Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Opinando
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Los Nuevos Ultimates
    Los Nuevos Ultimates 2016-08-14

    Título: Nuevos Ultimates

    Formato: Tomo recopilatorio en tapa dura de la serie Marvel Graphic Novels

    Autores: (G) Jeph Loeb (L) (T) Frank Cho (C) Jason Keith, Matt Milla (P) Frank Cho

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 15 €

    Comentario:

     

    De unos años para acá, el sello Ultimate de Marvel ha estado unido, para bien o para mal (aunque hay quien diría que para mal o para peor) al nombre del guionista Jeph Loeb. Artífice de un evento llamado a relanzar la franquicia –la polémica saga Ultimatum- su labor ha sido objeto de críticas más o menos furibundas, pero desgraciadamente merecidas. Llamado a suceder junto a Joe Madureira al equipo compuesto por Mark Millar y Bryan Hitch, su tercer volumen de Los Ultimates supuso el principio de una caída en barrena de la que el sello no termina de reponerse. En el plano específico de la versión “ultimatera” de los Vengadores, el trabajo de los británicos había dejado el listón muy arriba a la hora de hacer buenos tebeos y marcar las distancias con las versiones clásicas de los personajes que manejaban y, en principio, tanto Loeb como Madureira tenían cierto prestigio en el sector. El resultado no pudo ser más desastroso, perpetrando una historia notablemente floja y despojando a los personajes de la originalidad y autonomía que Millar y Hitch habían logrado imprimirles. De buenas a primeras, Thor era menos la conciencia jipi del equipo y se aproximaba más a la maniquea deidad diseñada por Lee y Kirby. Iron Man dejaba de necesitar todo un equipo de apoyo detrás y presentaba una armadura que bien podría pasearse por la Tierra 616. El resultado fue una historia que, en cierto sentido, anticipaba la sensación de desastre que supondría Ultimatum e intentaba demostrar que todo podía pasar, que el sello no estaba constreñido por las imposiciones que daban décadas y décadas de franquicias fosilizadas en lo arquetípico. Sin embargo, el giro hacia lo “clásico” y lo descacharrante de no pocas situaciones hicieron que este tercer volumen dejara un regusto más que amargo entre la afición.

     

    Posteriormente, se planteó una continuación “doble” de las andanzas de los personajes, por cuanto Mark Millar volvería para realizar Ultimate Avengers -donde el nombre clásico se enlaza a un equipo de operaciones encubiertas y, consecuentemente, más sucio que los Ultimates- en tanto que Jeph Loeb continuaría haciendo de las suyas con el grupo original, con el aliciente y el atractivo de ver una vez más en acción a un dibujante como el coreano-americano Frank Cho. El resultado ha sido que, desgraciadamente, el primero no ha tenido ocasión de echar mano de los personajes principales, teniendo que conformarse con versiones más o menos apañadas de los mismos, en tanto que el segundo ha vuelto a darla con queso con una historia que, en comparación con otras del sello, resulta manida, prescindible y hasta contradictoria con otras coetáneas y más interesantes.

     

    La historia se divide en cinco partes, cada una de las cuales aparece narrada por un protagonista en particular, recurso éste que maese Loeb aprovecha para intentar profundizar en el pasado, las motivaciones y las intenciones del mismo. De paso, lleva a cabo la tarea de tender lazos entre las historias que ya conocemos y lo que estamos viendo, de modo y manera que pueda apreciarse por el lector veterano una cierta continuidad entre un pasado tirando a espectacular y un presente tirando a decepcionante. Sin embargo, desde la primera página queda patente que, quitando algunos detalles, Loeb parece, consciente o inconscientemente, empujar a los Ultimates hacia sus hermanos mayores. Originalmente eran personajes mucho más cínicos, cabrones e interesados, lo que suponía un cambio ciertamente brutal en algunos casos como los de los integrantes de la trinidad marveliana (Thor, Iron Man y el Capitán América) que siempre han sido vistos más como caballeros de brillante armadura que otra cosa. Queriéndolo o sin querer, don Jeph intenta que el lector sienta lástima por Ojo de Halcón (que añora la presencia de su familia asesinada en Los Ultimates 2) o por el Hombre de Hierro (que justifica su desenfrenado por los vicios terrenales habidos y por haber). En el camino tenemos a un Capitán América al que se quiere presentar como víctima permanente de su situación como desplazado de época, pero que resulta casi acartonado. Pueden hablar como los Ultimates, pueden parecerse a ellos, pero no son más que pálidos reflejos, y prueba de ello es la forma en la que el guionista se carga el chiste que suponía la versión “ultimatera” de los Defensores.

     

    Las dosis de reflexión sobre el futuro del equipo se ven interrumpidas por la presencia de Loki, enemigo del grupo en el segundo volumen de su colección. Ahora que Thor está prisionero en el reino de los muertos de la mitología nórdica, el dios del engaño puede hacer de las suyas en la Tierra. De por medio aparecen Pantera Negra, Ka-Zar, Shanna, dos tigres de dientes de sable y multitud de trolls (que no por nada la serie ha coincidido con la promoción y el estreno de la película de Thor). El resultado final presenta una especie de final abierto en el que queda un grupo arquetípico, teóricamente más manejable, pero también demasiado parecido a los Vengadores. Particularmente destacable, pero no para bien, es el caso de Thor, que se aleja de la imagen que de él vimos en Ultimate Thor para convertirse en una deidad guerrera cargada de atavismos.

     

    La presencia de micer Cho y sus espectaculares dibujos ha servido de excusa a Panini para endiñar a la parroquia una tapa dura totalmente inmerecida para una serie que a nivel de historia resulta completamente olvidable. A nivel de dibujo, solo cabe decir que aquí Frank Cho es el escudero bonachón y gordinflón que pisa firme el suelo que dirige su señor Jeph Loeb. El guionista ha tenido la inmensa suerte de acompañar a sus últimos y muy denostados trabajos en Marvel la presencia de dibujantes de primera fila como el mentado don Frank, Ed McGuinness o Arthur Adams, pero a la vista de lo visto y teniendo en cuenta que el autor de obras tan memorables como El largo Halloween o Daredevil: Yellow ha desarrollado en los últimos tiempos trabajos que van de lo consumible a lo lamentable, uno solamente puede respirar de alivio ante la noticia de tenerle dedicado a otros menesteres que no son los literarios. Solo queda recomendar esta obra a quienes gusten del disfrute de los dibujos de Frank Cho.

     

    Como despedida y cierre, no me resisto a mencionar la publicidad de contraportada con la que Panini intenta enganchar a los incautos, presentando a Jeph Loeb como guionista televisivo de series como Perdidos, Héroes o Smallville. Dejando aparte que de la primera fue productor ejecutivo y no guionista (al menos eso indica la sacrosanta IMDB, si mis miopes ojos no me engañan) echo en falta la referencia a sus obras maestras De pelo en pecho (Teenwolf), Commando o Teenwolf II. ¿De qué otra manera se podría si no perpetuar la presencia de los clásicos en la memoria colectiva?

     

    Reseña publicada originalmente en Zona Negativa el 30 de mayo de 2016. 

    Enviado por lcapote a las 14:49 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/76467

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.198.143.210 (589cc0f3f7)
    Comentario

    © 2002 lcapote