Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Ojo de Halcón y la Viuda Negra: Hacedor de viudas
    Ojo de Halcón y la Viuda Negra: Hacedor de viudas 2014-01-03

    Título: Ojo de Halcón y la Viuda Negra: Hacedor de viudas

    Formato: Tomo en tapa blanda de la línea Héroes Marvel

    Autores: (G) Duane Swiercynski, Jim McCann (L) Manuel García, David López (T) Lorenzo Ruggiero, BIT, Álvaro López (C) Jim Charalampidis, Nathan Fairbarn, Sotocolor (P) Jae Lee

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 11,95 euros

    Comentario:

     

    La conversión de la franquicia vengadora en el motor principal de Marvel ha derivado en la multiplicación de colecciones con grupos vengativos y en el otorgamiento de oportunidades a sus integrantes más populares. Tal parece que el otrora codiciado y exclusivo carnet que implicaba la membresía a los Vengadores es tan fácil de conseguir como cualquier presente que se obtenga enviando dos envoltorios de pipas y uno de caramelos de nata. Sin embargo, como se ha dicho antes, popularidad también es sinónimo de oportunidad y todos conocemos a vengadores más “clásicos” que con esta expansión han encontrado la ocasión (no la primera, cierto es) de tener cabecera propia. Tal ha sido el caso de la Viuda Negra y de Ojo de Halcón, secundado o acompañado por Pájaro Burlón.

     

    En el caso de Natasha Romanov, estamos ante un personaje sugerente que lo mismo vale para militar en los Vengadores que para desenvolverse en ambientes más urbanos (como Daredevil o el Capitán América de Brubaker), pasando por tramas de espionaje internacional estilo James Bond, Maxwell Smart o Anacleto. Por lo que se refiere a Ojo de Halcón, estamos ante uno de los vengadores por antonomasia; valiente, bocazas e indisciplinado, es también un líder nato que, desde su incorporación en los días del cuarteto loco del Capi, se ha convertido en uno de esos personajes que, simplemente, “tiene que estar” en cualquier alineación vengativa que se precie. Junto a Pájaro Burlón fundó los Vengadores Costa Oeste (los Nuevos Vengadores de los viejos buenos tiempos de Comics Forum) y más tarde estuvo al frente de los Thunderbolts. Natasha y Clint fueron además, en aquellos días en los que los malvados soviéticos amenazaban la bonhomía filantrópica de Tony Stark, amantes y residentes en el bando de los villanos. Ella era una agente del Kremlin y él un artista de circo metido a justiciero. Como pueden ustedes comprobar, son dos personajes con historia y fácilmente reconocibles que, sin embargo, nunca han logrado sostener largo tiempo una cabecera propia. La Viuda Negra compartió protagonismo en la colección de Daredevil cuando ambos eran pareja y luego se ha prodigado en varias miniseries (algunas en el sello adulto MAX) y alguna que otra novela gráfica. Por su parte, Ojo de Halcón ha contado también con una o dos miniseries y hasta algo parecido a una colección propia cuando le tocaba sostener la mitad de Solo Avengers / Avengers Spotlight (con autores del nivel, la talla y el prestigio de Howard Mackie, Allen Milgrom o Don Heck). Ambos recibieron una nueva oportunidad a mediados del año pasado, pero en ningún caso la aventura llegó demasiado lejos. Las dos colecciones quedaron canceladas muy pocos números después del pistoletazo de salida, por lo que se orquestó una miniserie, Widowmaker, que da título al tomo que tenemos por aquí y que sirvió para que los caminos de la espía y el arquero se cruzaran nuevamente, justo a tiempo para cerrar (más o menos) las tramas de sus colecciones.

     

    La historia comienza con el arco argumental de la colección original de la Viuda Negra que elaboraron Duane Swiercynski y Manuel García, en lo que viene a ser un prólogo bastante confuso de la miniserie propiamente dicha. Los autores presentan la clásica historia de espionaje donde nada es lo que parece ser y las investigaciones se ven salpicadas por la oportuna ración de tiros, explosiones y persecuciones. La trama comienza siendo de orden político y acaba derivando en una suerte de “no-se-sabe-bien-qué”, es de suponer que por la necesidad de cerrar la colección en apenas un par de números. Por su parte, Jim McCann y David López tuvieron la suerte de cerrar, aunque de forma un tanto apresurada, las tramas (evocadoras del pasado de Halcón y Burlona) presentadas en la serie de la pareja. Ambos equipos creativos se encontraron para repartirse a partes iguales la aventura en la que los tres vengadores unían fuerzas y tramas para enfrentarse a un enemigo común: Ronin.

     

    La identidad de Ronin es probablemente una de las más choteadas y menos desarrolladas que se pueden encontrar en la Marvel de la última década. El personaje misterioso que Bendis introdujo en sus Nuevos Vengadores (y que tardó al menos unos cuantos meses en aparecer) sirvió de escondite para Eco y luego para un redivivo Clint Barton. En ninguno de los dos casos se trató de una participación memorable, pero ahora parece ser que uniforme y nom de guerre formaban parte de un legado en la historia de las guerras secretas de extremo oriente. La posibilidad de un conflicto entre Rusia y Japón (basada en las fricciones reales en torno a la propiedad de ciertas islas del archipiélago de las Kuriles) acaba derivando en una nueva ensalada de viajes, disparos, combates y la revelación del manido plan para alcanzar el poder, todo ello salpicado de un par de giros argumentales para generar una sorpresa que tampoco es para tanto. La implicación de Natasha viene justificada en el final de su propia colección, en tanto que la de Clint (y por ende, de Bobbi y su equipo) se explica por la lógica (aunque un tanto mal llevada) confusión por el hecho de haber vestido los colores y portado el nombre del villano principal de la trama.

     

    A nivel creativo hay que reconocer que se notan claramente las diferencias entre ambos equipos. Manuel García mantiene el estilo que le hace fácilmente reconocible, con unas figuras desgarbadas rematadas por un entintado, el de Lorenzo Ruggiero, que dan un acabado sucio, perfecto para reflejar el aspecto deprimente y entristecido de los rincones más sórdidos del antiguo bloque del este. Por su parte, David López mantiene el trazo limpio y claro que contrasta con el anterior, al hallarse casi en las antípodas del mismo. A nivel literario, se ponen en común las virtudes y defectos de este improvisado tándem. McCann tiene ocasión de seguir profundizando un poco más (no mucho) en la relación entre los personajes que venían de su cancelada colección, en tanto que don Duane demuestra una vez más que, sin ser un mal profesional, tampoco termina de encontrar el punto necesario para hacer trabajos realmente memorables.

     

    En conclusión, lo que tenemos es un producto pensado para que quienes se interesaron por las series dedicadas a la Viuda Negra y a Ojo de Halcón y Pájaro Burlón, pero que, englobando dos equipos creativos y dos series un tanto distintas, no termina de decantarse por ninguna de sus dos fuentes de inspiración. La historia en su conjunto resulta, vista de forma global, un tanto tontorrona, sobre todo porque el desenlace final deviene en una sucesión de galletazos un poco floja. Si no se han leído las colecciones precedentes, tampoco perderán gran cosa sin se saltan este tomo.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa. 

    Enviado por lcapote a las 16:15 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/74198

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.205.159.168 (3d710e1fd4)
    Comentario

    © 2002 lcapote