Banner de La Guarida del Dragón
Cajón desastre para hablar y tratar los temas más diversos: Literatura, justicia, videojuegos, tebeos, cine, animación... Se hace lo que se puede para mantener este chiringuito al día.
Archivos
<Octubre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
28 29 30 31      

Opinando
  • Tenerife pasando página en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Miguel ÁNGEL GARCÍA HERRERA en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Luis Javier Capote Pérez en Aquel día de Canarias de 1984...
  • Maribel Reis en Aquel día de Canarias de 1984...
  • manuel lagalaye en Cine del güeno. Hoy con ustedes: "El Gordo Alberto"
  • Tienes la boca limpia en Escépticos en el pub en Tenerife. Marzo de 2016
  • Luis Javier Capote Pérez en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • rvr en Feliz 2016 y prósperos carnavales
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción
  • Luis Javier Capote Pérez en Prometheus o la pseudociencia-ficción

  • Blogalia

    Blogalia

    Locations of visitors to this page
    www.flickr.com
    This is a Flickr badge showing public photos and videos from lcapotep. Make your own badge here.




    Luis's books

    Buenas noches y saludos cordiales: José María García. Historia de un periodista irrepetible.
    really liked it
    Un libro que repasa la historia de la radio española entre 1972 y 2002, a través de la figura de un periodista tan polémica como irrepetible. Imprescindible para materias como derechos de la personalidad o historia de la radio.
    Las pseudociencias ¡vaya timo!
    it was amazing
    Recopilación de escritos en torno a los conceptos de ciencia, pseudociencias y sus debates derivados. Altamente recomendable aunque bastante denso en algunos pasajes.
    Killing Lincoln: The Shocking Assassination that Changed America Forever
    really liked it
    Un relato apasionante del final de la guerra de secesión y de los últimos días de la vida de Abraham Lincoln.
    Betrayal: The Crisis in the Catholic Church
    really liked it
    Gran resumen de un trabajo de investigación periodística sobre un tema tan espinoso como el de la pederastia en el seno del clero católico.
    El 18 Brumario de Luis Bonaparte
    really liked it
    Ameno relato sobre el ascenso al poder imperial de Luis Napoleón Bonaparte (Napoleón III).

    goodreads.com
    Instagram

    Follow Us

    Inicio > Historias > Los Vengadores: Y el telón cayó
    Los Vengadores: Y el telón cayó 2018-07-27

    Título: Los Vengadores: Y el telón cayó

    Formato: Tomo en tapa blanda de 240 páginas de la línea Marvel Gold

    Autores: (G) Roger Stern, Bill Mantlo (L) Sal Buscema, Al Milgrom, John Byrne, Jackson Butch Guice (T) Brett Breeding, Joe Sinnot, Rick Magyar (C) Christie Scheele, Carl Gafford (P) Al Milgrom

    Editorial: Marvel Comics / Panini Comics

    Precio: 22,95 euros

    Comentario:

               

    Tercer tomo de la reedición que Panini está realizando de las aventuras vividas por los Vengadores después de los acontecimientos contenidos en su Biblioteca Marvel, y centrados principalmente en la recordada etapa de Roger Stern. En esta entrega podemos ver como el guionista se aposenta definitivamente en la colección, sentando las bases que marcarán su estancia en la misma. Atrás quedan ya los dias en los que de un número a otro podia haber un cambio casi total en el equipo creativo, pues junto a don Roger hará su aparición otro ilustre dibujante de la Marvel de esos dias: Allen Milgrom. El trazo inconfundible de sus lápices aportará innumerables horas de diversión a una parroquia que, aún hoy, tiene bien presente en la perola colectiva el nombre de este caballero que, hasta su ¿marcha? de la casa de las ideas hizo prácticamente de todo: a su labor antedicha hay que citar sus trabajos como entintador, guionista y hasta editor. Durante la mayor parte de su estancia en Los Vengadores (de los que solamente saldrá para irse a la colección californiana de la franquicia) estará acompañado por las tintas del veterano Joe Sinnot, el cual remarcará profundamente la influencia «kirbiana» que destila buena parte del dibujo de Milgrom.

     

    Lo primero que hará Stern será terminar de limpiar la mansión vengativa de todo aquello que le estorba en la realización de sus planes. Lo primero es poner fin a la caída a los infiernos de Henry Pym. El miembro fundador del grupo que más veces ha cambiado de identidad está pasando una temporada de vacaciones pagadas a costa del erario público yanqui, mientras espera ser sometido a juicio. Su enfrentamiento con los Vengadores es el último capítulo de una serie de meteduras de pata, provocadas por una inestabilidad mental que en los últimos tiempos se ha agravado. La cárcel ha sido el castigo por un comportamiento en el que su viejo adversario Cabeza de Huevo ha tenido todo que ver, pero nadie cree ya a un héroe caído en desgracia. En el primer capítulo del tomo, don Roger hace un resumen magistral de la historia de Pym, presentando a un hombre vulnerable y carcomido por un complejo de inferioridad que le impide afrontar la magnitud de sus logros. Su relación con Janet Van Dyne, la Avispa, es presentada, con la perspectiva que da el repaso, con un matiz ciertamente enfermizo. Henry veía en ella el recuerdo de su primera esposa, fallecida durante una visita a la Hungría de los dias de la guerra fría. Chaqueta Amarilla hace balance de su vida y la presenta como un cúmulo de desdichas. El lector puede llegar a sentir auténtica lástima por un individuo que, contando con ingenio, recursos y el apoyo incondicional de la persona amada, se las ingenia para que, consciente o inconscientemente, las cosas salgan mal. La creación de Ultrón, la crisis mental que le llevó a tener el valor de pedir matrimonio a Jan, la manipulación de la que es víctima en diversas ocasiones… Stern, brillantemente secundado por Sal Buscema y Brett Breeding, presenta a un hombre que ha tocado fondo y que se levanta para recuperar la dignidad inherente al hecho de que, pese a su historial negativo, quiere librar una batalla, aunque perdida, por su inocencia. El guionista dará al personaje una despedida más que digna (aunque luego guionistas como Englehart, Harras o Bendis hayan abierto una puerta que estaba bien cerradita). Está más interesado en Janet, en hacerla crecer como personaje y abandonar su imagen de mujer frívola, superficial y débil. Para ello hay que poner fin a su relación con Hank y a la presencia de éste en el equipo. En una estampa ya dibujada por Milgrom y Sinnot, la Avispa llorará la pérdida o, mejor dicho, el fin de una época. La que se abriría a continuación marcaría uno de los tiempos dorados del personaje.

     

    A continuación y de forma paralela, irá afianzando a Hulka y la Capitana Marvel en el grupo. La primera mantendrá gran parte de la exuberancia que la caracteriza, aunque ya perdido el aspecto salvaje que la definiera en su primera colección. Jennifer tendrá sus más y sus menos con Ojo de Halcón, que muestra su habitual tendencia a la rebeldía con una creciente veneración por el grupo y sus tradiciones (la cual crecerá cuando se haga jefe de la división de la costa oeste). La segunda, por su parte, tiene la condición de ser la niña bonita de Stern, lo cual queda patente tanto por su nivel de poder como por su desparpajo a la hora de echarles cuatro gritos a los veteranos en un momento de bajona. Su desarrollo como personaje abarcará toda la etapa de su creador y alcanzará su culmen casi al final de la misma. Después pasará a ser un personaje de segunda fila, quizá injustamente olvidado salvo por casos puntuales como cierto proyecto de Warren Ellis. El creciente protagonismo de Mónica y Jennifer contrastará con la marcha del Hombre de Hierro, propiciada por la segunda caída de Tony Stark en el vicio del pimple y su sustitución por James Rhodes. Cabeza de lata se incorporará a los Vengadores Costa Oeste y solo se dejará ver puntualmente por Nueva York hasta pasados unos buenos años, aunque los motivos de esta separación quedan para más adelante. Por su parte, Thor comenzará en breve a vivir la que para muchos –entre los que me incluyo- es su mejor época, la de Walter Simonson. El progresivo distanciamiento de estos pesos pesados propiciará el regreso de dos personajes básicos en cualquier alineación vengadora clásica: la Visión y la Bruja Escarlata. Su reaparición, en el marco de la lucha contra Annihilus, desencadenará otra trama que habría de traer cola en la historia de la parejita, pero no adelantemos acontecimientos. Por último, un nuevo vengador hace su aparición, directamente desde el departamento cósmico: Eros de Titán. El antiguo compañero de armas del Capitán Marvel hace su aparición a la caza y captura de aventuras, lo que será una buena ocasión para que Mónica se cuestione la elección de su «nombre de guerra» y para que Jan se saque de la manga otro apodo con gancho (alegando que para la pacata administración Reagan «Eros» resulta un nombre un tanto incómodo): Starfox.

     

    El grupo, en pleno proceso de asentamiento, tendrá aventuras de todo tipo, pero desde luego, no habrá mucho tiempo para el reposo. Primero será el Hombre Planta el que intentará hacerse con el control de SHIELD, dando ocasión para que Stern se burle un poco del entonces máximo mandatario estadounidense, Ronald Reagan (aunque no llegue a los extremos de volverle semi-reptiliano, como haría años más tarde Mark Gruenwald). Después, los Vengadores y los Cuatro Fantásticos vivirían desde ángulos muy distintos el ataque de Annihilus, en un curioso cruce realizado por Stern y John Byrne, autor por aquellos días de la serie protagonizada por Richards y su familia y amigo de don Roger de los días del friquismo aficionado. Byrne será quien realice los lápices del número de la serie vengativa centrado en esa historia; el acabado, realizado por Sinnott, permitirá remarcar las reminiscencias kirbianas en la obra de don John, con lo que este tomo nos permite ver cuán distintos derroteros toma el legado del rey entre la generación posterior. Después, otro poquito de introspección para que la afición haga repaso de la historia de la Bruja Escarlata y se inicie otro cruce más o menos directo con la colección del Doctor Extraño (que en aquellos días vivía también momentos de gloria gracias precisamente a los guiones de Stern).

     

    El tomo se completa con un nuevo anual, elaborado por el siempre eficaz Bill Mantlo y por un primerizo e irreconocible «Butch» Guice. En la introducción del volumen se plantean ciertos problemas relacionados con la continuidad, pero para ser una aventura autoconclusiva, no está mal.

     

    Reseña publicada originalmente en Zona Negativa el 15 de noviembre de 2011.

    Enviado por lcapote a las 18:14 | 0 Comentarios | Enlace


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://dragon.blogalia.com//trackbacks/77513

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.224.118.247 (4088922bef)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 lcapote