Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Opinando
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Iron Man: A merced de mis enemigos
    Iron Man: A merced de mis enemigos 2013-09-10

    Título: Iron Man: A merced de mis enemigos

    Formato: Tomo de la línea Marvel Gold de 176 páginas

    Autores: (G) Bill Mantlo, David Michelinie, Bob Layton (L) Herb Trimpe, John Romita JR, Don Newton, Keith Giffen, John Byrne, Keith Pollard (T) Josef Rubinstein, Bruce D. Patterson, Jack Abel, Dan Green, Bob Layton (C) Phil Rache, Ben Sean, Carl Gafford, Dan Warfield, George Roussos, Glynis Wein (P) Bob Layton

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 15 euros

    Comentario:

     

    El estreno de la tercera película de la franquicia cinematográfica del Hombre de Hierro ha sido la ocasión ideal para reeditar la que para muchas personas es la etapa definitiva y definitoria del personaje, realizada hace ya treinta años por el equipo conformado por David Michelinie, John Romita JR y Bob Layton. Dos autores que venían de hacer sus pinitos en DC y que pertenecían a una generación que había crecido con los tebeos marvelianos de la edad de plata, a los que se sumaba un tercero sobre el que pesaba la losa de un apellido que traía consigo la sombra del nepotismo. Su presencia en la colección marcaría un antes y un después, hasta el punto de que su regreso en años posteriores (aunque de forma separada, eso sí) sería recibido con optimismo por la afición, amén de que no sería exagerado afirmar que los derroteros del personaje y su franquicia hasta la actualidad han seguido las pautas marcadas por Michelinie y Layton. No es exagerado afirmar que el Tony Stark de las películas es el de los comics de este dúo.

     

    Este primer tomo, cuya segunda parte contiene ya capítulos que han sido publicados por estos pagos en diversos formatos, comienza con una serie de números de transición en los que se echa el cierre a la olvidada etapa del guionista Bill Mantlo en la colección y se empata con la labor del trío mencionado. El motivo de la selección es el mismo que se viera para los Vengadores de Roger Stern: en aquellos tiempos los nuevos equipos creativos recogían los argumentos pendientes de sus predecesores y se encargaban de continuarlos o, más bien, de cerrarlos de forma más o menos abrupta. Ahora hay que esperar a que salga algún enciclopedista loco como el difunto Mark Gruenwald  o alguien que se sienta cómodo en la continuidad como Kurt Busiek para encontrar algo parecido, pero no en vano estamos hablando de una diferencia de tres décadas. Quizá sea por el hecho de que en aquellos días la carga de la continuidad no era tan pesada y los personajes aún evolucionaban; quizá se deba al detalle de que ahora estos personajes son franquicias que se explotan en otros campos del entretenimiento con mucha más rentabilidad y mal que bien cada cierto tiempo hay que “resetearlos” pasando un poco más o menos de lo que había antes (aunque habrá que echar un ojo al trabajo de Kieron Gillen en la colección actual, porque está echando mano de algunas cositas anteriores, pero me estoy desviando del asunto). En esta ocasión Bill Mantlo cerraba su trabajo presentando la nueva sede de Stark Internacional, sembrando la semilla de la contradicción de Tony como industrial de las armas y filántropo futurista que desea un mundo mejor y enfrentándolo a un aspecto desconocido del legado de su progenitor, en la forma del robot Arsenal. Este último hilo será cerrado por el propio guionista en un anual de los Vengadores mil veces reeditado en España desde finales de los ochenta, dibujado por el desaparecido Don Newton, pero que se incluye aquí por los motivos que se pueden imaginar (o sea, dejarlo cerrado y bien completo). En el plano sentimental, la novia del momento del señor Stark es su vieja enemiga Whitney Frost, más conocida como Madame Máscara. La antigua líder de esa cosanostra marveliana de risa conocida como MAGGIA se encuentra dividida entre la lealtad a su padre, un Conde Nefaria que agoniza como consecuencia de su intento de ganar superpoderes y batir a los Vengadores (en una de las historias más reverenciadas de la larga singladura del grupo) y su amor por Tony. Michelinie y Layton pondrán fin a esta relación, más trágica que otra cosa, porque ya tienen en mente a la nueva pareja del industrial: Bethany Cabe.

     

    Estos primeros números están dibujados por un conjunto de autores cuyos nombres son bien conocidos: al ya mentado Newton se unen el británico Herb Trimpe, el apagafuegos deceero Keith Giffen y el vaya-usted-a-saber-dónde-anda Keith Pollard. Acostumbrados al abuso del diseño por ordenador y a la “ultimísima tecnología” desplegada en los últimos años en las colecciones del latas, la presentación de la nueva sede de la multinacional y la aparición de cachivaches como los SDV o el sistema de ocultación de la armadura resultan nostálgicas de puro anacrónico. Es el defecto habitual que presentan las imaginaciones del futuro: se basan en la materia primera con la que cuenta el artesano de turno (de ahí que la tecnología setentera de Alien resulte anticuadísima en comparación con los artilugios táctiles de Prometeus o que “Bones” McCoy parezca un fugado de Fiebre del sábado noche en la primera película de Star Trek, pero me vuelvo a salir por la tangente). También es cierto que ni Trimpe ni Giffen han sido dibujantes particularmente afortunados, porque el cambio se notará profundamente cuando entre en acción la combinación de los lápices de JRJR y el entintado de Layton. La comparación del trabajo del primero con los pinceles de Dan Green (en el último número de Layton) y ya con Bob haciendo los acabados (en el primero de Michelinie) no admite discusión alguna.

     

    Lo primero que hacen los co-argumentistas es afrontar las consecuencias de la decisión de Stark de sacar su empresa del negocio de las armas (un aspecto básico de la película de 2008). Ya veremos más adelante que existen otros tiburones industriales dispuestos a colmar el vacío dejado por la entidad, pero por el momento la medida de pasarse al campo de la industria no bélica convierte a Tony en blanco de profesionales del crimen empresarial y, más concretamente, del primero de los adversarios “clásicos” recuperados durante esta etapa, el Espía Maestro. Sin embargo, el empijamado de turno no es más que la punta de lanza de una conspiración más compleja donde la frontera entre buenos y malos se difumina hasta desaparecer. En el plano legal un cabreado Nick Furia decidirá emplear todo el poder de SHIELD para revertir de la decisión del empresario, lo que llevará a una confrontación que será el primero de los agobios que arrastrarán a Tony a darle a la botella de forma desaforada.

     

    Como detalles destacables tenemos la primera aparición de la señora Bambi Arbogast, la aguerrida y bizarra secretaria personal del personaje que después de unos cuantos años desaparecida ha sido recuperada por Fraction y Larroca durante su paso por la serie. Como detalle curioso hay que indicar que su primer aspecto corresponde a John Byrne, amigacho y compañero generacional de Layton y Michelinie, que puso los lápices por primera y ¿última? ¿penúltima? vez en la colección. También aparece como mujer fatal y sobradamente preparada la ya mencionada Bethany Cabe (también recuperada por los mentados para el rollo de Stark Resiliente). Más tarde veremos a James “Rhodey” Rhodes, Justin Hammer y demás parroquia, pero no adelantemos acontecimientos… o sí, porque la continuación de estas historias ya está editada en el tomo de Marvel Gold El diablo en una botella. De momento quedémonos con los inicios de un John Romita JR que gracias a los magníficos acabadas elaborados por Bob Layton (hay pocos entintadores que hayan conseguido presentar la armadura del Hombre de Hierro con tan buen aspecto sin echar mano de los trucos del ordenador) lograría convertirse en un autor a respetar y a eclipsar para las generaciones de los últimos veinticinco años el recuerdo de su ilustre papá. Es increíble que don Bob, siendo como es tan torpe con los lápices, sea un virtuoso del pincel de semejante nivel, pero así es la vida de sorprendente.

     

    La edición elaborada por Panini está en la línea de los tomos de la ídem Marvel Gold para este tipo de materiales. Más barata que los habituales, pero no hay que olvidar que el material realmente inédito contenido en el mismo no es precisamente la alegría del convento. En todo caso, es una ocasión ideal para tener completa una etapa que, como decía al principio, es la definitiva del personaje y su mundo.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.

    Enviado por lcapote a las 11:07 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/73739

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.226.113.250 (1e9255efab)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 lcapote