Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Opinando
  • Tenerife pasando página en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Los Vengadores: Sangre Nueva
    Los Vengadores: Sangre Nueva 2018-06-20

    Título: Los Vengadores: Sangre nueva

    Formato: Tomo en tapa blanda de la línea Marvel Gold de 224 páginas

    Autores: (G) Roger Stern, J. M. DeMatteis, David Michelinie, Steven Grant, Alan Zelenezt (L) John Romita JR, John Romita Sr, Bob Hall, Greg Larocque, Mark Bright, Al Milgrom (T) Brett Breeding, Chic Stone, Jack Abel (C) Christie Scheele, Stan Goldberg, Carl Gafford (P) Ed Hannigan

    Editorial: Marvel Comics – Panini Comics

    Precio: 22,50 euros

    Comentario:

               

    Segundo tomo de la serie recopilatoria de la etapa de Roger Stern al frente de los Vengadores y segunda entrega de la misma que hace la necesaria labor de enlace entre la biblioteca marveliana vengativa y la que es la etapa más recordada de la colección de los años ochenta del siglo pasado. En esta ocasión seguimos asistiendo a un descolocado baile de guionistas, dibujantes y entintadores en el que todavía está presente la huella del todopoderoso Jim Shooter.

     

    El tomo comienza con la publicación del anual de 1982 de la colección, en el cual tiene lugar una nueva edición del clásico enfrentamiento con los Defensores, de la mano de uno de los guionistas que contó las andanzas del entrañable no-grupo marveliano, J. M. DeMatteis. La historia comienza con la reintegración de la Valquiria en las filas defensivas, reconvertida en la versión femenina de Thor, como el recién reclutado Bestia se encarga de remarcar. Ahora que Val forma parte de los Vengadores Secretos de Steve Rogers, no está de más tener la oportunidad de ver alguna de sus antiguas aventuras, siendo ésta una ocasión tan buena como cualquier otra. McCoy acaba de dejar los Vengadores y se reconvertirá rápidamente en defensor junto al Ángel y el Hombre de Hielo, participando en la última y detestada fase de la colección. Los Vengadores, por su parte, aún están únicamente compuestos por la Trinidad comandada por la Avispa y la historia tendrá como motor principal a un viejo enemigo de los Defensores, Nebulón, el cual tropezaría con este grupo prácticamente desde los inicios de éste. La historia demuestra las habilidades de DeMatteis para que nada sea del todo lo que parezca y exista su consabida dosis de moraleja. A los lápices, ni más ni menos que quien estaba llamado a ser el dibujante regular de la colección vengativa y más tarde de su serie hermana ambienta en la costa oeste estadounidense, Allen Milgrom. Aquí ya da buenas muestras de su buen hacer y deja patente por qué en algunos correos se le apodaba „no mejoro ni a la de tres”.

     

    A continuación, Jim Shooter y Bob Hall, responsables de los últimos capítulos del tomo anterior, presentan el clásico número de reclutamiento, ya que, como bien dicen los vengadores en activo, hay que recuperar el mínimo de media docena en la alineación (y porque además, dos de ellos se verán envueltos en tramas en sus propias colecciones que impedirán su participación activa, pero no adelantemos acontecimientos. Los lápices de Hall se ven notablemente embellecidos por las tintas de Brett Breeding, uno de los mejores profesionales en ese campo durante los años ochenta y el número en su conjunto viene con una portada que ha quedado en la memoria colectiva de la afición vengativa, siendo homenajeada en fechas tan recientes como las que vieron la salida de Invasión Secreta. Una cuadrícula con los rostros de varios personajes de la casa se ve acompañada de la frase „escoge a dos”. Si echamos una mirada a la misma y tenemos en cuenta que han pasado casi treinta años, nos daremos cuenta de que casi todos ellos han sido o son en algún momento vengadores. Empezando por arriba y por la izquierda tenemos a Luke Cage, Spider-Man y Lobezno (incorporados en los nuevos vengatas de Brian Michael Bendis), Dazzler (que no ha pasado por el grupo aún y que en este momento todavía conserva su aspecto de cantante de música disco) y Ojo de Halcón (que se había visto forzado a abandonar el grupo después de la reestructuración forzada por Henry Gyrich y por el deseo de Shooter de tener una alineación manejable, convirtiéndose en la primera incorporación). En la segunda fila aparecen el caballero espacial Rom (actualmente irrecuperable por el tema de los derechos sobre el juguete original), la Mujer Invisible (que se incorporaría no mucho después, en el tricentésimo número de la colección, por gentileza de Walter Simonson y John Buscema), Daredevil (que ya es flamante miembro de los Nuevos Vengadores después de un infructuoso intento en la primera alineación del equipo bendisiano), el Hombre Hormiga (que se incorporaría  a caballo entre la etapa de Kurt Busiek y la de Geoff Johns y sería una de las víctimas de Desunidos) y Hulk (que, siendo miembro fundador, pasaba en aquellos dias por una de sus breves etapas de combinación de la fuerza gamma con la inteligencia de Bruce Banner… aunque no duraría). En la tercera están el Doctor Extraño (que también ha estado en los Nuevos Vengadores haciendo no se sabe bien qué, por obra y gracia del citado Bendis), Hulka (que sera la segunda elección y pasará después a los Cuatro Fantásticos de John Byrne), Rayo Negro (otro de los inéditos), Spider-Woman (que ha pasado del virtual retiro a ser una de las piedras angulares de los Vengadores) y Estela Plateada (que previamente había rechazado una incorporación). La lectura de este número permite comprobar hasta qué punto el trabajo de don Brian es deudor del de don Jim. Si miramos la portada encontramos al menos a cuatro de los integrantes de su equipo. Pero además, frases como la que se pone en boca de Jarvis al indicar que los candidatos más individualistas e independientes eran los que daban mejor resultado sería la justificación perfecta para incluir a Lobezno o a Spider-Man. De hecho, Thor hace una intentona cuyos resultados se verán un poco más adelante, ya plenamente integrado Stern en los mandos de la serie. La Avispa aún conserva parte de esa frivolidad que la definía, aunque ya empieza a mostrar madera de jefa. Su reunión de candidatas es interrumpida por Fabian Stankowiz, un aspirante a villano que sería recuperado más adelante por un experto en rescatar secundarios llamado Mark Gruenwald. Al final, son Hulka y Ojo de Halcón los elegidos, iniciándose una curiosa competencia entre el arquero bocazas y la abogada de piel verde.

     

    En el número siguiente, Shooter se queda como argumentista y remata la faena otro ilustre olvidado de los años ochenta, Steven Grant (autor literario de Círculo de sangre, la miniserie que convirtió al Castigador en uno de los personajes emblemático del oscurecimiento de finales de esa década y principios de la siguiente). A los lápices otro habitual de aquellos tiempos, Greg Larocque (que paseó sus dibujos por colecciones como Power Man and Iron Fist, Legion of Super-Heroes o Flash) un artista competente que se vio reforzado por la labor de Breeding. Aquí vemos en acción a una parte del nuevo equipo y se retoma la trama de Cabeza de Huevo, el estrafalario enemigo que había tenido algo que ver en la caída de Chaqueta Amarilla. Ahora se torna artífice y cabeza visible de una nueva alineación de los Señores del Mal. La excusa no puede ser más estúpida, pero sirve para reunir a un nutrido elenco de villanos provenientes de las cuatro esquinas del universo marveliano: Escorpión (adversario habitual de Spider-Man), Tiburón Tigre (viejo enemigo de Namor), Piedra Lunar (la intrigante Karla Sofen que tan buenos ratos haría pasar a la afición ya en la etapa de Shooter y más tarde en Thunderbolts, pero que en ese entonces se las había visto sobre todo con Hulk) y Torbellino (que era un viejo enemigo de Henry Pym e inusual rival en el corazón de la Avispa). Su primera acción conjunta indica que este nuevo equipo tiene mucho que recorrer y sirve para tener un momento para recordar que Janet Van Dyne es diseñadora de ropa en sus ratos libres y tiene también sus patinazos en esos menesteres, a la vista del estrafalario vestido que perpetra para dar la bienvenida a Hulka.

     

    Larocque y Breeding se mantendrán en el siguiente capítulo, aunque Shooter deje los trastos literarios para que David Michelinie trabaje con dos de sus creaciones: el segundo Hombre Hormiga, Scott Lang y el villano-actualmente-convertido-en-antihéroe-o-lo-que-sea conocido como el Supervisor. Este último hace las veces de villano cutre que se esconde y controla una feria circense donde Ojo de Halcón curró en sus tiempos mozos. El arquero y el controlador de artrópodos harán piña en una historia claramente de relleno que, sin embargo, tiene el encanto de ver rondando a dos personajes que más tarde tendrán una relación más profunda con los Vengadores.

     

    Especial mención merece la siguiente historia, que recupera al Shooter argumentista, esta vez acompañado en las labores guionísticas por Alan Zelenezt, uno de esos nombres habituales en aquellos tiempos, a la hora de elaborar un capítulo de los de hacer bulto. A los lápices –y siempre con Brett Breeding en las cercanías- otro ilustre artesano, Mark Bright, el cual dejaría su marca en Iron Man y en Green Lantern. Es en este episodio donde queda patente la distancia existente entre la forma de hacer tebeos en los días en que las aventuras del tomo vieron la luz por primera vez y la actualidad. En un solo número se despacha el romance entre Tony Stark y Janet Van Dyne, cuando hoy esto daría para un arco argumental largo cual día sin pan. Un puñado de páginas dan para que el Hombre de Hierro se dé cuenta del atractivo de su compañera de armas, la camele y la situación desemboque en problemas. El ligoteo no es posible, pues el personaje está llamado a sufrir en poco tiempo una segunda y más dramática crisis alcohólica, pero sirve para torturar un poco más al encarcelado Pym, que es objeto de todo tipo de desprecios por sus compañeros de presidio y por las fuerzas del orden que le custodian.

     

    Corte un poco radical para que Steven Grant y Greg Larocque regresen, contando una aventura en dos partes que servirá para que dos personajes de gran importancia en el futuro de los Vengadores hagan su aparición. El primero no es otro que el Doctor Druida, una especie místico druídico que ya en este encuentro demuestra ser un poco intrigante y un tanto manipulador. El segundo es un antiguo vengador, el Caballero Negro, que llevaba ya unos cuantos años viviendo aventuras en el siglo doce y que, junto al anterior, ha convocado a los Vengadores para una desesperada defensa de la isla mística de Avalón. Dane Whitman había escogido la que, creía, era una época más sencilla e imbuida del ideal caballeresco como era la de las Cruzadas. Más adelante relatará su profunda decepción.

     

    Para rematar, se publica el anual de The Amazing Spider-Man de ese mismo año, en el que hace su aparición Mónica Rambeau, la Capitana Marvel. Los guiones son de Roger Stern y la creación gráfica corresponde al dúo Romita (padre e hijo) y suponen el prólogo a la pertenencia al grupo de la heredera inesperada de un nombre (y una franquicia) de hondo recuerdo. El guionista, a punto de convertirse en el responsable literario de la serie vengativa, abre la puerta del equipo a un personaje que empezará como miembro en entrenamiento y alcanzará la más alta condición, en una línea de evolución y crecimiento que luego, desgraciadamente, no ha tenido continuidad. La simbiosis entre creador y creación, así como la querencia por el personaje han sido una constante en las distintas etapas de la colección, habiendo múltiples ejemplos de ello. La Capitana Marvel de Stern tendrá un papel tan preponderante como previamente lo había tenido Mantis para Steve Englehart o más tarde lo tendrían Luke Cage o Spider-Woman para Bendis. A diferencia de este último, don Roger sabe incorporar a la recién llegada al grupo sin anular al resto de los integrantes de éste, pero eso todavía está por llegar. De momento tenemos a una justiciera novata que rápidamente conoce a Spider-Man, la Cosa y a todos los Vengadores. Como decía antes, otra forma de hacer tebeos.

     

    Este segundo tomo de la serie presenta, en general, un mejor aspecto que lo anterior. A nivel gráfico, la presencia de un entintador de la talla de Brett Breeding dota una cierta homogeneidad los distintos lápices implicados, todos ellos pertenecientes a ilustres currantes del lápiz de esos días. Resulta además curioso comprobar cuánto ha cambiado el trabajo de John Romita JR desde ese diseño de la Capitana Marvel hasta la denostada labor actual, precisamente en Los Vengadores. Shooter se aleja paulatinamente y va cediendo responsabilidades a guionistas bregados en la tarea de hacer números de transición. Viejos y nuevos personajes se incorporan o hacen amago de incorporarse al equipo. Las bases de la fructífera época de Roger Stern están ya sentadas.

     

    Reseña publicada originalmente en Zona Negativa el 13 de septiembre de 2011.

    Enviado por lcapote a las 12:42 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/77444

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.80.58.121 (5b298ba461)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 lcapote