Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Opinando
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Los Vengadores: Las guerras asgardianas
    Los Vengadores: Las guerras asgardianas 2014-03-12

    Título: Los Vengadores: Las Guerras Asgardianas

    Formato: Serie limitada de cinco números en grapa

    Autores: (G) Brian Michael Bendis (L) Alan Davis (T) Mark Farmer (C) Javier González (P) Alan Davis

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 2,50 €

    Comentario:

     

    La franquicia vengadora es, hoy por hoy, una de las más rentables y prolíficas de cuantas conforman la marveliana casa de las ideas. Tres series regulares, una serie de animación y una película que viene precedida a su vez por tres franquicias. Los vengadores han ido comiendo el terreno a los mutantes y eso es un hecho que queda patente en detalles que van desde el negocio propiamente dicho (no hay más que ver dónde se ha cortado el bacalao en los últimos años) hasta territorios vecinos como los ya mencionados del cine y la animación o el de los videojuegos (donde tenemos el ejemplo de Marvel versus Capcom 3, donde el número de vengadores seleccionables ha crecido en detrimento de los patrulleros y sus aledaños, con la notable excepción de Masacre, pero ésa es otra historia). Esta hegemonía viene unida al nombre un autor sobre el que se ha dicho de todo desde que alrededor de 2004 tomara las riendas literarias de la colección: Brian Michael Bendis. Si algo hay que reconocerle al caballero es que su trabajo en la franquicia no ha dejado indiferente a nadie, encontrándonos con el reconocimiento a la labor de un autor que ya lleva sus buenos siete años en la misma (lo que lo pone en influencia al nivel de guionistas como Roy Thomas, Steve Englehart o Roger Stern)  pero también con la crítica de que el éxito se ha hecho al coste de eliminar muchas de las señas de identidad de los Vengadores. “Éstos no son los Vengadores” y “éstos no son los Vengadores que tú recuerdas” son afirmaciones que se han cruzado en toda suerte de foros y que a día de hoy se siguen poniendo sobre el tapete, habida cuenta de que micer Bendis aún lleva las riendas de la carreta vengativa y muestra poco interés en soltarlas.

     

    Desde la polémica pero descafeinada saga Desunidos, don Brian ha llevado a los Vengadores de crisis en crisis, pasando del rango de destacados comparsas -como en Dinastía de M, donde los mutantes aún llevaban la batuta- al de protagonistas principales. Así, Guerra Civil puso al frente de los bandos en conflicto al Hombre de Hierro y al Capitán América (en una reedición de sus anteriores enfrentamientos, que se remontaban a la época de Jim Shooter). La Iniciativa puso a Tony Stark y a su brillante armadura al frente de la seguridad nacional, ocupando el puesto de Nick Furia y forzando una ubicuidad que hasta ese entonces solamente estaba al alcance de Lobezno. Hulk: Guerra Mundial puso a prueba el nuevo orden cuando un colérico gigante esmeralda volvía sediento de venganza a la Tierra, pero todo saltó en pedazos cuando la Iniciativa, carcomida por la silenciosa infiltración de los skrulls, se vino abajo en Invasión Secreta. Cuando Norman Osborn se convirtió en el nuevo mandamás, decidió montar su propio equipo de Vengadores y asumir el puesto del Hombre de Hierro, pugnando con otros dos grupos, de carácter clandestino, por el legado que el nombre suponía. Durante estos años, Marvel ha ido empalmando acontecimiento tras acontecimiento, sin dejar demasiado tiempo para que el polvo se asentara de uno a otro. Ahora, como resultado, tenemos cuatro cabeceras que vienen a explotar lo que supone ser un vengador: una, de corte clásico, que reúne a los pesos pesados (a los que suma personajes que son del gusto de Bendis); otra, que mantiene el adjetivo de “nuevos” donde el guionista mantiene a los miembros con los que ha demostrado estar más cómodo; otra más, donde Ed Brubaker da rienda suelta a las aventuras de Steve Rogers ahora que, de momento, no viste el manto del Capitán América; y por último, la academia donde se mantiene vivo el espíritu de Los Vengadores: La Iniciativa, una de las series más interesantes de los últimos años. Tenemos, o eso parece, series para todos los gustos, colores y sabores, pero, sin entrar a valorar la predisposición de unas y otras (porque fue un tema que se trató en las respectivas reseñas) hay que hacer hincapié en el hecho de que, antes de que todo cambiara para quedar más o menos como estaba, había que arreglar algunos desencuentros entre los que volvían a ser camaradas de armas.

     

    Avengers Prime (traducida aquí como Los Vengadores: Las guerras asgardianas, en una de esas maniobras interpretativas que convertían Suburban Commando en La guerra de un vecino de otra galaxia) viene a cumplir esa función de reparar la maltrecha relación existente entre los tres miembros principales del equipo: Thor, el Hombre de Hierro y Steve Rogers. Llamados a ser el equivalente a la trinidad deceera compuesta por Superman, Batman y la Mujer Maravilla, los acontecimientos de los últimos años los habían situado sucesivamente en posiciones antagónicas. En Guerra Civil, el Hombre de Hierro había derrotado al entonces Capitán América, traspasando para ello los límites de la ética al utilizar un remedo de Thor. Esta ofensa hacia el asgardiano fue oportunamente vindicada por éste al poco de su regreso al mundo de los vivos y determinó la distancia y hostilidad con la que el dios del trueno trató desde ese momento a quien antaño había sido su amigo de confianza, a quien también responsabilizaba de la caída de su camarada. Encuentros puntuales como la batalla final de Invasión Secreta no sirvieron para acercamiento alguno, teniendo que ser Asedio la historia en la que confluyeran las historias que se estaban desarrollando en sus respectivas colecciones para que de nuevo el supersoldado, el blindado y el peludo del martillo lucharan codo con codo. Las guerras asgardianas se sitúa cronológicamente al poco de la caída de la ciudad de los dioses, cuando Rogers y Stark acuden para ayudar a su compañero de armas y acaban saliendo a la luz las recriminaciones. La trifulca es momentáneamente aparcada ya que, por obra y gracia de la socorrida magia asgardiana, los tres acaban repartidos por otros tantos reinos de la mitología nórdica.

     

    La miniserie parece concebida como una forma de poner en claro todo lo que separa a los tres personajes y dejar patente que es más lo que les une, aunque a la vista del desfase con las series regulares, ya sabemos mal que bien cuál va a ser el resultado, de modo que solamente queda sentarse y disfrutar del paseo por los espectaculares dibujos con los que Alan Davis da imagen a una historia realizada por el propio Bendis. La presencia del autor británico y la ambientación asgardiana evoca recuerdos casi automáticos, como los relativos a Calma tensa, una aventura radicada en los días en los que Thor decidió tomar una posición más activa en la resolución de los problemas de la Tierra, lo que le llevó a enfrentarse a sus dos camaradas a lo largo de tres episodios escritos por Dan Jurgens (responsable de la colección del dios del trueno), Mike Grell (guionista de una olvidable etapa de Iron Man) y Geoff Johns (en su breve período de tiempo en Los Vengadores) y dibujados todos ellos por el citado Davis. Sin embargo, más vívidos resultan los referentes a la aventura fundacional con la que Kurt Busiek y George Pérez reunieron nuevamente al grupo, justo después de Heroes Return. Ahora como entonces, una Asgard destrozada constituye la llamada para reunir un equipo disuelto, pero resulta cuando menos curioso comparar las distintas formas de abordar la historia que tienen uno  y otro guionista. En la aventura de finales de los noventa, todos los vengadores son presentados mientras tienen que enfrentarse a distintas amenazas provenientes de los reinos mitológicos nórdicos, haciendo Busiek uso de ese conocimiento del pasado marveliano, la sacrosanta continuidad. En esta ocasión, Bendis comienza empleando su inimitable estilo narrativo donde los personajes dialogan como solamente él consigue que lo hagan, contradiciendo de paso lo que se ha visto en las colecciones regulares de los tres protagonistas. Con ello está haciendo buena la crítica habitual que se le hace de que supedita personajes y colecciones a la historia que quiere contar, sin importar mucho caer en contradicciones. Quizá a estas alturas no sea menester ponerse muy puntillosos con el tema de la continuidad, pero cuando se trata de cuestiones cuya antigüedad se remonta a pocos meses, la cosa resulta más difícil de justificar. Pasando por alto aspectos como éste, la serie está llamada a gustar a quienes quieran pasar un rato distendido disfrutando del trabajo de un Alan Davis que en sus días malos sigue estando por encima de la media. Su labor se ve rematada por el entintado de Mark Farmer, uno de sus fieles colaboradores y del color aplicado por Javier González. Uno y otro van al pelo de una historia que promete restaurar la vigencia de la trinidad vengadora y dejarla preparada para unas series regulares que ya han arrancado.

     

    Lee la reseña en Zona Negativa.       

    Enviado por lcapote a las 21:02 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/74420

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.158.39.172 (be917db25f)
    Comentario

    © 2002 lcapote