Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Mayo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Daredevil: La mano del diablo
    Daredevil: La mano del diablo 2014-01-20

    Título: Daredevil: La mano del diablo

    Formato: Tomo recopilatorio en tapa blanda con solapas

    Autores: (G) Andy Diggle, Antony Johnston (L) (T) Roberto de la Torre, Marcho Checchetto  (C) Matt Hollingsworth(P) Esad Ribic

    Editorial: Marvel Comics / Panini Cómics

    Precio: 14 €

    Comentario:

     

    De un tiempo a esta parte parece que Daredevil tiene que “celebrar” los cambios de equipo creativo en una posición más próxima a los finales de temporada de serie televisiva modelo “disparar a J. R.” (o dejar a técnico criminalístico en situación comprometida, para los que peinen menos canas). Si Bendis y Maleev se despidieron del cuernecitos dejándolo camino del talego, Brubaker, Lark y compañía hicieron una pirueta aún más complicada para dejar a Matt Murdock convertido en líder de la Mano, la secta de asesinos de las sombras que Frank Miller creara hace mucho tiempo y que han valido lo mismo para un zurcido que para un fregado cuando de buscar villanos orientales genéricos a los que apalear se trataba. Ahora, son Andy Diggle y Roberto de la Torre los que han de lidiar con una situación que desembocará en una historia coral donde se verán implicados los personajes de corte urbano de la casa de las ideas.

     

    La mano del diablo aborda las consecuencias inmediatas de que el hombre sin miedo se siente en el trono de la Mano. Ya se pudieron ver algunos apuntes en el tomo recopilatorio La lista, donde Daredevil era uno de los objetivos a neutralizar por Norman Osborn. Aquí se podrá comprobar cómo reacciona el enmascarado rojo ante las provocaciones remitidas por el amo de la seguridad estadounidense y cómo sus amigos se ven afectados por un conflicto en el que Kingpin es espectador e instigador a partes iguales. Los primeros capítulos de la historia presentan una transición entre la etapa anterior y los derroteros por los que correrán las desventuras y más desventuras de un Matt Murdock que parece llamado a sufrir y sufrir desde que su camino se cruzara con el de Frank Miller. Personajes como Dakota North o Lady Bullseye siguen paseándose por las páginas del tebeo, al igual que otros como el Tigre Blanco (¿habría que decir “tigresa”) o Tarántula Negra (un personaje cuya identidad civil indica que algunos guionistas yanquis aprendieron castellano en la misma academia que Steve Englehart) pero el tono eminentemente urbano y policiaco del que hacía gala la etapa anterior se ve progresivamente sustituido por otro en el que los pijamas, la magia negra y las artes marciales de todo a un euro se van haciendo los dueños.

     

    La premisa de esta etapa resulta, cuando menos, un tanto inverosímil. Así, si previamente se había supuesto que Daredevil afrontaba la tarea de la mano del Maestro Izo como una forma de destruir desde arriba una organización criminal, ahora el cuernecitos ha decidido actuar en solitario y convertir a la Mano en un instrumento para luchar contra el crimen. Como empijamado nocturno y abogado diurno, la actitud de Murdock a lo largo de los años ha resultado siempre un tanto contradictoria, pero es dudoso que llegue hasta un punto tal que vea justificable la posibilidad de utilizar a un ejército de asesinos y emplear los recursos de la secta que los organiza para construir una prisión. El argumento que determina tal cambio viene dado de La Lista, donde Matt considera que el hecho de que un tipo como Osborn esté en el poder es indicativo de que el mundo se ha vuelto del revés y que, en consecuencia, el sistema no funciona (línea argumental que justifica buena parte de la filmografía de artistas del método como Steven Seagal, Chuck Norris o el entrañable Charles Bronson). Pese a su inverosimilitud, la premisa podría llegar a ser hasta interesante, si no fuera porque Reinado Oscuro está tocando a su fin y, al menos en teoría, las aguas volverán al cauce del que salieron a principios de la década. Pero, como ya se ha dicho, hay que justificar la futura saga y, todo hay que decirlo, martirizar un poco más a un personaje que lleva ya muchos años sufriendo torturas de todo signo, de la mano de unos equipos creativos que le han dado poca tregua. Habría que remontarse a las ya lejanas etapas de Karl Kesel y Joe Kelly para recuperar algo del tono desenfadado que, curiosamente, tuvo el personaje en algún momento perdido de sus orígenes y que a veces se echa en falta. Hay momentos en los que tiene uno la sensación de que todo autor que se ha hecho con el timón de la nave del cornudo (ejem) viene marcado por la intención, consciente o no, de hacer(le) algo con (a) el personaje en los términos de Born again.

     

    Los capítulos posteriores del tomo intentan sentar las bases de la relación entre Daredevil y sus teóricos subordinados, a través de un viaje a Japón y de una visita al negocio recién adquirido, donde nos enteramos un poco de cómo funciona una organización que solamente ha servido como carne de cañón de película de Sho Kosugi. Para ser una secta multicentenaria de asesinos presuntamente infalibles, la lista de derrotas de la Mano es casi tan larga como la de sus apariciones en los tebeos marvelianos, lo que hace que se la acabe tomando la afición un poco a risa, un poco a excusa para que héroes como el propio cuernecitos, Elektra o Lobezno demuestren sus habilidades masacrando multitudes. Solamente algún autor como Dan Chichester intentó dar algo de fondo al asunto, profundizando vagamente en las motivaciones de un clan cuyo mejor mérito parece haber sido servir de inspiración al Clan del Pie de las tortugas ninja. La Mano es, junto con HIDRA o IMA, el colectivo villanesco del que se puede echar mano para encontrar alguna organización bien nutrida a la que endosar algún complot mundial, alguna colaboración con el malo de turno, siempre y cuando haya que dar a la ocasión un tono oriental modelo cartón-piedra. Luego llega una serie como Guerreros Secretos, donde un autor como Jonathan Hickman se encarga de crear orden dentro del caos y queda algo interesante, pero en el caso de la Mano esa labor está un poco por hacer. Andy Diggle hace el esfuerzo de crear una especie de estructura de poder donde menudean las intrigas y las conspiraciones para alcanzar la silla de mando, y deja patente lo que buena parte de la afición lectora ya intuye: que Daredevil se ha metido en un lío del que le va a costar salir.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa. 

    Enviado por lcapote a las 19:36 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/74252

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.20.147.6 (9d7e54335b)
    Comentario

    © 2002 lcapote