Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Flashpoint
    Flashpoint 2013-11-19

    Título: Flashpoint

    Formato: Serie limitada de cuatro números en formato comic-book

    Autores: (G) Geoff Johns (L) Andy Kubert (T) Sandra Hope (C) Alex Sinclair (P) Andy Kubert, Sandra Hines, Alex Sinclair

    Editorial: DC Comics / ECC Ediciones

    Precio: 4,75 euros (el primer número)

    Comentario:

     

    Flashpoint ha sido la fuente de un extenso y numeroso grupo de discusiones a lo largo y ancho del mundo tebeístico, tanto en su versión real como en la virtual. Lo que empezó siendo un evento circunscrito a la colección de Flash ha acabado convirtiéndose en la excusa para un reseteo ¿parcial? ¿total? ¿cuarto y mitad? de la ya de por sí maltrecha continuidad del universo ¿o universos? deceeros. A día de hoy, la importancia de este evento ha venido dada no tanto por lo que se contaba en el mismo como por su conversión en llave que ha abierto la caja de los truenos.

     

    La historia se enmarca directamente dentro del proceso orquestado por don Geoff para convertir a Eobard Thawne en la némesis suprema de Barry Allen. El Profesor Zoom es otro velocista que, influido por la leyenda de Flash intenta convertirse en su sucesor en un futuro más o menos lejano, pero acaba desarrollando por su inspiración un sentimiento de profundo odio que le lleva a desencadenar una venganza de corte temporal, merced a unos poderes que le permiten alterar el curso de la Historia. Así, Thawne será el responsable de alguna de las principales tragedias de la vida de Barry. En Flashpoint vemos cómo esa capacidad que, en principio, ha estado vetada para los Flash, trae consigo una realidad bien diferente de la que conocemos y que amenaza con imponerse al universo tradicional. Allen, desprovisto de sus poderes, intentará restaurar la continuidad que conoce antes de que sus recuerdos acaben viéndose sustituidos por los del nuevo orden de cosas.

     

    A la vista de este argumento, cualquiera que lleve al menos quince años leyendo tebeos evocará el recuerdo de una saga muy parecida que se planteó en Marvel a mediados de los noventa del siglo pasado: La era de Apocalipsis. Los paralelismos resultan inevitables, si tenemos en cuenta que ahora en DC trabaja una buena parte de las cabezas pensantes que ejecutaron aquella historia, empezando por el que, según cuentan las crónicas, fue el ideólogo del asunto: Bob Harras. Además, hay que tener en cuenta que Andy Kubert fue uno de los dibujantes estrella de aquel experimento, al tiempo que ahora es uno de los artistas principales de DC y el dibujante de la miniserie. La sensación de deja vu se hace pues, más fuerte, y más aún se fortalece cuando vemos que se ha ejecutado paso a paso el concepto de que todo se parece pero nada es igual. Los mayores y más honorables héroes han dado paso a dirigentes sanguinarios y despiadados que han convertido una parte del mundo en su campo de batalla, al coste de masacrar a millones de personas. Los defensores de la luz han oscurecido su talante y endurecido sus modos de actuación. Todos desconfían de todos y Flash es un extraño que habla de un mundo distinto, pero lleno de esperanza. Superman es una rata de laboratorio temerosa de un planeta que no conoce y Batman sigue siendo Batman… o tal vez no tanto. Barry Allen hace las veces de Bishop en esta distópica versión de ¡Qué bello es vivir! esforzándose por convencer a las versiones alternativas de sus compañeros de armas de que es posible otra realidad. Frente a él un Profesor Zoom que sigue manipulándole y cuyos manejos desencadenarán el reseteo parcial que también conocemos.

     

    La miniserie presenta muchos de los problemas que se vienen detectando en los últimos tiempos en la producción de su guionista. Geoff Johns, que no ha tanto era uno de los escritores más alabados y reverenciados de DC, está dando muestras de una creciente y cada vez más alarmante sequía de ideas, algo que resulta doblemente preocupante ahora que parece ser uno de los jefes del chiringuito deceero. Siempre se ha dicho que segundas partes rara vez son buenas, pero lo cierto es que su regreso a la colección del velocista escarlata (motivada por la errática trayectoria de la cabecera desde su marcha) no ha venido acompañada de las alabanzas de antaño. Su labor recuperando a Hal Jordan para el cuerpo de Linternas Verdes sirvió para corregir lo que para una gran parte de la afición supuso una falta de respeto a los clásicos en plena vorágine de cambios durante los confusos años noventa. Sin embargo, Johns tuvo la visión de mantener a Kyle Rayner por allí, pues una generación de lectores solo le conocía a él como portador del anillo esmeralda. En cambio, Wally West llevaba muchos más años actuando como Flash, estaba plenamente integrado dentro de la saga de corredores rojos y, merced a la labor de Mark Waid y del propio Johns, se había convertido por derecho propio en Flash. Barry Allen, gloriosamente caído durante  Crisis en Tierras Infinitas, era el mito, el símbolo, el ejemplo idealizado. Traerle de vuelta no aportó nada y, con el tiempo, su retorno se ha convertido en la piedra angular de un cambio general cuyas consecuencias finales aún están por verse. De momento siempre se puede echar un ojo a esta miniserie y ver que Kubert, don Andy, sigue siendo el de siempre, en tanto que Johns, don Geoff, ya no es el que era.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa. 

    Enviado por lcapote a las 01:12 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/74053

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.81.208.173 (06b533dfaa)
    Comentario

    © 2002 lcapote