente y letal, de Natalia Romanova- donde la muerte acecha a cada paso y se desarrolla una atmósfera opresiva a la que contribuyen poderosamente los dibujos de Butch Guice (¡qué lejos quedan los tiempos en los que seguía el estilo de Bob Layton!) o Michael Lark (colaborador habitual del guionista en diversas colecciones donde los pijamas quedan relegados a una posición casi terciaria). En este ejercicio de aproximación entre ficción y realidad resulta divertido ver cómo don Bru intenta que personajes tan estrafalarios como el Fantasma Rojo y sus supersimios puedan aparecer como amenazas sutiles y peligrosas. A veces funciona mejor y a veces se da de bofetadas, como cuando se plantea una conspiración internacional con el Doctor Muerte. ¿Cómo puede encajar un monarca medieval con armadura y capucha en una trama que bien podría haber firmado Tom Clancy? Pues muy malamente, y eso que el guionista ya ha trabajado (y bastante bien, habría que añadir) con el personaje. Case mejor o case peor, es evidente que el autor no renunciará nunca a exponer su particular versión de los personajes con los que trabaja. Este dato aporta la conclusión de que quienes se lo pasaron bien con el trabajo de Brubaker con el Capitán América disfrutarán de las andanzas del Soldado de Invierno, en tanto que quienes han respirado con su marcha harán bien en mantenerse alejados del tomo.

     

    Ahora que la larga etapa de Ed Brubaker al frente de los destinos del Capitán América ha concluido quizá sea le momento de preguntarse si el no-tan-bueno de “Bucky” Barnes resistirá sin la ayuda de su principal valedor en estos tiempos. Aún queda alguna tela que cortar, pero sólo el tiempo dirá si otros autores tendrán el interés y la pericia necesarios para seguir desarrollando al personaje.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa. 

    Enviado por lcapote a las 13:53 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/73486

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.156.67.164 (c1c6ee2ffa)
    Comentario

    © 2002 lcapote