Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Noviembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Opinando
  • Tenerife pasando página en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Lobezno (volumen 5)
    Lobezno (volumen 5) 2018-01-05

    Título: Lobezno, vol. 5

    Formato: Serie abierta en formato comic-book de treinta y dos páginas (cuarenta y ocho el primer número)

    Autores: (G) Jason Aaron (L) Renato Guedes, Jason Latour (T) Jose Wilson Magalhanes, Jason Latour (C) Rico Renzi, Matthew Wilson (P) S. D.

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 2,50 euros (3,25 euros el primer número)

    Comentario:

               

     Lobezno alcanza su quinto volumen en España, veintidós años después de que la primera serie regular, orquestada por Chris Claremont y John Buscema, viera la luz en nuestro país, cuando el canadiense visitaba la ficticia ciudad de Madripur (Singapur pasada por el tamiz de todas las obras del estilo de Cuentos del mono de oro) bajo la identidad secreta (ejem) de Parche. La serie, en sus múltiples encarnaciones, ha sido testigo y prueba de la incombustible condición de un personaje que, definición del héroe antiheroico y solitario, milita en cuantos grupos organizados de empijamados le permite su cada vez más apretada agenda. Con sus camisas a cuadros y sus pintas de vaquero, su condición de asesino con tendencias psicópatas supuso una novedad en un campo donde lo políticamente correcto solía campar por sus respetos. Lobezno es el primer personaje que permite introducir claramente a los autores una zona gris entre el blanco y el negro, aunque en sus inicios no fuera el más popular de la nueva y diferente Patrulla-X. Cuentan las crónicas que Dave Cockrum lo detestaba y que la afición pedía que dieran pasaporte a aquel mutante peludo, bajito y cabreado. La llegada de John Byrne cambiaría esa situación y convertiría al personaje en uno de los más populares, volviéndolo menos antipático (y más víctima de los prejuicios, como queda patente en el episodio donde retornan de la galaxia shi´ar y donde se aporta una primera pincelada al gigantesco fresco que supone el misterioso pasado del personaje). La conexión con Japón y la miniserie Honor convierten a Logan en un samurai idealizado, en un guerrero con un profundo sentido del deber. Lobezno deja de ser un vulgar verdugo sin respeto por la vida, sino alguien que hace lo que debe hacerse, lo que se concreta en la frase, repetida hasta hacerse tópica y casi ridícula, según la cual él es el mejor en lo que hace, aunque lo que haga no sea para nada agradable. Esta filosofía, que sirve como contraste con la claridad y rigurosidad de otros personajes de la misma casa como Spider-Man o el Capitán América, se extendió transformando a otros personajes como el Castigador (que pasó a ostentar la condición de justiciero urbano que conocemos bien) o el Motorista Fantasma (que fue transplantado del país de Kenny Rogers a la ciudad de Nueva York). Por extensión, bien podría afirmarse que gran parte de los tebeos imagineros de principios de los noventa tienen uno o más ”lobeznos” en sus filas.

     

    La colección protagonizada por Lobezno tuvo una de sus mejores etapas en la que escribiera durante varios años el guionista, dibujante y editor Larry Hama, secundado por dibujantes como Marc Silvestri o Adam Kubert. Sin embargo, conforme han pasado los años el personaje ha ido reduciéndose a un conjunto más o menos funcional de clichés. Pocos autores han logrado dejar una impronta palpable y muchos menos contar historias mínimamente memorables. Nombres como los de Frank Tieri o Greg Rucka han pasado sin dejar excesiva huella. Otros, como Mark Millar, han intentado hacerlo mediante la espectacularidad y dibujantes de primera línea como John Romita JR (Enemigo del Estado) o Steve McNiven (Old man Logan, nainonainoná) pero con unos resultados que, siendo aceptables, no son tan epatantes como se había prometido. Eso no ha supuesto problema para que en las versiones cinematográficas y animadas Lobezno haya sido el protagonista indiscutible, tanto de la trilogía fílmica (con añadido en forma de película en solitario, todas ellas con Hugh Jackman de por medio) como en la reciente serie Lobezno y los X-Men (algún día se pondrán de acuerdo y dejarán de meter títulos en anglopañol). En el campo de los tebeos, Lobezno está presente en las cuatro colecciones patrulleras y en dos de las tres vengativas, pero además ha tenido una segunda serie dedicada a contar pinceladas de su pasado (en un giro un tanto horrible perpetrado por Daniel Way y consecuencia del hecho de que a consecuencia de Dinastía de M Logan recuerde por fin su pasado) y para rematar la faena, se ha convertido en una fraquicia semi-independiente de la de la Patrulla-X, pues ahora tenemos a X-23 (una versión femenina del personaje) y a Daken (el hijo cabronazo que tomara el papel de su padre en los Vengadores de Norman Osborn). Puede que sus historias no sean más que repeticiones y reiteraciones de materia prima ya bien machacada, pero el personaje sigue vendiendo, aunque sea reconvertido en marca comercial (que después de todo, el negocio es el negocio).

     

    La nueva colección viene de la mano del guionista Jason Aaron, que ya había tocado al personaje en otras ocasiones y que ha logrado hacer cosas más o menos interesantes como Weapon-X o sumamente entretenidas, como Astonishing Spider-Man y Lobezno. En esta nueva etapa que se abre, Lobezno comienza haciendo una visita a John Wraith, uno de sus antiguos compañeros de los días del Equipo-X. Ambos tienen ocasión de reflexionar sobre su sanguinario pasado. Wraith ha encontrado la paz como pastor evangelista, en tanto que Logan, que ahora compagina su pertenencia a la Patrulla-X con la membresía en los Vengadores. Su tradicional condición de héroe forajido ha venido a ser sustituida por una imagen pública y el prestigio inherente a la condición de vengador en activo en dos grupos. Los mutantes parecen haber encontrado en San Francisco un lugar donde vivir en paz, ha rehecho su vida sentimental... y sin embargo, después de tantos reveses, teme –o más bien sabe- que la paz no durará mucho.  Después de tantos años derramando sangre, ha llegado a un punto en el que la batalla constante se ha convertido en su estado natural, por lo que no se atreve o mejor dicho, teme albergar el deseo de que eso cambie y, una vez conseguido, tiene miedo de perderlo. Sus temores se harán realidad cuando sus allegados empiecen a ser objeto de ataques y él mismo acabe haciendo una inesperada visita a un inframundo plagado de viejos conocidos.

     

    Jason Aaron, que en Yanquilandia se ha hecho con los guiones de la colección patrullera dirigida por Lobezno tras Cisma, se ve aquí apoyado por los dibujos de Renato Guedes, el cual quizá no haga un trabajo espectacular, pero al menos correcto. Este primer arco argumental viene con historias de complemento donde se narra el asalto a los amigos y enemigos de Logan. La primera corresponde al Samurai de Plata y está dibujada por Jason Latour. Aquí tenemos, pues, una ocasión para subirnos de nuevo al carro de un personaje del que se puede seguir su trayectoria sin haber comprado su colección.

     

    Reseña publicada originalmente en Zona Negativa el 30 de Agosto de 2011.

    Enviado por lcapote a las 20:57 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/77264

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.234.228.185 (1a5e88cd69)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 lcapote