Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Febrero 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          

Opinando
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • robertthrawn en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en El Escéptico Digital nº 266
  • Lord en El Escéptico Digital nº 266
  • Lord en El Escéptico Digital nº 266

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page TOP Bitacoras.com
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Los Increíbles Hulks
    Los Increíbles Hulks 2017-02-15

    Título: Los Increíbles Hulks

    Formato: Serie abierta en formato comic-book de 64 páginas

    Autores: (G) Greg Pak, Scott Reed (L) Tom Raney, Brian Ching, Barry Kitson (T) Tom Raney, Victor Olazaba (C) John Rauch, Jorge Maese (P) Tom Raney

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 4,50 euros

    Comentario:

     

    Terminado el evento en el que Hulk y su cada vez más extensa familia se daban de tortas y descubríamos la identidad del Hulk Rojo, arranca un nuevo volumen en el que Bruce Banner y su otro yo se han convertido en la inesperada cabeza de una tribu sumamente disfuncional, en la que se engloban personajes surgidos de las distintas series del coloso esmeralda en los últimos años, las cuales han estado marcadas por las labores de guionistas como Greg Pak o Jeph Loeb. El primero logró recuperar el interés por un personaje que, siendo de los más emblemáticos de Marvel, llevaba varios años encadenando etapas irregulares desde la marcha de Peter David. Ni un John Byrne en horas bajas, ni el aburrido Paul Jenkins, ni el un poco olvidado Bruce Jones lograron disipar los ecos de una década larga en la que la Masa había logrado convertirse en uno de los títulos imprescindibles y, más aún, en una de las creaciones noventeras que mejor ha pasado la prueba del tiempo. Greg Pak logró recuperar poco a poco la atención, mediante el desarrollo de aventuras que tenían buena parte del sabor clásico de etapas a reivindicar (como la de Bill Mantlo). Hulk era exiliado en un planeta salvaje donde la influencia de los reinos hiborios de Conan el bárbaro (los de las novelas y los de los tebeos) estaba patente. Como un Espartaco o Kull de Valusia cualquiera, la Masa inició un violento ascenso que lo llevaría desde la esclavitud hasta la corona y hasta una felicidad que le sería violentamente arrebatada (como aconteciera en el clásico Holocausto dentro de un átomo). Cada vez que Hulk alcanza un cierto nivel de felicidad (sobre todo sentimental) la necesidad de tener un monstruo verde cabreado con el mundo trae consigo el inevitable giro de guión que hace que sus sucesivas parientas pasen de forma relativamente rápida del sacramento del matrimonio al de la extrema unción. La reina Caiera de Sakaar no fue una excepción y fue el detonante de que la versión más asilvestrada de la Masa volviera a la Tierra clamando venganza contra quienes primero le exiliaron y luego le arrebataron lo que había conquistado, en la saga World War Hulk.

     

    El acontecimiento del año 2007 (2008 en España) terminó con Bruce Banner bajo custodia y con el lanzamiento de una nueva colección para Hulk, con la doble particularidad del color rojo de su pellejo y del misterio que suponía su identidad. Los guiones de Jeph Loeb crearon un tebeo cotufero, bien apoyado en los dibujos de artistas como Ed McGuinness, Frank Cho o Arthur Adams, entretenido pero con la profundidad y el argumento de las películas de Terence Hill y Bud Spencer. La intriga (llevada de manera un tanto tramposa por un escritor que ya había hecho cosa parecida en El largo Haloween) sirvió de excusa para que la familia gamma se viera complementada por una Hulka roja (más garrula que su contrapartida verde) y por la llegada de uno de los hijos extraterrestres de Hulk, Skaar. Después de dos arcos argumentales pródigos en puñetazos, explosiones y conspiraciones orquestadas por villanos clásicos, Bruce Banner vuelve a ser la Masa, pero dista un poco de ser el antihéroe monstruoso y solitario de su arquetipo, sobre todo en lo referente al último de los adjetivos. Este hecho motivó un cambio en el título de la serie en Usalandia y un relanzamiento en Españolandia, aunque ya se sabe que no ha de durar mucho, a la vista de la llegada de Jason Aaron y Marc Silvestri.

     

    Mientras eso sucede, tenemos de vuelta a Greg Pak, el guionista gamma de la última década, el cual ha ido brindando argumentos tan entretenidos como la relación entre Bruce y Skaar (con chistes sobre Conan incluidos en la mixtura). Ahora, el punto de partida de la historia es la reunión de los aliados de Hulk en sus días de guerrero en Sakaar, con Rick Jones convertido en un superbicho azul gamma, con su prima Hulka, su hijo Skaar y, después de ni se sabe el tiempo, con Betty Ross-Banner, su esposa, resucitada y reconvertida en la Hulka roja. Desde el primer momento, Pak deja patente que esto es la Masa y no La casa de la pradera: que sean familia y tengan una larguísima historia en común no permite negar el hecho de que estemos ante un grupo de personajes con un largo historial de violencia y una repetida tendencia a usar los puños. La reunión es interrumpida por una nueva crisis donde el adversario final resulta ser el otro hijo de Hulk y Caiera, Hiro-Kala, el cual ha tomado posesión del planeta K´ai, el mundo fantaheroico de Jarella y lo dirige hacia la Tierra. La historia avanza una nueva sucesión de puñetazos en los que Banner y su otro yo (en realidad, uno de ellos) tendrán que seguir afrontando nuevas consecuencias negativas de su pasado en otro planeta.

     

    La colección ofrece a grandes rasgos lo que Pak ya ha dado en su anterior etapa: acción y drama, salpicadados con elementos del pasado de la disfuncional panda de Banner. En la parte gráfica aparecen nombres ya conocidos como los de Tom Raney o Barry Kitson, en tanto que los capítulos dedicados a conocer un poco mejor a Hiro-Kala cuentan con el apoyo de Scott Reed (tanto gusto, el gusto es mío) y Brian Ching.

     

    Reseña publicada originalmente en Zona Negativa el 29 de agosto de 2011.

    Enviado por lcapote a las 18:46 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/76821

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.205.168.74 (1306c58a75)
    Comentario

    © 2002 lcapote